Temas & Noticias



Cascanueces y los 4 reinos

Cascanueces y los 4 reinos

Cascanueces y los 4 reinos

Año: 2018. País: EE.UU. Dirección: Lasse Hallström, Joe Johnston. Intérpretes: Keira Knightley, Morgan Freeman, Mackenzie Foy, Helen Mirren, Jack Whitehall, Matthew Macfadyen. Argumento: E.T.A. Hoffmann (relato “The Nutcracker and the Mouse King”), Marius Petipa (ballet). Guión: Ashleigh Powell. Música: James Newton Howard. Fotografía: Linus Sandgren. Público apropiado:Todos

Lo que hay dentro de ti

Simpática película familiar de Disney, que usa la maravillosa música de la suite para ballet “El cascanueces” de Tchaikovsky. La trama se sitúa en vísperas de Navidad, la primera que la familia Stahlbaum pasará sin la presencia de la madre, recientemente fallecida. Todos la echan de menos, pero especialmente el padre, y la hija mediana, Clara. A pesar de todo, acuden a una magnífica fiesta, no sin antes recibir los regalos navideños que dejó la madre. Allí la magia se hace presente, y Clara, al estilo de cuentos como Alicia en el País de las Maravillas y Las Crónicas de Narnia, llega a un mundo fantástico, el de los cuatro reinos, donde tal vez recupere la llave que debe abrir el cofre metálico en forma de huevo que le legó su querida madre.

Logra llevar sobre sus hombros la narración con aplomo la adolescente Mackenzie Foy, que ya descolló en Interstellar. El film conjuga los diálogos ingeniosos con un punto de absurdo que encantaba a Lewis Carroll –ojalá hubiera más–, con vistosas escenas de acción con muchos y vistosos efectos visuales, los ratones, los soldados de hojalata, los duendes que se abren al modo de muñecas rusas. Se cuenta además con un atractivo reparto, donde destaca Keira Knightley, o el recién llegado Jayden Fowora-Knight como El Cascanueces; Helen Mirren se esfuerza en exprimir sus escasos minutos bajo una capa de maquillaje, mientras que la presencia de Morgan Freeman como Drosselmeyer se limita a entregar lo de siempre, que, siempre, resulta resultón.

Codirigen el film Lasse Hallström y Joe Johnston; este director ya firmó una película hace años a cuatro manos, El guardián de las palabras, y ahora vuelve a ocurrir, aunque por diferentes razones, pues fue requerido para rodar escenas adicionales con más efectos, lo que suele ser señal de existencia de problemas, y el sindicato de directores dictaminó que ambos cineastas merecían crédito, siempre con la conformidad de Hallström, el director original. Algo de este lío se nota, el film no es completamente redondo: aunque se ha logrado algo bastante apañado, se falla en lograr una mejor simbiosis y uso de la música de Tchaikovsky y la original de James Newton Howard, quizá por eso en los créditos finales se han incluido escenas de ballet de “El cascanueces”, a modo de reparación.

En cualquier caso, se logra el objetivo de una trama entretenida, que incluye temas como la unidad familiar y la dificultad de superar la pérdida de un ser querido, la confianza en las propias virtudes y talentos que uno posee, y el riesgo de precipitarse en el juicio hacia los demás.

José María Aresté. DeCine21

Social

Video de la semana

Video Recomendado

Párroco: "Tenemos que mirar para adelante, decir que es la parroquia de Karadima es tendencioso"
Reabren la joya barroca de la Ópera del Margrave
Psiquiatra Marian Rojas Explica Que Es La Ideología De Genero
LA DEVOCION MARIANA DE UN SANTO

Humor

La joven milenial al enamorado que le propone matrimonio:
-Me encanta lo simple, pero no como marido.
--------------------------------------------
El político y economista francés Jean-Baptiste Colbert (1619-1683), confesaba que:
—El arte de los impuestos consiste en desplumar el ganso en orden a obtener el máximo de plumas con el mínimo de alaridos.
El jefe de gobierno de la Unión Soviética, Nikita Kruschov (1894-1971) decía:
—Cuando despellejes a tus contribuyentes, déjales algo de piel para que crezca de nuevo; así podrás hacerlo más veces.
-------------------------------------------------------