Temas & Noticias



Siete mil migrantes y una reportera

Siete mil migrantes y una reportera

Siete mil migrantes y una reportera

Comienzo, y termino, con la reportera, que ha dedicado buena parte de su vida a escribir sobre Latinoamérica, cazando la nota en calles y senderos, sierras y carreteras. Alma Guillermoprieto (ver foto), periodista mexicana que, entiendo, reside en Colombia, recibió el pasado fin de semana el premio Princesa de Asturias de Comunicación y Humanidades 2018, pero, entendería, permanece atenta del minuto a minuto de lo que ocurre con la caravana migrante que cruza nuestro país con destino a Estados Unidos, como sabemos por los reporteros asignados a cubrirla

 

 

Y sí: hay un mar de sucesos que atender desde que siete mil migrantes salieran de Honduras el 13 de octubre, aunque autoridades mexicanas y hondureñas aseguran que casi la mitad ya regresó a sus lugares de origen. En tanto, Donald Trump ya enseñó los dientes.

Así están las cosas con la caravana migrante y otros asuntos de América Latina, porque, nos recordó Guillermoprieto en su discurso del Princesa de Asturias, el nuestro es “un mundo en el que las grandes potencias se involucran en las decisiones de países más pequeños. Se trafica con niños, a los migrantes que llegan desesperados a nuestras fronteras se les vuelve a lanzar de una patada al mar o al desierto, es un mundo en el que [los periodistas] hacemos falta para que quede constancia de estos horrores”.

Como se sabe, estos miles de hombres, mujeres y niños fueron expulsados de sus hogares, sobre todo por las condiciones de violencia imperantes. A su paso han encontrado muestras de solidaridad, pero también han sido objeto del desprecio. Está claro que el tamaño del conflicto rebasó a las autoridades de nuestro país, pero por lo pronto administraciones estatales ya se organizan para atender la caravana con el respeto a los derechos humanos como eje rector.

En tanto, Trump sigue con su discurso racista. Obvio. Si el Presidente de Estados Unidos no se tentó el corazón al separar a padres e hijos migrantes mediante jaulas, ¿por qué no habría de enviar a sus bien armados soldados a impedir el acceso de la caravana migrante a su territorio? Es el horror, diría Guillermoprieto. Es cuando uno advierte que el infierno está en la tierra.

De acuerdo con el Centro de Estudios Pew, la mitad de los hispanos dice que su situación en Estados Unidos ha empeorado durante el último año y desde las semanas posteriores a que Donald Trump ganara las elecciones presidenciales de 2016. Además, el 49% sostiene que tiene serias preocupaciones sobre su lugar en la sociedad estadunidense y al 55% le preocupa que ellos, un familiar o un amigo pueda ser deportado (More latinos have serious concerns about their place in America under Trump, del 25 de octubre).

Pero por increíble que parezca, hay un resquicio de esperanza, a saber. En septiembre, la Oficina del Censo de Estados Unidos dio a conocer que hay 58.9 millones de migrantes hispanos, aproximadamente el 18.1 por ciento de la población total del país de las barras y las estrellas, y, además, es uno de los grupos más jóvenes. Desde 2001, son diez los Estados con una población de un millón o más de residentes hispanos: Arizona, California, Colorado, Florida, Georgia, Illinois, Nueva Jersey, Nuevo México, Nueva York y Texas.

En ese sentido, un artículo del Foro Nacional de Migración de EU muestra que los refugiados contribuyen decididamente a la economía, pues trabajan duro, comienzan sus propios negocios, gastan dinero en economías locales y ayudan a revitalizar a las comunidades en apuros. Con el tiempo, reza el texto, los refugiados se convierten en contribuyentes fiscales, lo que ayuda a extender la solvencia de programas como el Seguro Social al tiempo que contrarrestan el envejecimiento de la fuerza laboral (Immigrants as economic contributors: refugees are a fiscal success story for America).

Lo único malo es que, ante análisis como los arriba citados, Trump voltea a otro lado. Prepara el terror.

En Desde el país de nunca jamás (Debate, México, 2011), Alma Guillermoprieto dejó patente que conflictos como la caravana migrante enseñan a los reporteros “a aceptar el horror y resistir el espanto”. Acaso vendrán peores momentos de los que los periodistas de la caravana migrante nos mantendrán al tanto.

Por Fernando Islas. EXCELSIOR, México, 28.10-2018

 

Social

Video de la semana

Video Recomendado

Párroco: "Tenemos que mirar para adelante, decir que es la parroquia de Karadima es tendencioso"
Reabren la joya barroca de la Ópera del Margrave
Psiquiatra Marian Rojas Explica Que Es La Ideología De Genero
LA DEVOCION MARIANA DE UN SANTO

Humor

La joven milenial al enamorado que le propone matrimonio:
-Me encanta lo simple, pero no como marido.
--------------------------------------------
El político y economista francés Jean-Baptiste Colbert (1619-1683), confesaba que:
—El arte de los impuestos consiste en desplumar el ganso en orden a obtener el máximo de plumas con el mínimo de alaridos.
El jefe de gobierno de la Unión Soviética, Nikita Kruschov (1894-1971) decía:
—Cuando despellejes a tus contribuyentes, déjales algo de piel para que crezca de nuevo; así podrás hacerlo más veces.
-------------------------------------------------------