Temas & Noticias



López Obrador anuncia la creación de una “guardia civil” para combatir la violencia en México

López Obrador anuncia la creación de una “guardia civil” para combatir la violencia en México

López Obrador anuncia la creación de una “guardia civil” para combatir la violencia en México

Se apagaron las trompetas de los mariachis en Tlatelolco y subió al escenario Andrés Manuel López Obrador: “En esta plaza histórica nos comprometemos a no utilizar nunca jamás al Ejército para reprimir al pueblo de México. Vamos a suprimir el Estado Mayor y a crear una guardia civil que limitará el uso de la fuerza y garantizará los derechos humanos”.

Desde la Plaza de las tres culturas, donde hace 50 años los estudiantes mexicanos fueron masacrados por reclamar al gobierno de hierro priísta más democracia y menos autoritarismo, el presidente electo aprovechó este sábado para detallar sus propuestas de seguridad a apenas dos meses antes de que tome las riendas del Gobierno.

Detrás de la iglesia colonial de Santiago Tlatelolco y frente a una placa traducida del náhuatl que recuerda que “cuando llegaron los de Castilla, Cuauhtémoc ya tenía cuatro años de reinar aquí”, Obrador escenificó otro ejercicio de músculo social tras arrasar en las elecciones del uno de julio, convirtiéndose en el presidente más votado en la historia de México y logrando la mayoría para su partido, Morena, en ambas cámaras. Ante un auditorio abarrotado, confirmó que en el corto plazo no se plantea devolver al Ejército a los cuarteles, retirando la potestad de patrullar las calles encomendada por el presidente panista Felipe Calderón. “Dejaríamos a la gente desamparada ante el problema de inseguridad y violencia. Por desgracia, la policía federal no tiene los recursos suficientes y las policías ministeriales, estatales y municipales están echadas a perder”

Desde el mes de agosto, el mandatario electo mantiene un contacto directo con los responsables del Ejército y de la Marina tanto para preparar el relevo de sus cúpulas como para avanzar en el diseño de la nueva estrategia de seguridad. En esta línea, adelantó que prepara una reforma de las fuerzas castrenses para “crear una guarida civil nacional”, que estaría integrada por miembros de la policía y de los dos estamentos militares. “Tenemos que darle un giro a la labor del Ejército”, subrayó desde el escenario.

Ante la peor ola de violencia de la historia reciente de México, con 85 personas asesinadas al día (25 por cada 100.000 habitantes), Obrador volvió a insistir en una de sus decisiones más polémicas adelantada durante la campaña: suprimir el Estado Mayor presidencial, un órgano técnico militar encargado históricamente de la protección de los presidentes y su familia. El movimiento de integrar a sus 2.000 miembros en la Secretaría de Defensa y reemplazarlos por 20 civiles desarmados, estrategia inspirada en su experiencia como jefe de Gobierno de la capital, ha sido duramente criticado por analistas internacionales de cara, sobre todo, a las futuras visitas de mandatarios extranjeros.

Como broche legitimador de la decisión, Obrador apuntó durante su mitin en la simbólica plaza capitalina que “en las investigaciones sobre la represión del 68 aparece que se utilizó el Estado Mayor” como fuerza de choque contra los estudiantes. Cinco décadas después, aún siguen sin esclarecerse totalmente las circunstancias de la masacre, un parteaguas de la historia política del país y tras el que, en palabras del escritor Carlos Monsiváis, “da comienzo la defensa de los derechos humanos en México”.

Un tribunal federal llegó a certificar que fue un acto genocida, puesto que la actuación policial tenía un objetivo muy claro: exterminar al grupo de estudiantes que se oponían al Gobierno del presidente Díaz Ordaz. Paradójicamente, la mano dura del secretario de Gobernación de entonces, Luis Echeverría, fue premiado por el partido, aupándolo a la presidencia. Tras dos años de arresto domiciliario, en 2009 el expresidente quedó libre de la acusación de genocidio.

Ni siquiera existe todavía una cifra fiable de las muertes. Varían entre los 26 anunciados los días siguientes por el Gobierno a los más de 300 contabilizados por organizaciones de derechos humanos y la prensa internacional, junto a cientos de heridos y más de 1000 detenidos.

Algunos de los asistentes de este sábado al acto de Obrador también estuvieron aquí hace 50 años. Luis Humberto González, contador jubilado de 71 años, recordaba que aquella tarde del dos de octubre del 68 no logró llegar a la plaza: “Había tanta gente que cuando estábamos haciendo fila para entrar por un lateral se empezaron a escuchar los disparos y todo se convirtió en un correteadero”. Para Luis Alberto Zamora, estudiante de Químicas de 22 años, es un gesto importante que el nuevo presidente haya decidido homenajear “a los caídos en esta guerra que ya ha durado demasiado tiempo”. Según este joven militante de Morena, tanto tiempo como el recorrido histórico que trazan los tres retratos gigantes que flanqueaban el escenario: Benito Juárez, Francisco Madero y Lázaro Cárdenas, los tres mandatarios –exponentes de la Reforma, la Revolución y la modernidad mexicana– de los que Obrador se siente heredero y continuador, tal y como expresa el ampuloso lema de La cuarta transformación.

David Marcial Pérez, México. EL PAÍS, España, 30-09-2018

Social

Para leer en familia



Ver mas artículos

Video de la semana

Video Recomendado



JUAN PABLO II
Párroco: "Tenemos que mirar para adelante, decir que es la parroquia de Karadima es tendencioso"
Reabren la joya barroca de la Ópera del Margrave
Psiquiatra Marian Rojas Explica Que Es La Ideología De Genero

Humor

Durante un viaje en avión a Chicago, un amigo del multimillonario Philip Knight Wrigley (1894-1977) le preguntó que por qué seguía publicitando los chicles que fabricaba su empresa si esta ya era la más exitosa en todo el mundo. Wrigley le respondió:

—Por la misma razón que el piloto de este avión deja los motores en marcha cuando ya estamos en el aire.

------------------------------------

El rey español Felipe IV (1605-1665) le pidió al escritor Francisco de Quevedo (1580-1645) que improvisara una cuarteta.

—Dadme pie —le dijo Quevedo.

El rey, creyendo hacer una gracia, le alargó la pierna. Pero el escritor, que siempre fue de respuesta rápida e ingenio agudo, lejos de darse por vencido, improvisó, como le habían pedido, la siguiente cuarteta:

—En semejante postura / dais a entender, señor, / que yo soy el herrador / y vos la cabalgadura.

------------------------------------------------