Temas & Noticias



Por favor, ¡no más museos!

Por favor, ¡no más museos!

Por favor, ¡no más museos!

Partamos por potenciar nuestros museos céntricos y nuestro Parque O’Higgins. Luego vemos cómo seguimos».

La montaña rusa, la legendaria Monga -¡cómo ha influido en nuestro vocabulario!- y la mansión siniestra se cambian de casa. Es muy posible que Fantasilandia abandone el Parque O’Higgins cuando termine la concesión municipal, en 2022. Una opción es que se mude a San Bernardo, en busca de más espacio.

Estupenda noticia. Puede que para mojarnos en el tsunami tengamos que ir más lejos, pero el centro de entretención podría generar un atractivo polo en alguna comuna de la periferia. Y el Parque O’Higgins, a su vez, recuperará una esquina generosa, con amplios accesos y árboles crecidos.

Qué buena oportunidad para hacer un proyecto serio y a largo plazo, que recupere el espíritu con que se creó el antiguo Parque Cousiño, como un gran pulmón verde en torno al espacio para desfiles militares. Ojalá se planifique allí un parque-parque, con buenas ciclovías, juegos infantiles y vegetación sustentable. Y no que lo llenen de construcciones y negocios, como ha ocurrido en tantos parques chilenos.

No estaría de más incluir un recordatorio de don Luis Cousiño, injustamente olvidado y artífice del parque que le cambió la cara a la antigua Pampilla (dicen que se preocupó hasta de los uniformes de los 25 guardaparques). Y, por favor, que al Presidente de turno no se le ocurra agregar allí un nuevo museo. Antes se debieran recuperar varios museos cercanos, que requieren ayuda urgente.

Menciono solo cuatro, para empezar:

1. El más popular, el más antiguo y el más visitado de nuestros museos tiene su segundo piso clausurado desde 2010. El Museo de Historia Natural se ha modernizado y ha montado atractivas muestras, como la de dinosaurios americanos. Pero el espacio de la Quinta Normal requiere una inyección de recursos para devolverle su esplendor al edificio, habilitar el segundo nivel y levantar nuevos depósitos en otro lugar (existe un interesante proyecto para recuperar los hangares de Cerrillos y resguardar ahí las colecciones).

2. Ir al Museo de Bellas Artes a conocer su colección artística puede ser decepcionante. Aunque debiera ser el principal foco del lugar, se ve arrinconada y disminuida. Sería un gran paso que gran parte del noble edificio se destinara a desplegar la historia de nuestra plástica y que el MAC tuviese una sede nueva, de arquitectura moderna y vibrante. Es difícil -el MAC es de la Universidad de Chile-, pero valdría la pena intentarlo.

3. Hito de nuestra historia y arquitectura (es una valiosa residencia colonial de dos pisos), el museo que cobija la casa de don Mateo de Toro no se reabre desde el terremoto de 2010. Con un buen empujón, la Casa Colorada y su patio podrían ser un lugar privilegiado para recibir a los turistas, ofreciéndoles una historia de la ciudad y un buen café de grano.

4. La calesa de Marco del Pont, los anteojos de Allende, la espada (hoy perdida) de Manuel Bulnes y la historia de nuestra democracia merecen más espacio y protección. El Museo Histórico Nacional está bien mantenido y la habilitación de su mirador fue un acierto, pero al museo le llora una ampliación: existe un diseño arquitectónico que espera hace años que lleguen las platas.

Partamos por potenciar nuestros museos céntricos y nuestro parque. Luego vemos cómo seguimos.

Columna de Elena Irarrázabal. EL MERCURIO, 20-09-2018

Video de la semana

Para mi, lo mejor de la pintura Impresionista

Video Recomendado

Guadalupe Ortiz de Landázuri

KATICA ILLÉNYI theremin - O sole mio




Humor

Se cuenta que durante una cacería, el rey Alfonso XIII decidió permanecer un rato sentado a la sombra de un árbol para así poder descansar un poco, mientras sus compañeros de la partida de caza continuaron con la actividad.

Poco después se paró frente a él un campesino que estaba de paso, quien le preguntó al monarca si era verdad que por allí andaba el rey y de ser afirmativo le podía indicar quién era, pues le gustaría conocerlo personalmente.

Alfonso XIII se incorporó y pidió a aquel hombre que lo acompañara hasta donde se encontraba el resto de cazadores de la montería y podría averiguar quién era el rey porque todos los presentes estarían con sus cabezas descubiertas menos él.

Al alcanzar al resto de la partida, todos se descubrieron ante el rey a excepción del campesino.

-«Ahora ya sabe usted quién es el rey» comentó Alfonso XIII

A lo que el hombre contestó:

-«Una de dos. O es usted o soy yo, porque somos los únicos que seguimos con el sombrero puesto»

----------------------------------------------------

El 8 de octubre de 1881, durante la inauguración de la línea férrea que unía las capitales de Madrid y Lisboa, con paso por Cáceres, el rey Alfonso XII tuvo un despiste a la hora de pronunciar unas palabras, en las que vitoreó a la ciudad de Cáceres.

Rápidamente fue advertido de su error, ya que no era ciudad sino villa, a lo que el monarca muy digno contestó:

«Pues desde hoy es ciudad»

Y así fue, ya que pocos meses después, el 9 de febrero de 1882, Alfonso XII ratifico sus palabras y nombró oficialmente ciudad a la hasta entonces villa de Cáceres.

---------------------------------------------------