Temas & Noticias



Las cinco salidas del laberinto del Brexit

Las cinco salidas del laberinto del Brexit

Las cinco salidas del laberinto del Brexit

Ni blando, ni duro. El ‘Brexit’ ha experimentado en los últimos meses una curiosa metamorfosis, con versiones mestizas o alternativas aún más extremas que han desdibujado la elección inicial entre el blanco y el negro.

Estas son hoy por hoy las cinco salidas más probables del intrincado laberinto para salir de la UE que debería culminar el 29 de marzo del 2019.

1. ACUERDO DE CHEQUERS. (‘Brexit blando duro’)Theresa May (en la foto) se desmarcó a primeros de julio con su particular jaque mate: un plan que permitiría tener «reglas comunes» con la Unión Europea para el comercio de mercancías, que reconocería también la pervivencia de un «un marco institucional conjunto» y la creación de «un territorio combinado de aduanas». May anunció sin embargo su intención de acabar con «la libertad de movimientos» y con el flujo de inmigrantes de la UE.

El plan provocó la tocata y fuga de los dos cabecillas del ‘Brexit’ duro en el Gabinete: el ex titular de Exteriores, Boris Johnson, y el ministro para la salida de la Unión Europea, David Davis. Johnson calificó el plan como una «aberración constitucional» y acusó a la premier May de envolverse en un «chaleco suicida» para negociar con Bruselas.El negociador jefe de la UE, Michel Barnier, torció también de entrada el gesto y acusó a May de poner en riesgo «la integridad del mercado único» y de volver a la vieja costumbre británica del ‘cherry-picking’ (la elección de cerezas o prebendas). Entre los 27 hay también división de opiniones sobre hasta dónde puede llegar la pretensión de Londres de acceder a los privilegios de la UE y resolver a su manera la espinosa cuestión de la frontera irlandesa.May persiste en su empeño y asegura que el Acuerdo de Chequers traza sus definitivas «líneas rojas» (aunque el ‘brexitero’ y secretario de Medio Ambiente Michael Gove ha dado a entender que se podría modificar sobre la marcha). La ‘premier’ advirtió de paso a los conservadores rebeldes que si su plan no es aprobado en el Parlamento, la única alternativa viable llegados a ese punto será el temido no deal.

2. ‘NO DEAL’. (‘Brexit duro duro’)»Un no acuerdo será preferible a un mal acuerdo», advirtió en su día la primera ministra. En los últimos meses, sin embargo, el Gobierno británico se ha dedicado a meter el miedo a los británicos ante un escenario poco menos que apocalíptico si se produce la ruptura total y por las malas con Bruselas.Los supermercados de Cornualles y Escocia podrían quedarse desabastecidos en dos días. En los hospitales faltarían medicinas al cabo de dos semanas. El puerto de Dover, la principal vía de entrada y salida de mercancías en el Reino Unido, quedaría colapsado desde el primer día. Las colas para el Eurotúnel llegarían a las puertas de Londres. La policía e incluso el Ejército pondrían en marcha planes de contingencia si se producen disturbios sociales. En el lado práctico, el ‘no deal’ supondría la salida automática de la UE y la supeditación a las reglas de la Organización Mundial del Comercio. Liam Fox, secretario de Comercio Internacional y ‘brexitero duro’ empotrado aún en el Gobierno May, es una acérrimo defensor de esta opción, para tener las manos totalmente libres, llegar a acuerdos bilaterales con países como Estados Unidos y liberalizar la economía al más puro estilo Singapur. El ‘no deal’ es también la opción predilecta de los ‘brexiteros duros’ del European Research Group (ERG), encabezado por Jacob Rees-Mogg. El diputado ultraconservador y millonario ha acusado directamente a May de promover la «histeria» ante la posibilidad de un ‘no acuerdo’ y ha asegurado que la ruptura total con la UE puede reportar a la larga 80.000 millones de libras (90.000 millones de euros) en 15 años a la economía británica.

3. LA ALTERNATIVA CANADA PLUS. (‘Brexit duro blando’)El ex ministro del Brexit, David Davis, sigue siendo partidario de la opción bautizada por él mismo como Canada Plus y que durante varios meses estuvo en la baraja de la propia May. Lo que Davis proponía ni más menos era una ruptura limpia con la UE al tiempo que se empieza a negociar un nuevo Tratado de Acuerdo Económico y Comercial, siguiendo el camino trazado por Canadá con el Acuerdo CETA (que se tardó más de siete años en negociar). El ‘plus’ se refería a las condiciones mejorables del acuerdo, sobre todo en el sector servicios, a las que el Reino Unido podría aspirar.

4. El MODELO NORUEGO. (‘Brexit blando blando’)La permanencia en el mercado único, siguiendo el modelo de Noruega, figuró durante un tiempo entre las posibles opciones. El principal obstáculo es que seguir en el mercado único equivale a reconocer y acatar las cuatro libertades fundamentales: de mercancías, de capitales, de servicios y de personas. Presionada por la cuestión de la inmigración, y fiel al lema de ‘Take Back Control’ («recuperar el control»), May ha insistido en que el ‘Brexit’ pondrá fin a «la libertad de movimientos». El líder de la oposición, el laborista Jeremy Corbyn, sigue mientras tanto sin aclararse y manteniendo su ambigüedad.

5. NUEVO REFERÉNDUM O CONVOCAR ELECCIONES. (‘Brexit ni blando ni duro’)Todo es posible en los próximos meses. El Parlamento británico podría rechazar el plan de Theresa May, o la propia premier podría verse obligada en última instancia a pulsar el botón rojo del no acuerdo. Las dos situaciones podrían exacerbar las tensiones dentro de los dos partidos, propiciar el caos político y forzar nuevas elecciones o la convocatoria de un segundo referéndum, como aspira la campaña ‘People’s Vote’. Más de la mitad de los británicos apoyan hoy la convocatoria de una nueva cita con las urnas sobre los términos finales del Brexit.

EL MUNDO, España, 21-09-2018

Video de la semana

Para mi, lo mejor de la pintura Impresionista

Video Recomendado

Guadalupe Ortiz de Landázuri

KATICA ILLÉNYI theremin - O sole mio




Humor

Se cuenta que durante una cacería, el rey Alfonso XIII decidió permanecer un rato sentado a la sombra de un árbol para así poder descansar un poco, mientras sus compañeros de la partida de caza continuaron con la actividad.

Poco después se paró frente a él un campesino que estaba de paso, quien le preguntó al monarca si era verdad que por allí andaba el rey y de ser afirmativo le podía indicar quién era, pues le gustaría conocerlo personalmente.

Alfonso XIII se incorporó y pidió a aquel hombre que lo acompañara hasta donde se encontraba el resto de cazadores de la montería y podría averiguar quién era el rey porque todos los presentes estarían con sus cabezas descubiertas menos él.

Al alcanzar al resto de la partida, todos se descubrieron ante el rey a excepción del campesino.

-«Ahora ya sabe usted quién es el rey» comentó Alfonso XIII

A lo que el hombre contestó:

-«Una de dos. O es usted o soy yo, porque somos los únicos que seguimos con el sombrero puesto»

----------------------------------------------------

El 8 de octubre de 1881, durante la inauguración de la línea férrea que unía las capitales de Madrid y Lisboa, con paso por Cáceres, el rey Alfonso XII tuvo un despiste a la hora de pronunciar unas palabras, en las que vitoreó a la ciudad de Cáceres.

Rápidamente fue advertido de su error, ya que no era ciudad sino villa, a lo que el monarca muy digno contestó:

«Pues desde hoy es ciudad»

Y así fue, ya que pocos meses después, el 9 de febrero de 1882, Alfonso XII ratifico sus palabras y nombró oficialmente ciudad a la hasta entonces villa de Cáceres.

---------------------------------------------------