Temas & Noticias



El Papa a los letones: Ni el régimen nazi, ni el soviético apagó la fe en vuestros corazones

El Papa a los letones: Ni el régimen nazi, ni el soviético apagó la fe en vuestros corazones

El Papa a los letones: Ni el régimen nazi, ni el soviético apagó la fe en vuestros corazones
septiembre 27

El Pontífice exhortó a los ancianos a ser maestros de paciencia, fe y tesón en los momentos de dificultad para los jóvenes. Y a los jóvenes a no excluir a los custodios de las raíces del pueblo.

Ustedes aquí presentes han sido sometidos a toda clase de pruebas: el horror de la guerra, y después la represión política, la persecución y el exilio”, expresó el papa Francisco en su visita a la catedral católica de Santiago, en Riga, Lituania, este lunes 24 de septiembre 2018.

En el país donde conviven cerca de un 20% de católicos con un 23% de luteranos y 11% de ortodoxos, el Papa insistió en la perseverancia en la fe en los peores momentos de la historia entre odio, persecución e injusticias.

Ni el régimen nazi, ni el soviético apagó la fe en sus corazones y, en algunos de ustedes, incluso, no les hizo desistir de entregarse a la vida sacerdotal o religiosa, a ser catequistas, y a múltiples servicios eclesiales que ponían en riesgo la vida; han combatido el buen combate, están por concluir la carrera, y han conservado la fe (cf. 2 Tm 4,7)”.

El Papa volvió a reiterar la importancia de las raíces de la fe y escuchar a los ancianos, memoria de esos momentos difíciles y heraldos de la juventud espiritual. “Aunque suene paradójico, hoy, en nombre de la libertad, los hombres libres someten a los ancianos a la soledad, al ostracismo, a la falta de recursos, a la exclusión, y hasta a la miseria.

Si es así, el supuesto tren de la libertad y el progreso acaba teniendo, en quienes lucharon por conquistar derechos, su furgón de cola, los espectadores de una fiesta que es de otros, los honrados en homenajes, pero olvidados en la vida cotidiana (cf. Exhort. ap. Evangelii gaudium, 234)”.

Francisco recuerda la epístola de Santiago que invita a la paciencia (5,7): “soportar pacientemente y esperar pacientemente”. El Papa animó a los ancianos a ser ejemplo para sus familias y su patria, “ejemplo de estas actitudes: soportar y esperar, las dos llenas de paciencia”.

Invitó a los ancianos del pueblo Lituano a ser “testimonio vivo de tesón en la adversidad, pero también del don de profecía, que recuerda a las jóvenes generaciones que el cuidado y protección de los que nos antecedieron es querido y valorado por Dios, y que clama a Dios cuando es desoído”.

Asimismo, exhortó para no perder la juventud del corazón: “El corazón duro y esclerotizado es aquel que pierde la alegría de la novedad de Dios, el que renuncia a la juventud de ánimo, a gustar y ver qué bueno es siempre, en todo tiempo y hasta el final, el Señor (cf. Sal 34,9)”.

A.W. Ramos Díaz. ALETEIA, 24-09-2018

Video de la semana

Para mi, lo mejor de la pintura Impresionista

Video Recomendado

Guadalupe Ortiz de Landázuri

KATICA ILLÉNYI theremin - O sole mio




Humor

Se cuenta que durante una cacería, el rey Alfonso XIII decidió permanecer un rato sentado a la sombra de un árbol para así poder descansar un poco, mientras sus compañeros de la partida de caza continuaron con la actividad.

Poco después se paró frente a él un campesino que estaba de paso, quien le preguntó al monarca si era verdad que por allí andaba el rey y de ser afirmativo le podía indicar quién era, pues le gustaría conocerlo personalmente.

Alfonso XIII se incorporó y pidió a aquel hombre que lo acompañara hasta donde se encontraba el resto de cazadores de la montería y podría averiguar quién era el rey porque todos los presentes estarían con sus cabezas descubiertas menos él.

Al alcanzar al resto de la partida, todos se descubrieron ante el rey a excepción del campesino.

-«Ahora ya sabe usted quién es el rey» comentó Alfonso XIII

A lo que el hombre contestó:

-«Una de dos. O es usted o soy yo, porque somos los únicos que seguimos con el sombrero puesto»

----------------------------------------------------

El 8 de octubre de 1881, durante la inauguración de la línea férrea que unía las capitales de Madrid y Lisboa, con paso por Cáceres, el rey Alfonso XII tuvo un despiste a la hora de pronunciar unas palabras, en las que vitoreó a la ciudad de Cáceres.

Rápidamente fue advertido de su error, ya que no era ciudad sino villa, a lo que el monarca muy digno contestó:

«Pues desde hoy es ciudad»

Y así fue, ya que pocos meses después, el 9 de febrero de 1882, Alfonso XII ratifico sus palabras y nombró oficialmente ciudad a la hasta entonces villa de Cáceres.

---------------------------------------------------