Temas & Noticias



EL COMENSAL MADURO

EL COMENSAL MADURO

EL COMENSAL MADURO

Lillian Calm escribe: “Lo que no imaginaban el Presidente, ni tampoco Cilia Flores, su mujer (al parecer, los únicos comensales), era que el chef en cuestión iba a subir su visita a las redes sociales y ello iba a trascender en un país, Venezuela, donde el daño cerebral de tantos menores se ha hecho ya irreversible como consecuencia de la falta de alimentos y la desnutrición”.

Fue por yuans y salió trasquilado.

Ése es, en breve, el balance de la gira que acaba de realizar Nicolás Maduro, el mandamás venezolano, a China (más un brevísimo encuentro en Rusia con Vladimir Putin).

Si bien los chinos le proporcionaron los yuans que mendigaba para su cada vez más paupérrimo país, de regreso el omnipotente -que no acostumbra a dar explicaciones-, algo tuvo que decir.

Pero como las críticas arreciaron en quien no está acostumbrado a ser criticado, ahora el Gobierno venezolano ha comenzado a fabular incluso salpicando a nuestro país. Tanto así que el ministro encargado de comunicaciones de Nicolás Maduro llegó a decir que un funcionario de la Embajada de Chile habría ayudado a escapar a uno de quienes supuestamente atentaron con drones contra su Presidente el 4 de agosto, suceso, el de los drones, que también está en duda.

La Cancillería chilena ha actuado con rapidez y llamó al embajador venezolano en Santiago a dar explicaciones. Asimismo señaló en un comunicado: “Instamos al Gobierno de Venezuela a actuar con responsabilidad y cordura, y a retirar sus calumniosas insinuaciones en contra de nuestro país”.

Hasta ahí el nuevo acto de este vodevil caraqueño, pues el hecho más que político diríamos que obedece casi a la farándula. Recapitulemos:

Todo se debió a la escala en Turquía de regreso desde China, donde el señor y la señora Maduro, como se ha informado a pesar de ellos, fueron a comer a uno de los más reputados y a la vez onerosos restoranes de Estambul. El de uno de los chefs mejor cotizados en ciertos rankings gastronómicos.

Lo que no imaginaban el Presidente, ni tampoco Cilia Flores, su mujer (al parecer, los únicos comensales), era que el chef en cuestión iba a subir su visita a las redes sociales y ello iba a trascender en un país, Venezuela, donde el daño cerebral de tantos menores se ha hecho ya irreversible como consecuencia de la falta de alimentos y la desnutrición.

Nusret Gökçe es el nombre del chef turco. Lo apodan Salt Bae (por su forma única de salar la carne) y ha alcanzado tal fama que incluso cuenta con un espacio en Wikipedia, desde donde buceé parte de esta información. Hoy es el propietario de una cadena de restoranes denominada Nusr-Et, que se especializa en cocinar carne de primera. Dicen que su ciencia culinaria es un verdadero arte.

De origen kurdo, hijo de minero, los problemas económicos de la familia llevaron a Nusret Gökçe muy joven a dejar sus estudios para emplearse como aprendiz de carnicero en un distrito de Estambul. Y luego, para ganar experiencia, trabajó en Argentina, Estados Unidos y otras plazas donde se come carne de primera. En 2010 abrió un primer restorán en Estambul y cuatro años después, otro en Dubai. Videos en Internet lo muestran cortando y salando carne como si se trata de una escena de ballet.

No todas las críticas internacionales lo favorecen pero su fama ya es un hecho, y los que jamás habíamos oído hablar de él ahora lo conocemos gracias a la visita que le hicieron Maduro y señora.

Los titulares internacionales han sido del orden de “el gran banquete de Maduro que indignó a los venezolanos”, y se exhibe un video en que Maduro, sentado ante una mesa de restorán, observa atentamente cómo en una muestra de destreza el propio chef opera la carne en la parrilla.

Luego, ya comido, el visitante caraqueño se coloca un puro en la boca, se pone los anteojos y en forma casi ritual se saca la servilleta que tiene colgada al cuello para observar con rigor minucioso, y con todo el tiempo del mundo, la imagen del cocinero, estampada en ella. Toda una ceremonia para no olvidar.

Si bien no tiene mucho que ver, o quizás sí, toda esta parafernalia me hizo trasladarme en el tiempo a los albores de mi carrera periodística. Me habían citado en la mañana a una hora determinada pero tuve que esperar otras cuatro, mientras un presidente que tuvimos aquí en Chile, cuyo nombre prefiero olvidar, pero tan socialista como Maduro y con fama de sibarita, prolongaba el almuerzo y la sobremesa con sus adláteres en un comedor con grandes ventanales, a la vista de los periodistas extranjeros y chilenos que lo esperábamos más que inquietos, amenazados por la ineludible hora de cierre de nuestros medios periodísticos. Pero eso ya pertenece al recuerdo.

Sigo con Maduro, de quien asumo también le levantarán una estatua. La llegada a su país fue violenta e incendió las críticas soterradas, mientras que los exiliados venezolanos en Miami exigían que el chef cerrara un restorán que tiene en esa ciudad estadounidense por haber alimentado tan excelentemente a Maduro en Estambul.

Por su parte, la página web (me imagino que clandestina) maduradas.com recoge durísimas opiniones. Se alega que aún Maduro “se hace el paisa” y no aclara quien pagó la cuenta de un restorán donde el plato (según informó CNN) tiene un precio de 250 dólares, es decir, ocho veces el salario mínimo de un venezolano. Pasan y pasan los días desde su regreso… y no se oye, padre. Entretanto las pullas periodísticas continúan. Por eso se ha tenido que buscar un tema distractivo desde el Palacio Miraflores.

Maduro, al no poder atajar informaciones ni videos ya viralizados, declaró: “Le envío desde aquí un saludo a Nusret. Nos atendió él personalmente, estuvimos conversando, disfrutando con él. Un hombre muy simpático, ama a Venezuela”. Además, lo invitó a Caracas.

Muy claro: si hacemos una lectura veloz concluimos que al menos los Maduro no están dispuestos a sufrir desnutrición en la Venezuela de hoy. Y para desviar la atención, vamos salpicando a diestra y siniestra.

Lillian Calm

Periodista

TEMAS Y NOTICIAS, 27-09-2018

Social

Video de la semana

Video Recomendado

Párroco: "Tenemos que mirar para adelante, decir que es la parroquia de Karadima es tendencioso"
Reabren la joya barroca de la Ópera del Margrave
Psiquiatra Marian Rojas Explica Que Es La Ideología De Genero
LA DEVOCION MARIANA DE UN SANTO

Humor

Durante un viaje en avión a Chicago, un amigo del multimillonario Philip Knight Wrigley (1894-1977) le preguntó que por qué seguía promocionando los chicles que fabricaba su empresa si esta ya era la más exitosa de todos los tiempos en todo el mundo. Wrigley le respondió:

—Por la misma razón que el piloto de este avión deja los motores en marcha cuando ya estamos en el aire.

----------------------------------------------------------

Al devolver un original no solicitado a un autor novel, el sabio estadounidense Samuel Johnson (1709-1784), sin más miramientos, le dijo:

—Su manuscrito es a la vez bueno y original; pero la parte que es buena no es original, y la parte que es original no es buena.

-----------------------------------------------------