Temas & Noticias



Soldado y político ejemplar

Soldado y político ejemplar

Soldado y político ejemplar

Hernán Felipe Errázuriz: “Lo que le molestaba a Trump era la valentía de McCain para anteponer los intereses de su país como un principio y no como consigna”.

El senador John McCain -que será enterrado mañana- merece los mayores homenajes, fuera y dentro de los Estados Unidos. Hasta Vietnam, donde fue prisionero por cinco años, le rindió tributo por servir a la reconciliación. Desde Chile, cabe reconocerlo como modelo y porque creyó en nuestro país, más que muchos de nosotros.

La valentía fue la virtud sobresaliente de McCain. Su valentía física la demostró en el combate. Luego, superando graves secuelas vitalicias de su presidio. No aceptó hacer valer ser hijo del almirante de la flota que combatía en Vietnam para ser liberado antes que otros prisioneros. Finalmente, mostró su resistencia ante el cáncer cerebral. Diagnosticado fatalmente, concurrió con su voto decisivo en contra de un proyecto de su partido, impulsado por Trump. A su juicio no había sido suficientemente debatido. Cuando enmudeció, escribió su despedida promoviendo evitar las luchas tribales y servir el superior interés nacional.

Su coraje moral e intelectual era tan valioso como el físico. Lo demostró durante 34 años de parlamentario, varias veces reelegido senador, candidato a la presidencia en dos ocasiones. Derrotado en las primarias por George W. Bush y en la elección presidencial por Obama.

Conservador en sus principios, en la promoción de las libertades económicas y sociales, en la responsabilidad fiscal y en limitar la intervención del Estado, no vacilaba en buscar alianzas con sus adversarios demócratas en materias complejas, como el financiamiento de la política, la inmigración y el cambio climático.

Cuando se impugnó a Obama por sus ancestros musulmanes, reaccionó enérgicamente en contra. Pudo ser indiferente: los demócratas pretendieron anular su candidatura por haber nacido en Panamá. Sabían que fue en la zona del Canal, entonces norteamericano.

McCain conoció bien a Chile. Cuando nos reunimos para invitarlo impactaba su humildad. Era un héroe reconocido, un sobreviviente, un soldado hasta los huesos y el senador más famoso de sus tiempos. No hacía sentir sus atributos y heridas.

Nos visitó durante el gobierno militar, cuando se dudaba del compromiso constitucional de retornar a la democracia. Fue al sur por varios días, atendido gentilmente por Marco Cariola, otro senador notable que prestigió la política. Regresó de paso en democracia. Tuvo confianza en nuestro país y sus gobernantes.

Trump despreciaba al senador McCain. Objetó su heroísmo por haber sido capturado. En verdad, lo que le molestaba era la valentía de McCain para anteponer los intereses de su país como un principio y no como consigna electoral: una lección para políticos que prefieren el partidismo y el cálculo electoral.

Columna de Hernán Felipe Errázuriz. EL MERCURIO, 01-09-2018

Social

Para leer en familia



Ver mas artículos

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Reabren la joya barroca de la Ópera del Margrave
Psiquiatra Marian Rojas Explica Que Es La Ideología De Genero
LA DEVOCION MARIANA DE UN SANTO
Asombroso lo que hizo

Humor

Un conocido en apuros económicos acudió en busca de consejo a John D. Rockefeller sénior. Su problema era que un individuo que le debía cincuenta mil dólares se había ido a Constantinopla, y él no tenía ningún comprobante o reconocimiento de deuda que le permitiera exigir su pago. Rockefeller le aconsejó:

—Escríbale una carta reclamándole los cien mil dólares que le debe. Seguro que él le contestará diciéndole que está en un error, que no son cien mil, que sólo son cincuenta mil. Y así ya tendrá usted su reconocimiento de deuda.

-----------------------------------------------

Cuando Jean-Baptiste Colbert (1619-1683) se hizo cargo de las finanzas de Francia, hizo llamar a los principales hombres de negocios del reino. A fin de congraciarse con ellos y para ganar su confianza, les preguntó:

—Caballeros, que puedo hacer por ustedes.

—Le rogamos, señor —le contestaron todos a una—, que no haga nada. Déjenos que lo hagamos nosotros.

------------------------------------------------------------