Temas & Noticias



Emma Watson sustituye a Emma Stone en la nueva versión de Mujercitas

Emma Watson sustituye a Emma Stone en la nueva versión de Mujercitas

Emma Watson sustituye a Emma Stone en la nueva versión de Mujercitas

Juego de Emmas. La revisión del clásico de Louisa May Alcott a cargo de Greta Gerwig, la directora de moda en Hollywood, no podrá contar con la presencia de Emma Stone, pero el reemplazo por otra Emma es de lujo. Elemental, querida Watson.

Amy Pascal que produce para Sony la revisión de Mujercitas con Denise Di Novi y Robin Swicord, no se ha arrugado ante la contrariedad de la no-presencia de Emma Stone para protagonizar el film, la actriz deberá emplearse en la promoción de otro título que ya suena para los Oscar, La favorita. Enseguida ha encontrado repuesto en otra actriz joven de prestigio, nada menos que Emma Watson.

Greta Gerwig, como ya anunciamos, contará con un reparto de ensueño, se supone que estarán, sino se caen como la piedra Stone, Meryl Streep, Laura Dern, Saoirse Ronan, Florence Pugh y Timothée Chalamet. Como es bien sabido, la novela de Louisa May Alcott cuenta una historia de retaguardia, sigue a una madre y sus hijas mientras los hombres de la familia combaten en la guerra de secesión.

DeCine21, 29-08-2018

Video de la semana

Renoir Con Musica

Video Recomendado

Para mi, lo mejor de la pintura Impresionista

Guadalupe Ortiz de Landázuri

KATICA ILLÉNYI theremin - O sole mio



Humor

El cardenal Richelieu (1585-1642) era hombre de pocas palabras. En una de las fiestas en que se veía obligado a participar, permanecía apartado del resto de los invitados y se dedicaba a observar todo lo que sucedía a su alrededor. Notando su soledad, un duque se le acercó y le dijo:

—¿Se aburre, su eminencia?

—No —contestó lacónicamente Richelieu.

—¿De veras no se aburre, su eminencia? —insistió el duque al rato.

—No, estimado duque; no me aburro jamás, a no ser que los demás insistan en aburrirme.

-------------------------------------------------

El escritor satírico español Luis Taboada (1848-1906) publicó en 1890 un tomo titulado Madrid en broma. A todos y cada uno de sus amigos y conocidos les fue diciendo:

—Perdona, chico, si en mi libro te aludo un tanto así... descaradamente. No hay nada de mala intención. El amigo, intrigado, compraba el libro y no veía en el alusión alguna a su persona. En pocos días se agotó la edición.