Temas & Noticias



Los secesionistas y la izquierda radical fijan su objetivo en Felipe VI

Los secesionistas y la izquierda radical fijan su objetivo en Felipe VI

Los secesionistas y la izquierda radical fijan su objetivo en Felipe VI

Consideran clave el derrocamiento del Rey mediante un referéndum para acabar con el «régimen de 78» que desemboque en un Estado confederal

 

El llamado «régimen del 78» se ha convertido en la pieza más anhelada por los grupos antisistema y secesionistas, que son plenamente conscientes de que solo en un escenario de máxima desestabilización en España pueden tener una mínima posibilidad de imponer sus posiciones. El fin de la Monarquía, según su análisis, es el paso previo imprescindible para conseguirlo. Los servicios de Inteligencia e Información ya advertían de este escenario en 2015, tal como informó ABC entonces, y en la actualidad la intensidad de la amenaza no solo no ha disminuido, sino que se hace todavía más evidente.

Los dos sectores políticos citados coinciden en el objetivo de romper el Estado y dar paso a un modelo confederal, para lo cual consideran «clave e imprescindible» el derrocamiento de Felipe VI, «si es posible con la celebración de un referéndum». Luego, «por efecto dominó caería el resto del régimen del 78».

La crisis abierta por el desafío independentista catalán en octubre del pasado año, que obligó al Rey a intervenir en términos contundentes para detener el golpe de Estado que se pretendía dar desde la Generalitat, ha sido aprovechada por los secesionistas para desgastar la figura de Don Felipe. De hecho Quim Torra estrenó su presidencia con el veto al Jefe del Estado y algún ayuntamiento, como el de Gerona, lo ha declarado «persona no grata».

En los últimos meses, además, se han producido dos episodios, sin duda graves, que han servido a antisistemas e independentistas para su maniobra de acoso y derribo a la institución: la entrada en la prisión de Brieva (Ávila) de Iñaki Urdangarin por el caso Nóos, y la divulgación de grabaciones hechas por el excomisario José Manuel Villarejo a Corinna Larsen, la «examiga entrañable» de Don Juan Carlos.

Alianzas contra natura

Es llamativo que mundos aparentemente tan distantes como el del independentismo catalán más conservador, representado por el PDECat, ERC y los grupos de la izquierda más radical, como es la CUP, y los sectores más duros de Podemos, se hayan puesto de acuerdo en el objetivo de acabar con el «régimen del 78» y muy especialmente con la Monarquía. Consideran que estamos en un momento político «muy interesante» para sus objetivos, con un caldo de cultivo propicio para imponer ese nuevo modelo de Estado que anhelan.

El progresivo debilitamiento del centro derecha, sobre todo por los episodios de corrupción en el Partido Popular, y la falta de un liderazgo fuerte en el PSOE -Pedro Sánchez, tras dos meses en Moncloa, no es percibido aún por los ciudadanos como un responsable político con peso específico-, tampoco ayudan a construir un relato convincente. Esto es aplicable sobre todo para las nuevas generaciones, un relato que ponga en valor el «régimen del 78», que es el que ha traído a España sus mayores cotas de bienestar y libertad. Es más; el Gobierno no ha tenido un discurso nítido en defensa de la institución.

felipe vi

El Rey Felipe VI junto al presidente del Gobierno Pedro Sánchez (c), y el presidente de la Generalitat Quim Torra (d), durante la inauguración de los Juegos Mediterráneos – EFE

 

 

En la rueda de prensa del viernes se le preguntó al jefe del Ejecutivo sobre unas palabras suyas de 2014, en las que sostenía que la Monarquía debía ser «renovada» y «ejemplar», y que era necesario quitar prerrogativas como el principio de inviolabilidad del Rey. Sánchez, sorprendido, respondió que esa ejemplaridad era ya un hecho hoy, sin extenderse más sobre el asunto.

Desde 2015 se han detectado reuniones entre personas de la izquierda radical y secesionistas en las que se ha constatado la importancia cada vez mayor de los movimientos populares, especialmente en Cataluña. En esta comunidad, la irrupción de los CDR, instrumentos de control social inspirados en los Comités de Defensa de la Revolución cubanos, están capitalizando el enfrentamiento con el Estado, incluso con la utilización de medios violentos. Cada visita de Felipe VI a Cataluña es aprovechada por estos grupos para intensificar su campaña de rechazo a la Monarquía.

Papel complejo

El papel de Podemos en todo este asunto es complejo. Su líder, Pablo Iglesias, ha abogado públicamente por acabar con el «régimen del 78» y exigido un referéndum sobre la forma de Estado, monarquía o república. Asimismo juega a la ambigüedad con la unidad de España y apuesta por el derecho a decidir de los pueblos. Este discurso es el único que le puede dar algún resultado en Cataluña, pero a cambio de perder apoyos en el resto de España. Incluso en la propia formación morada hay distintas sensibilidades al respecto.

Esta estrategia de derrocar la Monaquía para dar paso a un nuevo modelo de Estado confederal llega, como se ha señalado, en un momento delicado para la institución. Los últimos años de reinado de Don Juan Carlos ya fueron muy complicados, con el estallido del caso Nóos y escándalos como el de la cacería de Botswana en plena crisis económica. Su abdicación y la proclamación de Don Felipe como Rey fueron una bolsa de oxígeno.

felipe vi

Don Felipe, en un momento del discurso que dirigió ayer a la Nación desde su despacho de La Zarzuela – ABC

 

Lamentablemente, de nuevo hay marejada en torno a la Casa Real. La imagen de transparencia y ejemplaridad que ha ofrecido Don Felipe desde el primer momento se ven ahora empañadas por el chantaje al Estado que, en palabras del director del CNI, Félix Sanz Roldán, pretende hacer el excomisario Villarejo para salir de prisión.

Aliado circunstancial

Este individuo, que asegura haber hecho grandes servicios a España y que ha estado protegido por gobiernos tanto del PSOE como del PP mientras se hacía millonario con prácticas presuntamente ilegales, es ahora aliado circunstancial de los secesionistas y de la izquierda radical. Y puede serlo aún más si, como advierte su entorno, difunde más material que podría tener relación con las investigaciones del independentismo catalán.

Con todo, la divulgación parcial de las grabaciones que el expolicía hizo a Corinna Larsen en 2015 en Londres, en las que la mujer revela supuestas actividades financieras irregulares del padre del Rey, han vuelto a afectar la imagen de la institución. Los nacionalistas y la izquierda radical ya han pedido una comisión de investigación sobre Don Juan Carlos en el Congreso, con pocas posibilidades de salir adelante, pero el ruido mediático y la polémica en la opinión pública sin duda favorece el desgaste. Muchos ven ahora la Monarquía como el eslabón más débil del sistema.

Pedro Sánchez, mientras, bastante tiene con gestionar su propia debilidad, ya que sabe que su permanencia al frente del Gobierno solo es posible con el apoyo de los secesionistas, nacionalistas y la extrema izquierda, que le extorsionan sin disimulo, tal como hizo el pasado sábado Carles Puigdemont en Bruselas. Pablo Casado, por su parte, debe aún consolidarse como líder del PP y no tiene la fuerza suficiente como para neutralizar una operación del calado de la que está en marcha. Rivera, por su parte, tampoco se implica de forma clara. Solo la acción decidida y conjunta de este bloque constitucional podría neutralizar la amenaza. Otra cosa es que haya visión de Estado, responsabilidad y generosidad suficiente para eso.

Pablo Muñoz. ABC, España, 05-08-2018

 

Social

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Psiquiatra Marian Rojas Explica Que Es La Ideología De Genero
LA DEVOCION MARIANA DE UN SANTO
Asombroso lo que hizo
Intervención Cerro San Cristóbal

Humor

Cuando en 1865 se realizó la autopsia al doctor James Barry, cirujano del ejército británico en la batalla de Waterloo, se descubrió que era ¡mujer! El estudio de la Medicina estaba prohibido para las mujeres en esa época.

-------------------------------------------

En 1898, catorce años antes de que el Titanic zarpara, el marino norteamericano Norman Robertson escribió una novela llamada Futilidad, sobre un lujoso barco que se hunde en su viaje inaugural al chocar con un iceberg en el Atlántico. La nave era la más grande del mundo, con un casco triple, imposible de hundir. Sus pasajeros eran la flor y nata de la aristocracia y no había suficientes botes salvavidas. ¿El nombre del barco imaginario? Titan.

-------------------------------------------------------