Temas & Noticias



Los 100 de Bergman

Los 100 de Bergman

Los 100 de Bergman

Celebramos el aniversario del cineasta que se adentró en territorios desconocidos del séptimo arte

La pantalla aletea blanca y muda”. Muchos de los recursos cinematográficos de Ingmar Bergman eran guiños a su convulsa vida interior, una existencia repleta de luces y sombras. Conmemoramos los cien años del director (14 de julio) de El séptimo sello, Sonata de otoño, Persona, Fanny y Alexander, Saraband y Gritos y susurros, capaz él solo de escribir un capítulo de la historia del cine. Como dijo en sus memorias: “Aquí se rompe el silencio. La conversación puede comenzar”. Nos adentramos en el corazón de un hombre que llegó a tocar, “con toda libertad, secretos que sólo el cine puede descubrir”.

bergman– Luz en la oscuridad, por Carlos F. Heredero. El cine de Bergman, en el que laten ecos de Strindberg, Joyce, Ibsen y Chéjov, se nutre de unas energías personalísimas y avanza por territorios desconocidos. El director se enfrentaba al peligro y lo encaraba sin guardarse ninguna carta en la recámara.

bergmanEscenas de una vida convulsa. Un proyector de juguete y un teatro de títeres de papel, junto a la severa educación luterana impartida por su padre, marcaron la vida de Ingmar Bergman, que se entregó con igual frenesí al teatro, al cine y a las mujeres.

bergman– Bergman y sus demonios. Convertido en mito ya antes de su muerte, el director sueco siempre estuvo expuesto al ojo público. Pero, ¿cómo se veía Bergman a sí mismo? Nórdica publica Cuaderno de trabajo (1955-1974), los diarios íntimos que encierran la compleja personalidad del cineasta.

EL CULTURAL, España, 06-07-2018

Social

Para leer en familia



Ver mas artículos

Video de la semana

Video Recomendado




JUAN PABLO II
Párroco: "Tenemos que mirar para adelante, decir que es la parroquia de Karadima es tendencioso"
Reabren la joya barroca de la Ópera del Margrave

Humor

Detrás de esa aura de inviolable dignidad y severidad de la reina Isabel II, se esconde su alma de bromista implacable y desconcertante.

La actriz Sheila Hancock recuerda que cuando fue invitada al Palacio de Buckingham, pisó a uno de los perros de la reina.

-“Me sentí mortificada y le ofrecí disculpas a la reina, pero ella contestó, sin que se le moviera un párpado:

- ‘Es su culpa (de la mascota), por ser del mismo color de la alfombra’

---------------------------

Durante una visita a una exposición de pinturas de Lucien Freud, Isabel se detuvo frente a sus característicos desnudos. El curador de la muestra le preguntó:

- “¿No fue usted pintada por Freud?”

- “Sí, pero no como a ellos”, contestó la Reina, muy seria.

--------------------------------------------------------