Temas & Noticias



Los nuevos problemas de población

Los nuevos problemas de población

Los nuevos problemas de población

Cincuenta años después de The Population Bomb, los problemas ya no se pueden reducir a lo que se llamaba la “explosión demográfica”, expresión hoy en desuso. Las distintas regiones del mundo tienen diferentes problemas de población, y distintas potencialidades.

La fecundidad está declinando en casi todas las regiones del mundo. Incluso en África, que es el continente donde es más alta, ha descendido a 4,7 hijos por mujer en 2010-2015. En ese periodo la fecundidad ha estado por debajo del nivel de sustitución de las generaciones (2,1) en 83 países que representan el 46% de la población mundial. Y la reducción de la fecundidad significa no solo que la población crece de un modo más lento, sino también que es una población más envejecida.

En Europa, Rusia, Japón y China, el gran problema no es el exceso de natalidad, sino su déficit, que va a llevar a la pérdida de población. En 40 países –entre ellos China y Rusia– se está reduciendo la población en edad de trabajar, lo cual plantea una serie de problemas económicos serios.

Habrá que aumentar la productividad y la participación de la mujer en el mercado laboral para compensar el descenso del número de trabajadores. La deuda nacional acumulada recaerá sobre menos habitantes. Habrá menos activos por pensionista, lo cual está obligando ya a hacer reformas en la línea de retrasar la edad de jubilación y rebajar las prestaciones. Será más costoso en el plano sanitario atender a una población envejecida. Estos países serán menos atractivos para los inversores. Y, en general, habrá menos personas para promover ideas innovadoras.

El aumento de la educación de la mujer y el retraso de la edad del matrimonio están siendo los factores más influyentes en la moderación de la fecundidad

Según las estimaciones demográficas publicadas por la ONU en 2015 –World Population Prospects–, en 2050 la población mundial alcanzaría los 9.700 millones, pero con un reparto distinto al actual. Las poblaciones de casi cincuenta países –la mayoría europeos– habrán disminuido.

Entre los países desarrollados con un volumen de población importante, el único donde seguirá creciendo es EE.UU., que alcanzaría los 388 millones.

En Europa, la “revolución contraceptiva” se ha convertido en un obstáculo para el desarrollo, y hoy el gran problema es cómo estimular la natalidad. Se estima que de aquí a 2050 las muertes superarán a los nacimientos en 63 millones, descenso que no se podrá compensar con la inmigración, que solamente aportará 31 millones.

España, con una media de 1,3 hijos por mujer, se encuentra entre los países con menor fecundidad del mundo. Desde 2015, hay más muertes que nacimientos, saldo que en 2017 ha ofrecido un déficit de –31.245. Y, de repente, los políticos y los editoriales de los periódicos descubren la importancia de fomentar políticas que impulsen la natalidad.

La política del hijo único y su consecuencia de aborto selectivo de niñas está pasando factura también a China, que afronta un serio problema de envejecimiento de población y de desequilibrio entre hombres y mujeres. Allí la población se estabilizará en la próxima década y empezará a disminuir a partir de 2030.

La juventud, en África

Si el rostro europeo tiene cada vez más arrugas, África es la juventud. Más de la mitad del aumento demográfico mundial entre 2015 y 2050 (de 7.300 millones a 9.700) provendrá de esa región: concretamente, 1.300 millones. La juventud de la población del continente, con gran número de mujeres en edad de procrear, asegura este protagonismo de África.

El aumento de la población se producirá sobre todo entre los dos trópicos africanos. Esto puede aumentar los problemas en los países del Sahel, afectados por la desecación del lago Chad, la deforestación y las guerras actuales. En cambio, hacia el sur de esa zona la densidad de población es más bien baja (en la R.D. del Congo es solo de 37 hab/km2).

Asia ostenta el segundo puesto en el crecimiento de la población mundial. A tenor de las proyecciones de la ONU, aportará 900 millones de habitantes más de aquí a 2050. La India, Pakistán e Indonesia son los países que más crecerán.

Frente a estos dos continentes, el crecimiento estimado en Norteamérica, América Latina, el Caribe y Oceanía será mucho menor.

Las poblaciones se mueven

Por otra parte, los flujos migratorios hacen que los problemas de población de una región influyan en otras. Europa y Japón temen la inmigración, pero son los que más la necesitan. China intentará atraerse a los nacionales que están en el extranjero. Y para muchos jóvenes africanos, poner un pie en Europa seguirá siendo un sueño, a veces transformado en pesadilla. En cualquier caso, llegar a acuerdos entre países deficitarios y excedentarios de población para una inmigración ordenada parece cada vez más urgente. Mientras, el aumento de la educación de la mujer y el retraso de la edad de matrimonio están siendo los factores más influyentes en la moderación de la fecundidad, tanto en África como en Asia.

Cincuenta años después de las alarmas sobre el crecimiento de la población y de la entronización de la píldora, nos encontramos en una situación inesperada. Las regiones donde los anticonceptivos y el aborto se han generalizado (Europa, Rusia, China, Japón) afrontan un problema de escasez de natalidad, que no permite ni sustituir las generaciones y se convierte en una rémora para el avance. Y en los países que aportan más al crecimiento de la población mundial, las campañas anticonceptivas no han sido un motor del desarrollo.

Ignacio Aréchaga. ACEPRENSA, 25-06-2018

Social

0 Comentarios

Sin comentarios!

No hay comentarios por el momento ¿Quieres agregar uno?.

Escribe un comentario

Escribe un comentario

Para leer en familia



Ver mas artículos

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Psiquiatra Marian Rojas Explica Que Es La Ideología De Genero
LA DEVOCION MARIANA DE UN SANTO
Asombroso lo que hizo
Intervención Cerro San Cristóbal

Humor

Al desembarcar en África durante una de sus campañas, Julio Cesar tropezó y cayó al suelo al descender del barco. Pensando que los soldados podrían ver en la caída un signo de mala suerte, hizo como si esta fuera voluntaria y besando el suelo exclamó: ¡África, por fin te tengo!

-------------------------------------------

En la Francia prerrevolucionaria el tuteo se consideraba una impertinencia grosera. Con la Revolución, cambiaron las costumbres y a partir de 1793 el tuteo se hizo obligatorio en la administración pública por considerarlo un gesto de fraternidad universal. Pero la moda solo duró un año, hasta la caída de Robespierre.

--------------------------------------------------------