Temas & Noticias



Canciller Ampuero: cuando termine este trabajo que me encomendó el presidente, mi sueño es un parrón en Olmué

Canciller Ampuero: cuando termine este trabajo que me encomendó el presidente, mi sueño es un parrón en Olmué

Canciller Ampuero: cuando termine este trabajo que me encomendó el presidente, mi sueño es un parrón en Olmué

El ministro de RR.EE. repasa con “El Líbero” sus 100 primeros días de gestión. En este período, vivió un “cara a cara” con su par venezolano, rechazó la separación de familias inmigrantes por parte de Trump, y realizó una inédita visita al altiplano chileno. Su trabajo es bien evaluado en las encuestas y en La Moneda. Pero al escritor no se le pasa por la mente hacer carrera política.

Con vista al cerro La Campana, en Olmué, el ministro de Relaciones Exteriores Roberto Ampuero, tiene su hogar al que vuelve cada vez que la vida protocolar, giras, y participación en organismos multinacionales, se lo permite. Es allí, hacia el interior de la V Región donde, según ha dicho, encuentra “paz y soledad para crear”. Pero ese no es su objetivo ahora. Es por eso que el verde y la tranquilidad de su refugio es hoy el concreto y los gritos de alguna protesta que se desarrolla en la Plaza de la Constitución.

Allí, en el piso 15 del Edificio Carrera, recibe a “El Líbero” para reflexionar sobre sus 100 primeros días de gestión y los desafíos que se aproximan, como la cumbre Apec, de la que Chile será anfitrión.

-En su cuenta de Twitter usted cita a Fernando Pessoa. “Si después de yo morir quisieran escribir mi biografía, no hay nada más sencillo. Tiene solo dos fechas, la de mi nacimiento y la de mi muerte. Entre una y otra todos los días son míos”. Ministro, en sus días, ¿cuántos son para el político y cuántos para ser escritor?

-Es medio contradictorio, pero yo no me veo como un político, me veo como un servidor público y estoy cumpliendo una labor que me solicitó el Presidente de la República. Para mí significa un honor y lo hago con mucha entrega. Dentro de este marco, la escritura queda sin espacio porque esta es una actividad muy absorbente y la escritura necesita, entre otras cosas, una regularidad y saber que al día siguiente uno va a disponer de ese tiempo también. Es otro ritmo de vida. Sí creo que el haber transitado por el mundo de la cultura, el pertenecer a los chilenos de la diáspora, como yo digo, me sirve para ejercer el cargo.

-Pero también en este cargo va obteniendo insumos para futuros relatos, quizás, como el reciente viaje que realizó al extremo norte del país. ¿Por qué un canciller que vemos en actos protocolares, en diversas cumbres, estuvo en Visviri, Putre, Socoroma con señoras que hacen artesanías y platos típicos de la zona?

-Usted me hablaba recién del escritor. Y, en general, los artistas trabajan con personajes, que en el fondo son personas de carne y hueso. Cuando uno llega a política exterior ve que tenemos 26 tratados de libre comercio, llegamos al 88% del PIB mundial, contamos con gran integración con el mundo, inversiones. Todas son cifras muy sólidas. Valorado aquello, tenemos que entender que las relaciones exteriores se tratan de personas de carne y hueso. Y no hay otros lugares en el país donde se vincule tan estrechamente la política interior con la exterior, como en las zonas extremas del país. Estuve en la zona norte y haré lo mismo en el extremo sur. Hay que ponerle rostro a la frontera, a esas zonas alejadas, de culturas milenarias, que generan sus productos. Ellos, por ejemplo, quieren exportar sus trabajos. Y ahí vemos cómo el ministerio y Pro Chile tienen un rol que jugar facilitándole a estas personas llegar al mercado internacional.

No hay otros lugares en el país donde se vincule tan estrechamente la política interior con la exterior como en las zonas extremas del país”.

-¿Cuáles serán los sectores que visitará en el sur?

-Todavía estamos elaborando el plan porque hay varias opciones, pero nos interesa ver cuáles zonas podemos estimular, llevar más desarrollo. Además, veremos nuestra presencia en la Antártica.

-En el norte, los pueblos viven en primera persona el tema fronterizo, que es uno de los asuntos centrales de las RR.EE. ¿Cómo experimentó eso en su viaje?

En Visviri, que es el pueblo que tenemos más al norte de Chile, hay una escuela con internado, un buen gimnasio, donde hay 29 alumnos, 7 son chilenos y el resto son hijos de familias bolivianas. Eso nos debe llevar a reflexionar sobre cómo les podemos ofrecer oportunidades para esas personas para hacer más atractiva su vida, que les permita integrarse más a la modernidad de la que disfruta el resto del país. Esto tiene que ver con equidad, con visión de región. Hay que ir a ver a las personas, escucharlas. Conocer los temores y las expectativas de gente que hace patria en zonas remotas.

-¿Y cómo ven ellos los procesos que se tramitan en La Haya?

-Cuando iba saliendo de una humilde pensión donde nos alojamos en el norte, ya se alejaba el grupo hacia los vehículos que nos transportaban, y el dueño de la pensión me llama y me dice: “Ministro, le agradezco la defensa de Chile en La Haya, pero dígame ¿existe la posibilidad de que tengamos que entregar esto y pierda todo lo que he hecho en mi vida? Le dije: “Tenga confianza en el Gobierno, en el Estado de Chile, en el Derecho Internacional, y en que nosotros respetamos el tratado de 1904 y lo hacemos respetar. Y es ahí donde se estableció la frontera en estos dos países, así es que usted siga aquí tranquilo, siempre tendrá la protección del Estado de Chile ajustado al Derecho Internacional”.

-En estas visitas al norte, en su contacto con la gente… ¿No le surgieron ciertas aspiraciones presidenciales, como a su amigo Mario Vargas Llosa que intentó una carrera presidencial en Perú? Hay casos exitosos de escritores como Vaclav Havel en la República Checa…

-Ja ja ja! Muchas gracias por ponerme en el nivel de esas grandes figuras. Pero mi sueño, cuando yo termine este trabajo que me encomendó el Presidente, es un parrón en Olmué, sentarme a escribir, y seguir escribiendo. Eso es lo que he sido y lo que soy.

Es bueno que los bolivianos recuerden lo que Evo Morales les prometió para justificar llevar a Chile a La Haya.

-Se ha dicho que La Haya adelantaría para julio su fallo de la demanda boliviana. ¿Si finalmente la Corte señala que Chile debe sentarse a conversar, ¿cómo contrarrestar si Bolivia toma eso como un triunfo?

-No me pongo en escenarios hipotéticos, pero sobre lo segundo, es bueno que los bolivianos recuerden lo que Evo Morales les prometió para justificar llevar a Chile a La Haya. Ofreció que Antofagasta sería boliviana, ofreció territorio y mar chileno. Con esa vara hay que medir lo que él logre en La Haya. Y para Chile está claro que la Corte debe actuar y trabajar ajustándose al Derecho Internacional y que la esencia es la vigencia de los tratados.

-Y sobre el caso del Silala, que Bolivia haya pedido más tiempo para presentar su defensa, ¿eso habla de la debilidad de su postura?

-Bolivia levantó este tema en 1999 y han tenido 20 años para acumular documentación. No especularé por qué lo pidieron. Y decidieron no contrademandar siendo que ellos antes habían anunciado que sí lo harían. Debe haber razones de mucho peso para cambiar abruptamente su postura inicial. Chile mantiene lo que dice, si Chile va a un tribunal se prepara adecuadamente con los equipos de manera seria, sin populismos ni descalificaciones. No es muy sano para un país, no hablo de Chile, desde luego, cuando la política exterior se define por intereses circunstanciales o por campañas electorales.

El canciller de Venezuela había insultado a la OEA y había descalificado también a Chile y eso, para un canciller chileno, es inaceptable. Esta bandera que llevo (se toca la que tiene en la solapa) no la llevo de adorno”.

Su actuación en la OEA ante su par venezolano: “A Chile hay que respetarlo, y se dieron cuenta”

-En la asamblea general de la OEA usted tuvo un “cara a cara” con el canciller venezolano Jorge Arreaza, que incluso sacó aplausos. El video de su intervención fue muy difundido. Dijo “Usted está llevando a su país junto a Nicolás Maduro a un callejón sin salida”, o “usted no considera la dignidad humana ni los DD.HH.” ¿Eso usted lo tenía preparado?

-La política exterior de Chile se orienta por principios y lo básico es el respeto al derecho internacional y la defensa de los DD.HH., de la democracia representativa, la libertad de las personas, el pluralismo. Mi reacción ante Arreaza fue inspirada por esos principios y por la dignidad de nuestro país. El canciller de Venezuela había insultado a la OEA y había descalificado también a Chile y eso, para un canciller chileno, es inaceptable. Esta bandera que llevo (se toca la que tiene en la solapa) no la llevo de adorno. Debo defender los intereses del país y también su imagen. Por eso le dije lo que tenía que decir. Despertó un gran eco y mucho apoyo ahí, en Venezuela, en otros países y en los observadores europeos. Estaban cansados de las descalificaciones sistemáticas del canciller venezolano contra el resto de los países de la OEA. A Chile hay que respetarlo, y se dieron cuenta.

-¿Cuáles son los pasos que siguen luego de que tanto la OEA como la ONU enviaron a la Corte Penal Internacional sus informes sobre violaciones de DD.HH. bajo el régimen de Maduro?

-La Corte Penal Internacional es muy interesante porque ella atribuye responsabilidades personales a quienes han violado los DD.HH. o que han cometido crímenes de lesa humanidad. Chile, a través de una carta del Presidente Piñera, fue el primer país que indicó que respaldaba esta acción de llevar el informe del panel de expertos de la OEA a la fiscalía de la Corte Penal Internacional. Otros países siguieron después. Así se demuestra liderazgo y el compromiso de Chile por el respeto de los Derechos Humanos y que consideramos que los responsables de crímenes de lesa humanidad deben ser juzgados.

Las medidas económicas y financieras están teniendo efecto, se ve en las reacciones viscerales de Maduro. En lo personal, creo que es lo que más les duele, porque es evidente que no le interesa su pueblo”.

-¿Cuán posible es que la fiscal de la CPI lleve a juicio por DD.HH. a Maduro o a dirigentes de su gobierno?

-Estamos en la etapa preliminar de un proceso que está establecido, que es muy serio, y lo hemos respaldado. También hay otras medidas que se han tomado en el campo político diplomático, y medidas relacionadas con aspectos económicos y financieros que tocan el régimen de Nicolás Maduro. Y también están los llamados para que el gobierno de Maduro sea menos cruel con la tragedia que están viviendo los venezolanos, en términos incluso de sanidad.

-¿En concreto cuáles son las medidas financieras?

-Los países no pueden tomar las mismas medidas porque las condiciones en términos económicos son distintas. Por ejemplo, está la medida de seguir el decurso de inversiones, depósitos de origen poco claro que vienen de parte de la dirigencia madurista. Intercambiar información e impedir el visado, lo hizo la UE, para dirigentes de la dictadura. También, recordarle al mundo que las inversiones o créditos para Venezuela que no estén aprobados por la Asamblea Nacional, que Maduro desplazó, no serán reconocidas, por lo que encierran peligros para quienes inviertan allí. Y eso está teniendo efecto, se ve en las reacciones viscerales de Maduro. En lo personal, creo que es lo que más les duele, porque es evidente que no le interesa su pueblo.

-También criticó la política de Trump de separar a las familias de inmigrantes y la decisión de salirse del consejo de DD.HH. de la ONU…

-Hay un cuerpo de convicciones que está orientado por el Presidente Piñera. Dijimos que lamentábamos el retiro de EE.UU. y eso lo diríamos con respecto de cualquier país. Sobre la separación de los niños y sus familias, fuimos el país sudamericano que dijo que ninguna política de regulación migratoria puede justificar la separación de los menores de sus padres. Y lo hicimos dentro del marco de una relación muy privilegiada con Estados Unidos. Entre países aliados y amigos también las cosas se dicen.

Chile sede de la Apec: “Nos pone en una vitrina y es fantástico, pero lo puedes hacer muy bien o más o menos. Es un reto”

-Chile será sede de la Apec en 2019. Se ha dicho que la equidad de género será uno de sus lineamientos. ¿Por qué se toma esa decisión?

-En las relaciones comerciales internacionales ya no basta que los productos sean buenos. Hay otros criterios, cómo se tratan las personas, al cosechador, el comercio justo, cómo se relacionan los chilenos entre sí, hombre y mujer, o con las minorías. Cómo se da la equidad de género, el respeto a los pueblos originarios. Todos estos elementos se pueden cumplir como requisitos, pero dado el desarrollo que tiene Chile, nosotros consideramos que hay mucho más que hacer en todo esto. Son retos que debemos enfrentar. La Apec nos pone en una vitrina y estar en una vitrina es fantástico, pero lo puedes hacer muy bien o más o menos, es un reto. Serán elementos centrales: regiones, pymes y género.

Mariela Herrera Muzio. EL LIBERO, 29-06-2018

Social

Video de la semana

Video Recomendado

Párroco: "Tenemos que mirar para adelante, decir que es la parroquia de Karadima es tendencioso"
Reabren la joya barroca de la Ópera del Margrave
Psiquiatra Marian Rojas Explica Que Es La Ideología De Genero
LA DEVOCION MARIANA DE UN SANTO

Humor

La joven milenial al enamorado que le propone matrimonio:
-Me encanta lo simple, pero no como marido.
--------------------------------------------
El político y economista francés Jean-Baptiste Colbert (1619-1683), confesaba que:
—El arte de los impuestos consiste en desplumar el ganso en orden a obtener el máximo de plumas con el mínimo de alaridos.
El jefe de gobierno de la Unión Soviética, Nikita Kruschov (1894-1971) decía:
—Cuando despellejes a tus contribuyentes, déjales algo de piel para que crezca de nuevo; así podrás hacerlo más veces.
-------------------------------------------------------