Temas & Noticias



DE INFELIZ MEMORIA

DE INFELIZ MEMORIA

DE INFELIZ MEMORIA

Lillian Calm escribe: “Autorizada por la Intendencia de Santiago de la época, hay quienes afirman testarudos que la amputación de la escultura no fue causada por la Fórmula E. En principio estoy totalmente de acuerdo. Sin embargo, fue directamente el producto de la mala maniobra de una grúa que retiraba parte de las estructuras levantadas para la Fórmula E. Si no hubiera habido Fórmula E no se habrían instalado ahí esas estructuras y esa grúa no habría tenido necesidad de desalojarlas. Ergo… es la Fórmula E la que dejó una infeliz memoria”.

Por fin hace unos días apareció en “El Mercurio” la crónica que esperaba desde hace meses sobre el proceso de restauración de la dañada obra de Rebeca Matte. El título lo decía todo: “Obra de Rebeca Matte dañada tras el paso de la Fórmula E cumple 145 días sin ser reparada”. Y, para colmo, se informaba que no la veremos como era (como era, pero reparada) hasta unos tantos más.

Leí incrédula: “El director del Museo de Bellas Artes, Roberto Farriol, espera que la escultura esté refaccionada para el aniversario de este recinto en SEPTIEMBRE”.

Perdonen si para algunos resulto monótona, pero febrero, marzo, abril, mayo, junio, julio, agosto y septiembre es demasiado para que la obra de la primera de nuestras escultoras se exhibiera rota, luego resguardada por una reja de gallinero y finalmente rodeada de unas tablas plagadas de graffiti. Así estuvo en el frontis del Palacio de Bellas Artes, emplazado en el Parque Forestal y que es considerado en el tiempo el primer museo de arte de Latinoamérica.

Por fin el sábado pasado la obra fue trasladada al taller del escultor Luis Montes, quien tiene a cargo su restauración en su taller de La Pintana.

Rebobino y me escandalizo con la impavidez de las autoridades. Es maravilloso, sin duda, que los fans de las carreras de autos cuenten, a domicilio, con una competencia internacional, ¿pero era necesario que esos monoplazas circularan por el centro de la ciudad? Es que quisieron compararnos, dicen, con Mónaco, París, Hong Kong y no sé qué otro lugar del mapamundi.

Autorizada por la Intendencia de Santiago de la época, hay quienes afirman testarudos que la amputación de la escultura no fue causada por la Fórmula E. En principio estoy totalmente de acuerdo. Sin embargo, fue directamente el producto de la mala maniobra de una grúa que retiraba parte de las estructuras levantadas para la Fórmula E. Si no hubiera habido Fórmula E no se habrían instalado ahí esas estructuras y esa grúa no habría tenido necesidad de desalojarlas. Ergo… es la Fórmula E la que dejó una infeliz memoria. (Otra cosa es que esa organización ahora financie a través de sus seguros la restauración. Es lo mínimo).

Sin embargo una escultura restaurada, por mucha pericia que tenga el escultor Montes, pasa a ser eso: una escultura restaurada. ¿Qué habría ocurrido si esto sucede en Europa y la maquinaria pesada le vuela un ala o un pie a una obra más que centenaria?

Me imagino que muchos veían en la escultura rodeada de paneles una instalación. El problema está en que vivimos en un mundo en que parece que hay habitantes para todo y, entre ellos, muchos ni siquiera han oído el nombre de Rebeca Matte, autora de esta monumental y cercenada escultura.

Por si acaso les recuerdo que murió en 1929, así que por eso ella no será quien repare su obra conocida como “Ícaro y Dédalo” y, también, como “Unidos en la Gloria y en la Muerte”. Desde ahora tendrá una tercera denominación: la obra reparada de Rebeca Matte.

Bisnieta de Andrés Bello, humanista y primer rector de la Universidad de Chile, estudió en Francia donde su padre representaba a nuestro país.

Con sus esculturas llegarían decisivas distinciones internacionales: Mención Honrosa en el Salón de París (1900), Primera Medalla en el Salón de Bellas Artes, Mención Honrosa en el Salón de París (1901), Tercera Medalla en la Exposición de Buffalo (EE.UU), Medalla única de la Academia de Bellas Artes de Florencia por la mejor escultura…

Fue la primera extranjera y la primera mujer en ser designada Profesora Honoraria de la Academia de Bellas Artes de Florencia. Además, el Gobierno de Italia le solicitó una escultura para el Palacio Pitti, donde se exponen obras de Rafael, Leonardo, Tiziano y Miguel Ángel, en tanto que otra de gran fuerza, “La Guerra”, se levantaría en un lugar de honor en el Palacio de La Paz, en La Haya, donde tiene su sede la Corte Internacional de Justicia. Fue un obsequio del Gobierno de Chile y llegó a La Haya en el último tren de carga que corrió libremente en Europa, antes de la declaración de la Primera Guerra Mundial, como relaté en una columna anterior.

Esa es la autora de la obra que se mutiló tras el paso de la Fórmula E, competencia en la que no solo corrieron monoplazas, sino en que, según se informó en su oportunidad, también corrió muchísimo, pero muchísimo dinero.

Post Scriptum: Paso todos los días por el frente del Bellas Artes y esta es la tercera columna que escribo sobre el tema. Me temo que no será la última.

Lillian Calm

Periodista

TEMAS Y NOTICIAS, 05-07-2018

Social

Para leer en familia



Ver mas artículos

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Reabren la joya barroca de la Ópera del Margrave
Psiquiatra Marian Rojas Explica Que Es La Ideología De Genero
LA DEVOCION MARIANA DE UN SANTO
Asombroso lo que hizo

Humor

Un conocido en apuros económicos acudió en busca de consejo a John D. Rockefeller sénior. Su problema era que un individuo que le debía cincuenta mil dólares se había ido a Constantinopla, y él no tenía ningún comprobante o reconocimiento de deuda que le permitiera exigir su pago. Rockefeller le aconsejó:

—Escríbale una carta reclamándole los cien mil dólares que le debe. Seguro que él le contestará diciéndole que está en un error, que no son cien mil, que sólo son cincuenta mil. Y así ya tendrá usted su reconocimiento de deuda.

-----------------------------------------------

Cuando Jean-Baptiste Colbert (1619-1683) se hizo cargo de las finanzas de Francia, hizo llamar a los principales hombres de negocios del reino. A fin de congraciarse con ellos y para ganar su confianza, les preguntó:

—Caballeros, que puedo hacer por ustedes.

—Le rogamos, señor —le contestaron todos a una—, que no haga nada. Déjenos que lo hagamos nosotros.

------------------------------------------------------------