Temas & Noticias



La maldición de ser campeón del mundo

La maldición de ser campeón del mundo

La maldición de ser campeón del mundo
junio 28

La eliminación de Alemania hizo que los jugadores españoles salieran más tarde a entrenar. Estaban en la residencia, viéndolo casi todos juntos, y cuando se consumó el desastre de la actual campeona, hubo comentarios de sorpresa y alguno con algo de revancha. «Nosotros al menos seguimos aquí», se oyó. Hubo quienes incluso sabían lo que estaban sintiendo en ese momento los alemanes. Gente como Silva, Iniesta, Busquets, Piqué, Ramos… Todos ellos estaban en Maracaná, en la derrota contra Chile que dejó fuera a España, otra campeona, en la fase de grupos. En realidad, lo que le ocurrió al equipo de Löw se ha convertido en una peligrosa tradición en este siglo XXI.

Las tres últimas campeonas del mundo, cuatro años después, han caído eliminadas a las primeras de cambio, sin alcanzar siquiera las eliminatorias. El estrepitoso desplome de Alemania en el Kazan Arena, cayendo de mala manera contra Corea del Sur, con la imagen de Neuer intentando regatear en campo contrario, completa una trilogía que difícilmente se repetirá en la historia del fútbol. Como en una secuencia maldita, Alemania es la tercera campeona del mundo seguida que cae en la siguiente cita nada más comenzar. Es más, a cuatro de las últimas cinco triunfadoras, cuatro de las cinco que defendían título en este siglo, les ha pasado.

Escarnio en Maracaná

Todo comienza en 2002 con Francia, vencedora en 1998. Los bleus se fueron para casa nada más empezar tras perder con Senegal, empatar con Uruguay y perder otra vez con Dinamarca. Luego llegó la excepción, Brasil, campeona en Japón y Corea, que resistió hasta cuartos de final, donde perdió con los galos precisamente. La saga, ya de forma consecutiva, la continuó Italia, vencedora en 2006 precisamente en territorio alemán ganándole la final a la Francia de Zinedine Zidane. Cuatro años más tarde, en Sudáfrica, en un grupo con Paraguay, Eslovaquia y Nueva Zelanda, la azzurra se fue a casa tras empatar con Paraguay y Nueva Zelanda y perder 3-2 con Eslovaquia. Quedó última de grupo.

Ahí, en Sudáfrica, España lograría su primer y único Mundial hasta la fecha imponiéndose a Holanda en la final con aquel gol de Iniesta. Pues bien, cuatro años más tarde, en la edición de 2014, Brasil, la que llegaba para defender el título se volvió a casa el sexto día de competición (en realidad, aguantó hasta el último partido, claro, pero ya estaba eliminada cuando había selecciones que sólo habían jugado un día). Perdió estrepitosamente frente a Holanda (1-5) en Salvador de Bahía y repitió escarnio con Chile (0-2) en Maracaná. El campeón sería Alemania en Río de Janeiro.

Retahíla del horror

Y claro, para no perder la costumbre, ahora Alemania acaba de completar la retahíla del horror. Perdió el primer partido con México y salvó las barbas en el último suspiro frente a Suecia con un gol maravilloso de Toni Kroos. Sólo debía ganar a Corea del Sur para salvar los muebles, pero fue incapaz y ha terminado en la lona de mala manera. Además de la curiosidad, lo visto este miércoles es un acontecimiento histórico: nunca Alemania había abandonado un Mundial en la primera fase. Sólo ha jugado 18.

En total, han sido seis los que, defendiendo título, cayeron en la primera ronda de la edición posterior. En el siglo XX, Italia no pudo contra Suecia en 1950. En Inglaterra 1966, fue Brasil quien cayó tras perder contra Portugal y Hungría.

TE PUEDE INTERESAR

Relacionados

índice

Alemania, vigente campeona, cae con estrépito en la fase de grupos. Sigue el camino que ya hicieron Italia en 2010 y España en 2014. En el siglo XXI, cuatro de las cinco defensoras del título fueron eliminadas a la primera. Sólo Brasil, que ganó en 2002, llegó hasta cuartos en 2006

La eliminación de Alemania hizo que los jugadores españoles salieran más tarde a entrenar. Estaban en la residencia, viéndolo casi todos juntos, y cuando se consumó el desastre de la actual campeona, hubo comentarios de sorpresa y alguno con algo de revancha. «Nosotros al menos seguimos aquí», se oyó. Hubo quienes incluso sabían lo que estaban sintiendo en ese momento los alemanes. Gente como Silva, Iniesta, Busquets, Piqué, Ramos… Todos ellos estaban en Maracaná, en la derrota contra Chile que dejó fuera a España, otra campeona, en la fase de grupos. En realidad, lo que le ocurrió al equipo de Löw se ha convertido en una peligrosa tradición en este siglo XXI.

Las tres últimas campeonas del mundo, cuatro años después, han caído eliminadas a las primeras de cambio, sin alcanzar siquiera las eliminatorias. El estrepitoso desplome de Alemania en el Kazan Arena, cayendo de mala manera contra Corea del Sur, con la imagen de Neuer intentando regatear en campo contrario, completa una trilogía que difícilmente se repetirá en la historia del fútbol. Como en una secuencia maldita, Alemania es la tercera campeona del mundo seguida que cae en la siguiente cita nada más comenzar. Es más, a cuatro de las últimas cinco triunfadoras, cuatro de las cinco que defendían título en este siglo, les ha pasado.

Escarnio en Maracaná

Todo comienza en 2002 con Francia, vencedora en 1998. Los bleus se fueron para casa nada más empezar tras perder con Senegal, empatar con Uruguay y perder otra vez con Dinamarca. Luego llegó la excepción, Brasil, campeona en Japón y Corea, que resistió hasta cuartos de final, donde perdió con los galos precisamente. La saga, ya de forma consecutiva, la continuó Italia, vencedora en 2006 precisamente en territorio alemán ganándole la final a la Francia de Zinedine Zidane. Cuatro años más tarde, en Sudáfrica, en un grupo con Paraguay, Eslovaquia y Nueva Zelanda, la azzurra se fue a casa tras empatar con Paraguay y Nueva Zelanda y perder 3-2 con Eslovaquia. Quedó última de grupo.

Ahí, en Sudáfrica, España lograría su primer y único Mundial hasta la fecha imponiéndose a Holanda en la final con aquel gol de Iniesta. Pues bien, cuatro años más tarde, en la edición de 2014, Brasil, la que llegaba para defender el título se volvió a casa el sexto día de competición (en realidad, aguantó hasta el último partido, claro, pero ya estaba eliminada cuando había selecciones que sólo habían jugado un día). Perdió estrepitosamente frente a Holanda (1-5) en Salvador de Bahía y repitió escarnio con Chile (0-2) en Maracaná. El campeón sería Alemania en Río de Janeiro.

Retahíla del horror

Y claro, para no perder la costumbre, ahora Alemania acaba de completar la retahíla del horror. Perdió el primer partido con México y salvó las barbas en el último suspiro frente a Suecia con un gol maravilloso de Toni Kroos. Sólo debía ganar a Corea del Sur para salvar los muebles, pero fue incapaz y ha terminado en la lona de mala manera. Además de la curiosidad, lo visto este miércoles es un acontecimiento histórico: nunca Alemania había abandonado un Mundial en la primera fase. Sólo ha jugado 18.

En total, han sido seis los que, defendiendo título, cayeron en la primera ronda de la edición posterior. En el siglo XX, Italia no pudo contra Suecia en 1950. En Inglaterra 1966, fue Brasil quien cayó tras perder contra Portugal y Hungría.

Eduardo Castelao, enviado especial, Krasnodar

EL MUNDO, España, 27-06-2018

Social

0 Comentarios

Sin comentarios!

No hay comentarios por el momento ¿Quieres agregar uno?.

Escribe un comentario

Escribe un comentario

Para leer en familia



Ver mas artículos

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Psiquiatra Marian Rojas Explica Que Es La Ideología De Genero
LA DEVOCION MARIANA DE UN SANTO
Asombroso lo que hizo
Intervención Cerro San Cristóbal

Humor

Al desembarcar en África durante una de sus campañas, Julio Cesar tropezó y cayó al suelo al descender del barco. Pensando que los soldados podrían ver en la caída un signo de mala suerte, hizo como si esta fuera voluntaria y besando el suelo exclamó: ¡África, por fin te tengo!

-------------------------------------------

En la Francia prerrevolucionaria el tuteo se consideraba una impertinencia grosera. Con la Revolución, cambiaron las costumbres y a partir de 1793 el tuteo se hizo obligatorio en la administración pública por considerarlo un gesto de fraternidad universal. Pero la moda solo duró un año, hasta la caída de Robespierre.

--------------------------------------------------------