Temas & Noticias



Barcelona trata los viejos adoquines como un tesoro

Barcelona trata los viejos adoquines como un tesoro

Barcelona trata los viejos adoquines como un tesoro
junio 14

El empedrado que ha exhumado las obras en la calle Pere IV habla de los tiempos en que esta vía era el cordón umbilical del Maresme

 

Bajo los adoquines está la playa, decían los manifestantes en París en Mayo del 68. Y bajo la calzada están los adoquines, dicen ahora los vecinos del Besòs i el Maresme, en el distrito de Sant Martí. Las obras de reurbanización del tramo final de la calle Pere IV, junto a la rambla Prim, han exhumado restos de los raíles del tranvía de la línea 43 y adoquines de la histórica carretera de Mataró, durante siglos una de las principales vías de entrada y salida de la ciudad y el cordón umbilical entre Barcelona y el Maresme.

El Ayuntamiento ha ordenado la cuidadosa retirada de los adoquines. La empresa Barcelona d’Infraestructures Municipals (Bimsa) trata como un tesoro las piezas, que se embalan y trasladan a un depósito municipal. El almacén del Museu d’Història de Barcelona (Muhba) en la Zona Franca, donde se preservan restos de la cimentación original del mercado de Santa Caterina, también custodia empedrados exhumados a raíz de otras reurbanizaciones. Gracias a estas prevenciones, las piedras se pudieron reutilizar en lugares donde el presente y el pasado dialogan, como en los alrededores del Born Centre de Cultura i Memòria.

LA VANGUARDIA, Barcelona, 05-06-2018

Para leer en familia



Ver mas artículos

Video de la semana

Video Recomendado












Humor

El escritor francés Jean Lorrain, célebre en su época, no podía ver al pintor Henri de Toulouse-Lautrec (1864-1901). Durante una discusión le gritó:

—¿Usted me toma por imbécil?

—En absoluto, pero puedo equivocarme —le respondió Toulouse-Lautrec.

---------------------------------------

Alejandro Dumas, padre, contaba con un equipo de escritores fantasmas que le ayudaban a escribir sus novelas. Sólo así pudo publicar tanto en tan poco tiempo. Se cuenta que un día que se encontraron Dumas padre e hijo, el primero preguntó:

—¿Has leído, hijo, mi última novela?

—No, padre. ¿Y tú?

---------------------------------------