Temas & Noticias



Mentiras en la red

Mentiras en la red

Mentiras en la red

«Con sus altos estándares, el periodismo de calidad contrarresta la suspicacia con que se leen informaciones que circulan en la red».

 

Cuando Donald Trump quiere enviar un mensaje, no necesita ni de su equipo de prensa ni de los grandes medios de comunicación. Simplemente envía un tuit. Muchas veces deja tambaleándose tanto a sus «enemigos» como a sus asesores.

Ese tipo de mensajes es todo un desafío para los medios de comunicación tradicionales. No basta con haberse subido a la red, tener sus páginas web o que estén más o menos integrados digitalmente. Hoy, el reto es mayúsculo. Cualquier ciudadano es un reportero y los políticos se comunican directamente con sus audiencias.

No cabe duda de que es un triunfo de la libertad de expresión y del «empoderamiento» ciudadano. Pero la otra cara de esa moneda es la manipulación de informaciones y el auge de las «noticias falsas» con motivaciones políticas que circulan en la web. Estas están en el centro del debate sobre los efectos que pueden tener en los sistemas políticos y en la estabilidad de las democracias. No se trata de casos hipotéticos, habrían afectado las elecciones norteamericanas y francesas, y el Brexit.

Los dardos apuntan a los servicios de seguridad rusos, con su ejército de cibernautas dispuestos a plantar mensajes falsos o robar informaciones privadas. Ahí está la investigación de la «trama rusa» que sigue el fiscal Mueller en Estados Unidos, tan denostado por Trump, quien lo acaba de llamar -en un tuit, por supuesto- «malhumorado demócrata… que trabaja en la cacería de brujas rusas». Una fake news en sí misma, pues el fiscal es republicano.

Esto de las «noticias falsas» o desinformación, más correctamente, siempre ha existido, pero en la red adquiere otra dimensión, y por eso algunos gobiernos tratan de establecer reglas para que las plataformas tipo Google o Facebook controlen los mensajes.

¿Se deben regular los contenidos de la red para evitar la falsificación de noticias, aun a riesgo de coartar la libre expresión? Este es el gran debate actual, y cobra mayor sentido cuando se sabe que los regímenes autoritarios -sea Venezuela o Turquía- se aprovechan del repudio a la desinformación para desprestigiar a la prensa independiente, sancionar medios y encarcelar periodistas.

La Unión Europea desistió hace poco de elaborar regulaciones vinculantes, precisamente por ese motivo, pero instó a las empresas a hacer sus propios códigos de buenas prácticas, disminuir las ganancias de los productores de noticias mentirosas e «intensificar los esfuerzos para cerrar la cuentas falsas». Además, apoyarán organizaciones de chequeos de datos. En julio estaría listo un código de prácticas para la desinformación, y si las empresas no tienen «resultados cuantificables» para octubre, la UE elaboraría reglas para controlar contenidos.

¿Bastará con los códigos de buenas prácticas? ¿Será conveniente dejar que las empresas decidan qué contenidos circulan? ¿Sirve el chequeo de datos para terminar con las mentiras en la red?

Con sus altos estándares, el periodismo de calidad contrarresta la suspicacia con que se leen informaciones que circulan en la red.

Columna de Tamara Avetikian. EL MERCURIO, 04-06-2018

Video de la semana

Para mi, lo mejor de la pintura Impresionista

Video Recomendado

Guadalupe Ortiz de Landázuri

KATICA ILLÉNYI theremin - O sole mio




Humor

Se cuenta que durante una cacería, el rey Alfonso XIII decidió permanecer un rato sentado a la sombra de un árbol para así poder descansar un poco, mientras sus compañeros de la partida de caza continuaron con la actividad.

Poco después se paró frente a él un campesino que estaba de paso, quien le preguntó al monarca si era verdad que por allí andaba el rey y de ser afirmativo le podía indicar quién era, pues le gustaría conocerlo personalmente.

Alfonso XIII se incorporó y pidió a aquel hombre que lo acompañara hasta donde se encontraba el resto de cazadores de la montería y podría averiguar quién era el rey porque todos los presentes estarían con sus cabezas descubiertas menos él.

Al alcanzar al resto de la partida, todos se descubrieron ante el rey a excepción del campesino.

-«Ahora ya sabe usted quién es el rey» comentó Alfonso XIII

A lo que el hombre contestó:

-«Una de dos. O es usted o soy yo, porque somos los únicos que seguimos con el sombrero puesto»

----------------------------------------------------

El 8 de octubre de 1881, durante la inauguración de la línea férrea que unía las capitales de Madrid y Lisboa, con paso por Cáceres, el rey Alfonso XII tuvo un despiste a la hora de pronunciar unas palabras, en las que vitoreó a la ciudad de Cáceres.

Rápidamente fue advertido de su error, ya que no era ciudad sino villa, a lo que el monarca muy digno contestó:

«Pues desde hoy es ciudad»

Y así fue, ya que pocos meses después, el 9 de febrero de 1882, Alfonso XII ratifico sus palabras y nombró oficialmente ciudad a la hasta entonces villa de Cáceres.

---------------------------------------------------