Temas & Noticias



Política Exterior: Redefiniendo coordenadas

Política Exterior: Redefiniendo coordenadas

Política Exterior: Redefiniendo coordenadas

Roberto Ampuero Espinoza: “…Chile comparte la convicción de que nuestra región debe tener ‘una sola voz’. Sin embargo, la fractura ideológica actual ha obstaculizado, cuando no paralizado, el multilateralismo regional. Ejemplo de ello es Unasur…”.

La política exterior se desenvuelve en un espacio marcado por dos elementos clave: uno, que nos recuerda el principio de Heisenberg, es la incertidumbre; el segundo, es el cambio en la distribución de poder en el escenario internacional, proceso que esperamos sea pacífico, para evitar caer en la llamada trampa de Tucídides.

Las turbulencias internacionales no nos son indiferentes. Como país de ingreso medio, Chile requiere de un escenario estable, abierto al libre comercio y con un multilateralismo eficiente.

Nuestra política exterior tiene una base institucional sólida, sobre la cual se erige como política de Estado. Esto es un intangible que vamos a seguir cultivando; sin embargo, para adaptarnos eficazmente a un escenario en evolución, debemos impulsar una combinación de variables de continuidad y cambio. Esto implica redefinir coordenadas.

La continuidad descansa en un amplio consenso nacional sobre los principios que orientan nuestro comportamiento externo: respeto al derecho internacional, solución pacífica de controversias, promoción de la democracia y protección de los derechos humanos, defensa del multilateralismo y de la cooperación.

Pero también hay cambio, que implica énfasis distintos. Vamos a desarrollar una política exterior más desacoplada de la contingencia, que se prospecte al futuro de manera estratégica, alineada con las necesidades de desarrollo del país y que anticipe oportunidades y riesgos que enfrentamos como economía abierta al mundo. Consolidaremos nuestro liderazgo en la defensa de la democracia y los derechos humanos y profundizaremos la integración basada en el libre comercio, valores que ya son parte del acervo regional. Llevaremos adelante una diplomacia de acuerdos, pero también de resultados concretos en beneficio de la población.

Sobre esta base, empezamos por seguir fortaleciendo nuestra presencia en América Latina y el Caribe, abordando las reales urgencias de nuestra región y hablando claro. En estas primeras siete semanas de gobierno del Presidente Sebastián Piñera, participamos en la VIII Cumbre de las Américas, ocasión en la que asumimos el Compromiso de Lima, con el objetivo de enfrentar con decisión la corrupción en el hemisferio; nos reunimos con el canciller Loizaga, para ampliar nuestra relación y reafirmar nuestra apertura con Paraguay; llamamos al diálogo en Nicaragua, junto con cinco países de la región; estamos impulsando acuerdos de gran envergadura con Argentina y Brasil, que hoy abren el camino para una real integración entre el Pacífico y el Atlántico. En los próximos días asistiremos a la ceremonia de cambio de mando presidencial de Costa Rica, oportunidad en la que sostendremos encuentros con otros cancilleres centroamericanos, haremos una visita de trabajo a Estados Unidos y participaremos en una nueva reunión del Grupo de Lima.

Tras esta apretada síntesis, me detendré en dos coordenadas clave. Chile comparte la convicción de que nuestra región debe tener “una sola voz”. Sin embargo, la fractura ideológica actual ha obstaculizado, cuando no paralizado, el multilateralismo regional. Ejemplo de ello es Unasur, organismo que tiene un costo de $478 millones anuales para Chile. Por esto, en conjunto con otros cinco países -con los que financiamos el 80% de su presupuesto-, hemos suspendido nuestra participación. Esta decisión colectiva consolida una nueva sintonía regional y es una demostración concreta de nuestra responsabilidad con los recursos públicos.

En segundo término, hemos sido activos impulsores de una migración responsable, que debió haberse implementado hace tiempo. Hemos participado en la elaboración del proyecto de reforma migratoria, que introduce cambios que están en línea con el Pacto Global de Migraciones, discutido en Naciones Unidas.

Hoy nuestros consulados están implementando en terreno las medidas de esta reforma, que favorece de manera importante a personas de la región, recogiendo especialmente las necesidades de ciudadanos haitianos y venezolanos, en sintonía con los valores fundamentales de nuestra política exterior. La reforma ha producido un aumento sustancial de solicitudes de visas, por lo que oportunamente reforzamos nuestros consulados y hoy gestionamos adecuadamente la mayor demanda de visados.

Estos cambios de énfasis son consistentes con los principios de nuestra política exterior y, a la vez, se hacen cargo de una necesidad clave del momento que vivimos: cómo impulsar una Cancillería con rostro humano, a través de una política exterior que escucha y atiende las necesidades de las personas.

Roberto Ampuero Espinoza, Ministro de Relaciones Exteriores

EL MERCURIO, 06-05-2018

Social

Video de la semana

Video Recomendado

Párroco: "Tenemos que mirar para adelante, decir que es la parroquia de Karadima es tendencioso"
Reabren la joya barroca de la Ópera del Margrave
Psiquiatra Marian Rojas Explica Que Es La Ideología De Genero
LA DEVOCION MARIANA DE UN SANTO

Humor

Durante un viaje en avión a Chicago, un amigo del multimillonario Philip Knight Wrigley (1894-1977) le preguntó que por qué seguía promocionando los chicles que fabricaba su empresa si esta ya era la más exitosa de todos los tiempos en todo el mundo. Wrigley le respondió:

—Por la misma razón que el piloto de este avión deja los motores en marcha cuando ya estamos en el aire.

----------------------------------------------------------

Al devolver un original no solicitado a un autor novel, el sabio estadounidense Samuel Johnson (1709-1784), sin más miramientos, le dijo:

—Su manuscrito es a la vez bueno y original; pero la parte que es buena no es original, y la parte que es original no es buena.

-----------------------------------------------------