Temas & Noticias



Mi hijo tiene autismo y cada día es el Día de la Madre, aunque no me felicite

Mi hijo tiene autismo y cada día es el Día de la Madre, aunque no me felicite

Mi hijo tiene autismo y cada día es el Día de la Madre, aunque no  me felicite
mayo 09

Cuando te conviertes en madre no tienes ni la más mínima idea de todo lo que implica. Es felicidad, amor, ilusión… Y también miedo, muchísimo miedo. Miedo por todo, por su salud, por su educación, por su felicidad… Y no para. Los miedos crecen igual que ellos.

 

El día que nos confirmaron el diagnóstico nuestros miedos se multiplicaron exponencialmente: qué terapias serían las más adecuadas para seguir; cuántas horas serían necesarias, no serían muchas, no serían pocas; a qué colegio ir; Aula TEA o educación con apoyos; educación especial no, ¿no?… Y para sumarle más agobio el mantra que se repite hasta en sueños de que los primeros años son fundamentales y que hay que aprovechar cada minuto para explotar sus capacidades al máximo.

La presión es mucha, muchísima. Y el precioso hijo que tenías hasta ahora deja de serlo para ser tu precioso hijo con TEA. Me ha costado mucho y todavía sigo avanzando en dejar de ver todo a través del prisma del autismo. Cuando te dan el diagnóstico lo relacionas todo con el autismo hasta que empiezas a darte cuenta de que muchas de las cosas que hace, las hace simplemente porque es un niño, el mismo niño del que te despediste el día del diagnóstico. Es el mismo pero con unas capacidades y dificultades diferentes. Ese niño sigue ahí y es todavía más único y especial.

Entonces es cuando cada pequeñísimo logro es un regalo enorme y todos los días son el Día de la Madre. Porque una sola sonrisa te ilumina el alma. El simple hecho de que te mire a los ojos es un privilegio. Una palabra es música y da igual que ni siquiera la pronuncie bien: cada “mamá” es la mejor caricia.

No importa que hoy no me felicite y me diga que me quiere. Él me sonríe y me pide un beso, algo impensable hace poco. A lo mejor con el tiempo… o a lo mejor simplemente sigue sonriendo cada vez que me ve y eso es mucho más de lo que necesito.

EL ESPAÑOL, España, 06-05-2018

Social

Para leer en familia



Ver mas artículos

Video de la semana

Video Recomendado




JUAN PABLO II
Párroco: "Tenemos que mirar para adelante, decir que es la parroquia de Karadima es tendencioso"
Reabren la joya barroca de la Ópera del Margrave

Humor

Detrás de esa aura de inviolable dignidad y severidad de la reina Isabel II, se esconde su alma de bromista implacable y desconcertante.

La actriz Sheila Hancock recuerda que cuando fue invitada al Palacio de Buckingham, pisó a uno de los perros de la reina.

-“Me sentí mortificada y le ofrecí disculpas a la reina, pero ella contestó, sin que se le moviera un párpado:

- ‘Es su culpa (de la mascota), por ser del mismo color de la alfombra’

---------------------------

Durante una visita a una exposición de pinturas de Lucien Freud, Isabel se detuvo frente a sus característicos desnudos. El curador de la muestra le preguntó:

- “¿No fue usted pintada por Freud?”

- “Sí, pero no como a ellos”, contestó la Reina, muy seria.

--------------------------------------------------------