Temas & Noticias



LA SUBVERSIVA PEPPA PIG

LA SUBVERSIVA PEPPA PIG

LA SUBVERSIVA PEPPA PIG

Lillian Calm escribe: “Afortunadamente en Chile no se ha llegado a esa beatería y aquí nuestros niños pueden seguir viendo las aventuras de Peppa, que es muchísimo más inofensiva que tanta mugre que ofrece nuestra televisión”.

Cuando los grandes, por fin, han comenzado a reunirse en las llamadas cumbres, y las dos Coreas, Estados Unidos, China y Rusia tienen al mundo expectante, hay un ser que ha sido borrado de un plumazo en una cierta latitud, acusándosele al mismo tiempo de exceso de figuración. Se trata de Peppa Pig, la para algunos inocente chanchita, que con sus aventuras atrae la atención de los más chicos.

China la ha censurado enérgicamente y, según informaciones fidedignas, incluso hay episodios suyos que han sido retirados de internet por considerársela nada menos que un “ícono subversivo”.

En Occidente no es para tanto. La cerdita es más bien benigna, aunque algunos padres le reprochen que como protagonista de esos minutos en que acapara la atención del público infantil sea más bien mimada y, además, que tenga a un hermano excesivamente llorón.

Pero esta no es la única arremetida que en cuanto a series infantiles patrocina la República Popular China. Antes de la chancha fue un oso: el inofensivo Winnie the Pooh. Entonces hasta diarios del mundo de reconocida influencia informaron o más bien ironizaron sobre el tema.

Stephen Mc Donell, corresponsal en China de la BBC, explicó hace unos meses que el osito había sido bloqueado en las redes sociales porque hubo quien lo comparó con el presidente chino Xi Jinping. Así cuando este saludó nada de cómodo, por las diferencias que han tenido, al primer ministro japonés Shinzo Abe, se lo comparó con Winnie the Pooh saludando al  burrito Eeyore, y las dos imágenes se mostraron una al lado de la otra. Dicen también que cuando Xi Jinping asomó la cabeza por el techo de su limusina para inspeccionar las tropas de su país, en las redes sociales apareció un Winnie the Pooh sentado en un descapotable de juguete.

Anécdotas hay muchas, pero lo cierto es que ya hace por lo menos un quinquenio que Winnie -cuyo origen más remoto se encuentra en Canadá- fue vetado en China por primera vez. Y ahora es el turno de una británica: Peppa. Y no por chanchita, sino por subversiva.

Según informó la agencia France Presse, “las críticas hacia la serie animada se enmarcan en una ola de represión lanzada por el régimen comunista para liberar a internet de todo contenido que se desvíe de los ‘valores centrales del socialismo’”.

Afortunadamente en Chile no se ha llegado a esa beatería y aquí nuestros niños pueden seguir viendo las aventuras de Peppa, que es muchísimo más inofensiva que tanta mugre que ofrece nuestra televisión. Porque, en fin, que ella sea así o asá, y su hermano llorón, no puede compararse con espectáculos que se exhiben a las cuatro de la tarde y que no son ni siquiera para trasnoche.

Sin embargo hay más: los chinos arguyeron que Peppa puede “perjudicar la moral de la sociedad”. El problema está en que Peppa alcanzó demasiados adeptos (parece que más que los jerarcas).

Como puntualiza el diario “El Mundo” de España, Peppa Pig, que llegó a China en los años 2000, se hizo tremendamente popular gracias a los capítulos doblados al mandarín.

Ese fervor se intensificó a finales de 2017 entre un público de jóvenes adultos. El “Global Times” -tabloide chino que pertenece al Diario del Pueblo- llegó a denunciar lo que define como un pecado anti-revolucionario: una adicción entre algunos niños que los lleva a “gruñir y saltar en los charcos” (!)

Ese diario llegó a considerar a la cerdita como imagen de una subcultura entre una  juventud “hostil a los valores de la cultura dominante” y, a la vez, “a menudo poco educada, ociosa y sin trabajo estable”, que se encuentra “en las antípodas de la juventud que desea cultivar el Partido (Comunista, se entiende)”.

Yo creo que el quid está en que la cerdita no está inscrita en el Partido. Habría que averiguar si como invención británica que es, ya ha tomado otra opción y se ha querido afiliar al Labour Party. Es lo más probable.

Lillian Calm

Periodista

TEMAS Y NOTICIAS, 10-05-2018

 

Social

Para leer en familia



Ver mas artículos

Video de la semana

Video Recomendado




JUAN PABLO II
Párroco: "Tenemos que mirar para adelante, decir que es la parroquia de Karadima es tendencioso"
Reabren la joya barroca de la Ópera del Margrave

Humor

Detrás de esa aura de inviolable dignidad y severidad de la reina Isabel II, se esconde su alma de bromista implacable y desconcertante.

La actriz Sheila Hancock recuerda que cuando fue invitada al Palacio de Buckingham, pisó a uno de los perros de la reina.

-“Me sentí mortificada y le ofrecí disculpas a la reina, pero ella contestó, sin que se le moviera un párpado:

- ‘Es su culpa (de la mascota), por ser del mismo color de la alfombra’

---------------------------

Durante una visita a una exposición de pinturas de Lucien Freud, Isabel se detuvo frente a sus característicos desnudos. El curador de la muestra le preguntó:

- “¿No fue usted pintada por Freud?”

- “Sí, pero no como a ellos”, contestó la Reina, muy seria.

--------------------------------------------------------