Temas & Noticias



La frialdad de Rueda en su primer análisis de la Roja

La frialdad de Rueda en su primer análisis de la Roja

La frialdad de Rueda en su primer análisis de la Roja
marzo 01

El técnico de la selección chilena realizó una detallada exposición sobre las causas de la eliminación de Chile a Rusia 2018 y de cómo será su trabajo de cara al nuevo proceso que se inicia el 24 de marzo con el partido ante Suecia en Estocolmo. Sobre las concentraciones, el colombiano fue muy claro: “Los días libres no existen”.

Reinaldo Rueda citó a su primera conferencia de prensa oficial luego de llevar más de un mes como entrenador de la selección chilena. El objetivo era hablar sobre el primer desafío que tendrá con la Roja en los amistosos en Europa ante Suecia y Dinamarca del 24 y 27 de marzo, y de la gira a Europa y México donde conoció a los jugadores.

Sin embargo, el técnico colombiano sorprendió al realizar un completo y muy estudiado análisis de por qué finalmente la Selección no logró su objetivo final, que era clasificar al Mundial de Rusia. Con toda tranquilidad y sin ánimo de polemizar, Rueda mostró bastante conocimiento del último proceso pre mundialista.

Creo que el exceso de confianza perjudicó a los jugadores”, señaló Rueda. Y reconoció que en su visita hizo un llamado a cada uno de los seleccionados a realizar “un examen de confianza” al respecto. “Yo los invité a este examen de conciencia y a considerar que un exceso de confianza quizás los traicionó”.

Esa confianza extrema llevó a que los mismos jugadores que venían con la carga de las clasificatorias, disputaran la Copa Confederaciones de Rusia, y luego retomaran el camino rumbo al Mundial, con poco descanso entremedio. “Quizás Chile hubiese clasificado al Mundial si la planificación estratégica hubiese sido otra, quizás si llevaba una selección sub 23 a la Copa Confederaciones clasificaba al Mundial y yo no estaría acá”. Agregó que “el desgaste de ese torneo perjudicó a la selección. La Roja lo pagó en los partidos decisivos. Juan Antonio Pizzi quiso que muchos descansaran y no fueran a la Confederaciones, pero los jugadores quisieron ir para intentar ganarla. Y eso los mató”.

Y continuó con su análisis: “Eso pudo haber pasado con muchos jugadores de Chile. Porque no tuvieron vacaciones, no se desconectaron mentalmente, no iniciaron bien las pre temporadas con sus clubes, y eso lo pagó la selección en sus partidos decisivos, contra Paraguay y contra Bolivia”.

Reinaldo Rueda no tuvo problemas en ser autorreferente y mencionó una situación similar que vivió en el año 2009: “Yo lo hice con Honduras, cuando presenté una selección Sub 23 en una Copa de Oro, y pese a todos los reclamos de los organizadores, luego de ese torneo, con el equipo estelar logramos clasificar al Mundial de Sudáfrica. En cambio, Costa Rica, que llevó sus titulares a la Copa de Oro, no llegó al Mundial, ya que los jugadores no tuvieron vacaciones, ni pre temporada”.

El viaje a México y Europa

Durante Febrero, Reinaldo Rueda realizó su primera gira para conocer a los habituales y potenciales seleccionados. En Europa se reunió con 11 jugadores y luego México, lo hizo con otros 16 futbolistas. En la conferencia de este martes, se explayó sobre algunos de esos encuentros, en especial el que sostuvo con el volante Marcelo Díaz, quien fuera marginado por Pizzi de los últimos partidos de las clasificatorias, luego del infortunio que protagonizó en la final de la Copa Sudamericana y también en Bolivia. “Interesantísimo el tema con Marcelo”, respondió Rueda. “Primero por su madurez, capacidad, inteligencia de juego. Aparte de su vocación, ya quiero formarse como entrenador”. Y respaldó el regreso del ex jugador de la Universidad de Chile, a la Roja: “A medida que Marcelo Díaz mantenga su nivel, estará. Compartimos lo que vivió en la Copa Confederaciones, lo fortaleció, lo ha asimilado”.

El técnico de la Roja, también habló sobre el lío que protagonizó Arturo Vidal con Claudio Bravo, luego de la eliminación del Mundial. Reconoció que con ambos jugadores habló de este impasse, y también reflexionó al respecto: “No es fácil entender el tema de Vidal y Bravo, son dos jugadores que se quieren, se admiran y se respetan. Ellos quieren seguir en la selección, eso no será problema. El suceso de Vidal y Bravo no lo conversé sólo con ellos, lo hice además con los otros jugadores del grupo”.

Y en relación al capitán, Rueda manifestó que Bravo sigue asumiendo su liderazgo y que sigue siendo respetado por el resto de los jugadores, “se ha renovado psicológicamente, quiere seguir liderando y todo dependerá que estos tres años sean buenos para él en su continuidad, nivel y salud”.

Finalmente, Reinaldo Rueda fue bastante claro a la hora de hablar de la disciplina, un tema tan recurrente en nuestra selección chilena: “Quizás habrá espacios para compartir con las familias, momentos libres, pero los días libres en la selección no existen. El tiempo que disponemos son 72 horas antes de cada partido, y hay que aprovecharlo al máximo en la concentración, en la recuperación de los jugadores y en la preparación de los partidos. Van a ver momentos de espacios libre, horas libres quizás, pero no días libres”.

Nicolás González S. EL LIBERO, 28-02-2018

Social

Para leer en familia



Ver mas artículos

Video de la semana

Video Recomendado



JUAN PABLO II
Párroco: "Tenemos que mirar para adelante, decir que es la parroquia de Karadima es tendencioso"
Reabren la joya barroca de la Ópera del Margrave
Psiquiatra Marian Rojas Explica Que Es La Ideología De Genero

Humor

Durante un viaje en avión a Chicago, un amigo del multimillonario Philip Knight Wrigley (1894-1977) le preguntó que por qué seguía publicitando los chicles que fabricaba su empresa si esta ya era la más exitosa en todo el mundo. Wrigley le respondió:

—Por la misma razón que el piloto de este avión deja los motores en marcha cuando ya estamos en el aire.

------------------------------------

El rey español Felipe IV (1605-1665) le pidió al escritor Francisco de Quevedo (1580-1645) que improvisara una cuarteta.

—Dadme pie —le dijo Quevedo.

El rey, creyendo hacer una gracia, le alargó la pierna. Pero el escritor, que siempre fue de respuesta rápida e ingenio agudo, lejos de darse por vencido, improvisó, como le habían pedido, la siguiente cuarteta:

—En semejante postura / dais a entender, señor, / que yo soy el herrador / y vos la cabalgadura.

------------------------------------------------