Temas & Noticias



La forma del agua

La forma del agua

La forma del agua

Director: Guillermo del Toro. Guion: Guillermo del Toro, Vanessa Taylor. Intérpretes: Sally Hawkins, Michael Shannon, Richard Jenkins, Doug Jones, Michael Stuhlbarg, Octavia Spencer. 119 min. Adultos. (VXD)

En su mejor película hasta la fecha, se aprecian las constantes de este director de cuentos góticos que bebe en el cine de género de serie B. No tiene la hondura de sus compatriotas Iñárritu y Cuarón, y aplica una generosa dosis de mitomanía fílmica. Los estallidos de crudeza y sordidez aliñan todo y hacen que uno se pregunte qué complejos latentes hay en un creador que insiste en los mismos tics, pues dice haber hecho una cinta netamente autobiográfica. Con todo el respeto del mundo, al ver la película, tienes la intensa sensación de que más allá de la calidad de la puesta en escena y de la buena realización, hay una especie de reivindicación del fetichismo, maridado con un didactismo populista que reinterpreta la historia derribando mitos para poner en su lugar otros de nuevo cuño.

La historia de amor entre una limpiadora soltera y solitaria y muda que ya no cumple los 40, y un tritón andrógino confinado en unas instalaciones ultrasecretas del siniestro gobierno norteamericano de 1962 tiene momentos emotivos junto con otros de un sadismo brutal. Del Toro sigue en su laberinto maniqueo, con sus demonios y sus princesas en universos desencantados con un retrofuturismo que usa la magia tétrica-ternurista.

El año pasado una peliculita correcta, Moonlight, privó del Oscar a dos películas excelentes, La ciudad de las estrellas y Manchester frente al mar. Mala cosa esta de usar los premios para lanzar mensajes y hacer lobby. Del Toro es hábil y está subrayando las lecturas metafóricas de su cuento en clave sociopolítica. Un cuento de una calidad fílmica mejorable, donde todo es demasiado evidente y discursivo.

Alberto Fijo. ACEPRENSA, 14-02-2018

Social

Para leer en familia



Ver mas artículos

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Psiquiatra Marian Rojas Explica Que Es La Ideología De Genero
LA DEVOCION MARIANA DE UN SANTO
Asombroso lo que hizo
Intervención Cerro San Cristóbal

Humor

Doña María Manuela Kirkpatrick, condesa de Montijo, acudía a todos los actos sociales que se celebraban con el propósito de ‘colocar’ a sus hijas Francisca y Eugenia.

Durante una recepción en el Palacio del Elíseo, en 1849, el Presidente de la República Francesa, futuro Napoleón III, fijó sus ojos en su benjamina Eugenia, y quedó prendado de ella.

En un encuentro posterior, el maduro pretendiente quiso ir más allá con la joven, a la que llevaba 18 años de diferencia, y le preguntó cómo podría llegar hasta su alcoba. Sin inmutarse, Eugenia de Montijo contestó: -Por la Iglesia.

El 30 de enero de 1853, él ya convertido en Emperador de los franceses, Napoleón III y la bella española se casaron en la catedral de Notre Dame.

---------------------------------------------------------