Temas & Noticias



Descubren varias obras de arte del siglo XV escondidas en una pared en 1976

Descubren varias obras de arte del siglo XV escondidas en una pared en 1976

Descubren varias obras de arte del siglo XV escondidas en una pared en 1976
febrero 14

Los trabajos de reforma en la iglesia de San Miguel, en Villalón, han sacado a la luz tallas e imágenes del antiguo retablo del templo

 

Los trabajos de reforma en la iglesia de San Miguel, en Villalón, han sacado a la luz varias obras de arte del siglo XV. Se trata de una serie de tallas e imágenes del antiguo retablo del templo. Tal y como ha informado «El Norte de Castilla», las piezas estaban emparedadas junto al salón donde se celebra la catequesis, donde un albañil las descubrió «casualidad» mientras trabajaba en una de la paredes.

El hallazgo no ha sido una sorpresa para el párroco, Francisco Casas, ni para otro reducido grupo de vecinos de Villalón, ya que «se conocía» que estas obras de arte fueron retiradas en 1976, cuando se rehabilitó el retablo mayor, en teoría para preservar el patrimonio de posibles robos o actos vandálicos. «Aunque recurrir al emparedado de las obras puede significar que quien tomó la decisión no entendió las disposiciones del Concilio Vaticano II, lo que ha llevado al deterioro de piezas del siglo XV», explicó Casas al mismo diario.

Las piezas recuperadas serán catalogadas y analizadas para conocer su valor y posible restauración. Según Casas, la talla más moderna tiene una antigüedad de dos siglos, pero todas se encuentran en avanzado estado de deterioro porque no fueron protegidas.

ABC, España, 26-01-2018

Social

Video de la semana

Video Recomendado



JUAN PABLO II
Párroco: "Tenemos que mirar para adelante, decir que es la parroquia de Karadima es tendencioso"
Reabren la joya barroca de la Ópera del Margrave
Psiquiatra Marian Rojas Explica Que Es La Ideología De Genero

Humor

El escritor satírico español Luis Taboada (1848-1906) publicó en 1890 un tomo titulado Madrid en broma. A todos y cada uno de sus amigos y conocidos (que, dados su buen humor y su bondad, no eran pocos) les fue diciendo:

—Perdona, chico, si en mi libro te aludo un tanto así... descaradamente. No hay nada de mala intención.

El amigo, intrigado, compraba el libro y no veía en el alusión alguna a su persona. En pocos días se agotó la edición.

~ ~ ~