Temas & Noticias



Uno de cada 12 cristianos sufre persecución

Uno de cada 12 cristianos sufre persecución

Uno de cada 12 cristianos sufre persecución
enero 11

España es el segundo país europeo con más ataques a los templos

El cristianismo sigue siendo la religión más perseguida en el planeta. Uno de cada 12 cristianos en el mundo (215 millones) sufren persecución y un total de 3.066 han sido asesinados el año pasado por causas directamente relacionadas con su fe. La mayoría de estas muertes violentas se produjeron en Nigeria (2.000 aproximadamente).

Según la Lista Mundial de la Persecución 2018, presentada este miércoles por la asociación evangélica de apoyo a la iglesia perseguida Puertas Abiertas, Corea del Norte (94 puntos, en la foto) encabeza la lista por decimosexto año consecutivo de los 50 países donde los cristianos sufren mayor opresión por razón de su fe. Cerca de 300.000 cristianos sufren persecución bajo la dictadura comunista de Kim Jong Un.

«El cristianismo sigue considerándose como algo occidental y “hostil”. Los cristianos intentan ocultar su fe para evitar arrestos y ser enviados a campos de trabajo. La mayoría de los padres incluso evitan introducir a sus hijos en la fe cristiana por miedo a que se les escape algo si les preguntan por actividades cristianas», explicó el presidente de la asociación Puertas Abiertas España, Ted Blake, durante la presentación de este informe, cuya principal conclusión es «la tendencia al alza de la opresión y la violencia anticristiana en el mundo».

En el top diez de los países con más riesgos para vivir el cristianismo figuran también Afganistán (93 puntos), Somalia (91), Sudán (87), Pakistán (86), Eritrea (86), Libia (86), Irak (86) y Yemen (85). Pese a ocupar el quinto puesto, Pakistán es la región donde los cristianos sufren mayor brutalidad. Si sólo se tiene en cuenta el nivel de violencia, este país asiático ocupa el primer puesto. En 2017 fue la región donde más iglesias y propiedades eclesiales se destruyeron. Un total de 168. La mayor causa de la persecución es la opresión islámica. En 2016 se registraron en Pakistán 110 casos de cristianos detenidos y condenados sin juicio previo, 700 secuestros y 83 violaciones.

El estudio determina el nivel de persecución de cada país teniendo en cuenta la combinación de dos indicadores. Por un lado, la violencia y, por otro, la opresión que viven los cristianos en diferentes ámbitos de su vida –privada, familiar, social, nacional y eclesial–. Esto explica, según precisan los autores del informe, el hecho de que Nigeria, que ha sido el país con mayor número de cristianos asesinados por sus creencias religiosas (unos 2.000) ocupe el puesto 14 de la lista o que Pakistán ocupe el quinto pese a alcanzar la puntuación máxima de violencia anticristiana (16,7 puntos), seguido de Nigeria (16,5) y República Centroafricana (16,1).

«La violencia no lo es todo. La opresión tiene un impacto mayor y más duradero en la vida de las personas que la violencia. La opresión es la que consigue que las personas se vayan aislando y terminen por dejar su fe», alertó Blake.

El informe tilda además de «especialmente preocupante» la situación en Libia (86 puntos / Puesto nº7) y en India (81 puntos / Puesto nº11). Ambos países tienen 8 puntos más que en 2017. En el caso de India, esto se debe principalmente a la escalada cada vez más rápida del radicalismo hindú.

España, el segundo país europeo con más ataques

Los ataques a la libertad religiosa también aumentaron en España. En 2016 se registraron 208 agresiones contra este derecho fundamental, frente a los 187 del año anterior. En el 70 por ciento de los casos, la Iglesia católica fue el blanco, según recordó la directora de la Observatorio sobre libertad religiosa en España, María García, durante la presentación de este informe.

España es además el segundo país de Europa con más ataques a los templos después de Francia, según los datos del Observatorio de la Intolerancia y la Discriminación contra los Cristianos en Europa, con sede en Viena, que ha colaborado este año en la elaboración del informe de Puertas Abiertas. Este estudio señala que de los 101 ataques (profanación, vandalismo y quemas) a iglesias y otros edificios cristianos, 30 se dieron en España (segundo país de esta categoría tras los 41 ataques registrados en Francia).

«La libertad religiosa está amenazada, ya que crece el miedo a manifestar las propias creencias debido a los ataques contra los creyentes o contra los lugares de culto», subrayó García, quien advirtió de los riesgos del «laicismo agresivo impulsado por determinados partidos políticos» que «provoca que se margine la religión en la vida pública y se ridiculice a los creyentes».

ABC, España, 10-01-2018

Social

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Asombroso lo que hizo
Intervención Cerro San Cristóbal
Impresionantes Pinturas 3D del Artista Edgar Muller
La risa de Juan Pablo II

Humor

A comienzos de siglo XVIII reinó en Prusia un hombre muy temperamental. Federico Guillermo tenía la costumbre de pasear sin escolta por las calles de Berlín. Cuentan que cuando encontraba alguien que le desagradara, lo que ocurría con frecuencia, no dudaba en golpearlo con su bastón. Por esa razón cuando la gente lo veía a lo lejos, prudentemente huía lo más rápido posible.

En cierta ocasión, como de costumbre, el rey avanzaba golpeando el suelo con su bastón. Un berlinés, tomado por sorpresa, tratando de huir del monarca, se ocultó en un portal. Ahí lo sorprendió Federico Guillermo, y lo increpó de inmediato:

- Eh, tú, ¿A dónde vas?

El pobre hombre, que temblaba de miedo, le indicó con la cabeza una la puerta.

- ¿Vives ahí?, lo interrogó.

El hombre hizo un gesto de negación.

- ¿Es la casa de un amigo tuyo? Volvió a preguntar.

- No, Majestad.

El rey lo miró con sospecha,

-Entonces, ¿por qué entras en ella?

El hombre tuvo miedo de que se le considerara como ladrón, así que confesó:

- Lo hacía para evitar encontrarme con su Majestad. Federico Guillermo lo miró extrañado.

- ¿Y por qué quieres evitarme?

Bajando la vista, decidió decirle la verdad:

- Porque tengo miedo de su Majestad.

Al escuchar esto, Federico Guillermo montó en una de sus famosas rabietas. Agarró al infeliz por el cuello, lo sacudió violentamente, y lo increpó:

- ¿Cómo te atreves a tener miedo de mí? ¡Soy tu rey, así que tienes que amarme! ¡Ámame, desgraciado! ¡Te ordeno que me ames!

----------------------------------------------------------------