Temas & Noticias



UNAS PÁGINAS PARA ESTOS DÍAS

UNAS PÁGINAS PARA ESTOS DÍAS

UNAS PÁGINAS PARA ESTOS DÍAS

 

Lillian Calm escribe: “´¿Qué cristianos se apresuran hoy  cuando se trata de las cosas de Dios? Si algo merece prisa -tal vez esto quiere decirnos también tácitamente el evangelista- son precisamente las cosas de Dios’. Con esa frase, al menos yo, ya me siento interpelada”.

 

 

 Hay un libro que suelo reabrir en este tiempo. Más bien vuelvo a hurgar en sus páginas año a año, desde que fue publicado en castellano en 2012 y también en un mes de diciembre. Es parte de una trilogía y se titula “La infancia de Jesús”. Su autor, por ser quien es, aparece con sus dos nombres, ninguno de los cuales es seudónimo: Joseph Ratzinger y Benedicto XVI.

En este tiempo litúrgico pre Navidad, es decir en el Adviento, estas páginas interpelan. Tras narrar, con Lucas, que los pastores “fueron corriendo” a Belén, y de modo análogo que tras la Anunciación la Virgen María fue “de prisa” a ver a su prima Isabel, Benedicto pregunta:

 “¿Qué cristianos se apresuran hoy  cuando se trata de las cosas de Dios? Si algo merece prisa -tal vez esto quiere decirnos también tácitamente el evangelista- son precisamente las cosas de Dios”.

Con esa frase, al menos yo, ya me siento interpelada.

Y me detengo al azar en otro punto de este brevísimo libro de poco más de cien páginas, concretamente en una interrogante que, a la vez, es subtítulo: “¿Quiénes eran los ‘magos’?”.

Agrego otra pregunta: ¿Y la estrella?

Explica Joseph Ratzinger tras diferentes consideraciones:

“Al entrar en el mundo pagano, la fe cristiana debía volver a abordar la cuestión de las divinidades astrales. Por eso Pablo (san Pablo, claro está) insiste con vehemencia en sus cartas desde la cautividad a los Efesios y a los Colonenses que Cristo resucitado ha vencido a todo principado y poder del aire y domina a todo el universo”.

(Sin duda una reflexión profunda y a la vez maravillosa).

Y continúa: “También el relato de la estrella de los Magos está en esta línea: no es la estrella la que determina el destino del Niño, sino el Niño quien guía a la estrella. Si se quiere puede hablar de una especie de punto de inflexión antropológico: el hombre asumido por Dios -como se manifiesta aquí en el hijo unigénito- es más grande que todos los poderes del mundo material y vale más que el universo entero”.

El Papa emérito se detiene a avalar o a refutar teológica y académicamente, según sea el caso, a diversos autores, pero aquellos párrafos dedicados a Jesús niño, a la Virgen y a san José, a los Magos y a la Estrella son merecedores  de leerse y releerse antes de cada Navidad.

Y más aún de esta que es muy especial. Es la Navidad que estamos viviendo antes de ese otro Adviento, de ese antes de la venida del Papa Francisco, el sucesor inmediato del autor de este libro en el pontificado y, más que eso, el Vicario de Cristo.

¿A qué viene?  Nada menos que a vernos a nuestro país.

Por mi parte no tengo nada más que decir, salvo rogar por una feliz Navidad para todos los lectores de Temas y Noticias. Y, también, para sus no lectores.

Lillian Calm

Periodista

Temas y Noticias

 

Social

Video de la semana

Video Recomendado

Párroco: "Tenemos que mirar para adelante, decir que es la parroquia de Karadima es tendencioso"
Reabren la joya barroca de la Ópera del Margrave
Psiquiatra Marian Rojas Explica Que Es La Ideología De Genero
LA DEVOCION MARIANA DE UN SANTO

Humor

Durante un viaje en avión a Chicago, un amigo del multimillonario Philip Knight Wrigley (1894-1977) le preguntó que por qué seguía promocionando los chicles que fabricaba su empresa si esta ya era la más exitosa de todos los tiempos en todo el mundo. Wrigley le respondió:

—Por la misma razón que el piloto de este avión deja los motores en marcha cuando ya estamos en el aire.

----------------------------------------------------------

Al devolver un original no solicitado a un autor novel, el sabio estadounidense Samuel Johnson (1709-1784), sin más miramientos, le dijo:

—Su manuscrito es a la vez bueno y original; pero la parte que es buena no es original, y la parte que es original no es buena.

-----------------------------------------------------