Temas & Noticias



Impresionante intervención artística en el cerro San Cristóbal

Impresionante intervención artística en el cerro San Cristóbal

Impresionante intervención artística en el cerro San Cristóbal

La vigilia de la Inmaculada Concepción se celebró este año con un acto lumínico de desagravio por la aprobación de la ley del aborto en Chile

Los fieles que cada año celebran la víspera de la fiesta de la Inmaculada con una Misa  en el cerro San Cristóbal, este año se llevaron una gran sorpresa: La Virgen se vistió de rojo durante media hora. Fue una media hora de adoración al Santísimo colocado a los pies de la Inmaculada, oración silenciosa  en desagravio por la aprobación de la ley del aborto en Chile. (Ver video)

“Colocamos a tus pies, Señor, la vida humana…y con especial atención a aquellos niños no nacidos que serán próximamente abortados, serán descartados, rezó el Rector del Santuario, padre Carlos Godoy. Sabemos que en tu infinita misericordia esos niños estarán coronando el reino de los Cielos cantando sus alabanzas al Señor. (…) Que esa sangre derramada de tantos inocentes nos mueva a cada uno de nosotros a un compromiso mucho más decidido en defensa de la vida humana”.

san-cristobal

A las 23:00 horas se celebró la Santa Misa y al final un grupo de jóvenes portando antorchas acompañaron al Santísimo hasta los pies de la Virgen. En ese momento, la estatua de María se tiñó de rojo mientras sólo iluminaban la oscuridad las antorchas y  velas de los fieles.

san-cristobal

Terminada la Adoración al Santísimo, como un signo de esperanza en el Espíritu Santo que se manifiesta a través de María,  la imagen “se vistió” con los ropajes de sus distintas apariciones: Fátima, Guadalupe, y otras, para terminar vestida como se apareció  a Bernardita Soubirous en Lourdes, donde  se definió a sí misma como “la Inmaculada Concepción”.

san-cristobal

E.P. Temas&Noticias

Social

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Asombroso lo que hizo
Intervención Cerro San Cristóbal
Impresionantes Pinturas 3D del Artista Edgar Muller
La risa de Juan Pablo II

Humor

A comienzos de siglo XVIII reinó en Prusia un hombre muy temperamental. Federico Guillermo tenía la costumbre de pasear sin escolta por las calles de Berlín. Cuentan que cuando encontraba alguien que le desagradara, lo que ocurría con frecuencia, no dudaba en golpearlo con su bastón. Por esa razón cuando la gente lo veía a lo lejos, prudentemente huía lo más rápido posible.

En cierta ocasión, como de costumbre, el rey avanzaba golpeando el suelo con su bastón. Un berlinés, tomado por sorpresa, tratando de huir del monarca, se ocultó en un portal. Ahí lo sorprendió Federico Guillermo, y lo increpó de inmediato:

- Eh, tú, ¿A dónde vas?

El pobre hombre, que temblaba de miedo, le indicó con la cabeza una la puerta.

- ¿Vives ahí?, lo interrogó.

El hombre hizo un gesto de negación.

- ¿Es la casa de un amigo tuyo? Volvió a preguntar.

- No, Majestad.

El rey lo miró con sospecha,

-Entonces, ¿por qué entras en ella?

El hombre tuvo miedo de que se le considerara como ladrón, así que confesó:

- Lo hacía para evitar encontrarme con su Majestad. Federico Guillermo lo miró extrañado.

- ¿Y por qué quieres evitarme?

Bajando la vista, decidió decirle la verdad:

- Porque tengo miedo de su Majestad.

Al escuchar esto, Federico Guillermo montó en una de sus famosas rabietas. Agarró al infeliz por el cuello, lo sacudió violentamente, y lo increpó:

- ¿Cómo te atreves a tener miedo de mí? ¡Soy tu rey, así que tienes que amarme! ¡Ámame, desgraciado! ¡Te ordeno que me ames!

----------------------------------------------------------------