Temas & Noticias



Medicina para el alcoholismo podría combatir el cáncer

Medicina para el alcoholismo podría combatir el cáncer

Medicina para el alcoholismo podría combatir el cáncer

Un medicamento utilizado para tratar el alcoholismo podría ayudar a combatir el cáncer, según un reciente estudio. 

Un equipo de investigadores de cinco países, dirigidos por el doctor checo Jiři Bártek (foto) ha descubierto que un medicamento a un precio muy asequible puede ayudar en la lucha contra el cáncer. Se trata del disulfiram, un medicamento que se vende desde hace décadas bajo la denominación de Antabus y que se utiliza para tratar a pacientes que sufren alcoholismo.

Según las investigaciones, esta sustancia tiene efectos relevantes contra los tumores. Sobre este descubrimiento habló para la Radiodifusión Checa Zdeněk Škrott, del instituto de medicina molecular y traslacional de la Universidad Palacký, de Olomouc.

“En particular, hemos descubierto una debilidad del cáncer, a la que concretamente afecta este medicamento, y que nunca antes había sido mencionada”

Estos resultados se desprenden de un estudio epidemiológico llevado a cabo en pacientes daneses que padecían alcoholismo y además algún tipo de cáncer. Se demostró que los pacientes que seguían tomando disulfiram después de ser diagnosticados con un tumor, tenían un riesgo considerablemente menor de morir que los que no lo tomaban.

cancer

Universidad Palacký, de Olomouc, foto: Jan Jeništa

Para respaldar los resultados, se realizó asimismo un estudio centrado en los efectos del medicamento sobre células cancerígenas. En dicho estudio se comprobó que el disulfiram, con ayuda del cobre, se transforma en otra sustancia, que se concentra en las células infectadas. Allí se pegan a una proteína que deja de funcionar y que las células cancerígenas necesitan para enfrentarse al estrés. Sobre estos resultados hizo unas declaraciones Martin Mistrík, también investigador en la Universidad Palacký.

“Funciona de tal manera como si, por ejemplo, en la ciudad dejaran de recoger la basura. Estas células empiezan a acumular todos los residuos y como resultado después no son capaces de sobrevivir más tiempo”.

Desarrollar nuevos medicamentos contra el cáncer supone un gran esfuerzo financiero y requiere mucho tiempo de investigación, por lo que utilizar un medicamento que ya existe se presenta como una opción prometedora en este campo médico. De hecho, en la Facultad de Medicina de la Universidad Palacký, en Olomouc, ya se están llevando a cabo nuevos estudios relacionados con este descubrimiento.

Enrique Molina.

RADIO PRAGA EN ESPAÑOL, 07-12-2017

Social

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Asombroso lo que hizo
Intervención Cerro San Cristóbal
Impresionantes Pinturas 3D del Artista Edgar Muller
La risa de Juan Pablo II

Humor

A comienzos de siglo XVIII reinó en Prusia un hombre muy temperamental. Federico Guillermo tenía la costumbre de pasear sin escolta por las calles de Berlín. Cuentan que cuando encontraba alguien que le desagradara, lo que ocurría con frecuencia, no dudaba en golpearlo con su bastón. Por esa razón cuando la gente lo veía a lo lejos, prudentemente huía lo más rápido posible.

En cierta ocasión, como de costumbre, el rey avanzaba golpeando el suelo con su bastón. Un berlinés, tomado por sorpresa, tratando de huir del monarca, se ocultó en un portal. Ahí lo sorprendió Federico Guillermo, y lo increpó de inmediato:

- Eh, tú, ¿A dónde vas?

El pobre hombre, que temblaba de miedo, le indicó con la cabeza una la puerta.

- ¿Vives ahí?, lo interrogó.

El hombre hizo un gesto de negación.

- ¿Es la casa de un amigo tuyo? Volvió a preguntar.

- No, Majestad.

El rey lo miró con sospecha,

-Entonces, ¿por qué entras en ella?

El hombre tuvo miedo de que se le considerara como ladrón, así que confesó:

- Lo hacía para evitar encontrarme con su Majestad. Federico Guillermo lo miró extrañado.

- ¿Y por qué quieres evitarme?

Bajando la vista, decidió decirle la verdad:

- Porque tengo miedo de su Majestad.

Al escuchar esto, Federico Guillermo montó en una de sus famosas rabietas. Agarró al infeliz por el cuello, lo sacudió violentamente, y lo increpó:

- ¿Cómo te atreves a tener miedo de mí? ¡Soy tu rey, así que tienes que amarme! ¡Ámame, desgraciado! ¡Te ordeno que me ames!

----------------------------------------------------------------