Temas & Noticias



Giorgie Panchev, el búlgaro detrás de los títulos mundiales de Arley Méndez y de Fernanda Valdés

Giorgie Panchev, el búlgaro detrás de los títulos mundiales de Arley Méndez y de Fernanda Valdés

Giorgie Panchev, el búlgaro detrás de los títulos mundiales de Arley Méndez y de Fernanda Valdés
diciembre 14

El head coach de la federación de levantamiento de pesas fue uno de los principales promotores para que el cubano lograra se nacionalizara y pudiera competir por Chile. Lleva poco más de dos años en el país y su trabajo ya dio sus primeros frutos: cuatro medallas de oro y una de plata en el último mundial que se realizó en EE.UU.

“Arley está hoy en condiciones de disputar una medalla olímpica”, decía en mayo pasado a “El Líbero” su técnico, el búlgaro Giorgie Panchev, cuando el pesista cubano aún no conseguía la nacionalidad chilena por gracia. Pero pese a los buenos augurios deportivos, el entrenador estaba intranquilo porque su dirigido aún no podía competir en los torneos internacionales: “Cada día que pasa, las posibilidades de que obtenga una medalla olímpica van disminuyendo, porque él necesita competir hoy, porque el deporte es presente. Ya perdió cuatro años, es por eso la necesidad de que tenga su nacionalidad en lo inmediato, para que pueda competir por Chile”.

Finalmente, a los pocos días de esa entrevista Arley Méndez logró obtener la nacionalidad por gracia y sólo siete meses más tarde cumplió con lo que su técnico había presagiado. No fue en unos Juegos Olímpicos, pero sí en un campeonato mundial: el chileno Méndez  se coronó campeón mundial en halterofilia tras conquistar tres medallas de oro en la categoría de 85 kilos en el Mundial de la especialidad, que se disputó esta semana en Estados Unidos.

“Mi entrenador siempre confío en mí y yo también en él plenamente y llegamos en óptimas condiciones y concretamos la medalla de oro”, fueron las primeras palabras del deportista luego de obtener por primera vez para Chile un título mundial en el levantamiento de pesas.

El trabajo del destacado entrenador búlgaro también estuvo presente en el logro de María Fernanda Valdés, quien se convirtió en la primera pesista chilena en obtener un título mundial, luego de vencer en envión y quedar segunda en el total olímpico, en la categoría de los 90 kilos. “Gracias de Giorgie pude mejorar mi rendimiento, sobre todo porque él tomó la decisión de que tenía que cambiarme de categoría, de 75 a 90 kilos”, señaló la deportista nacional luego de consagrarse en EE.UU. Además destacó la seguridad que le da el búlgaro cuando se sube a la plataforma.

El búlgaro que hizo historia en Colombia

Entre lágrimas despidieron a Giorgie Panchev los levantadores de pesas colombianos cuando, por diferencias con los dirigentes de la federación, en septiembre de 2015 el entrenador europeo decidió dejar la dirección técnica y trasladarse a Chile. Llevaba 14 años como head coach de la selección colombiana de halterofilia, con la llegó a obtener 52 medallas en campeonatos mundiales de diversas categorías, además de cuatro medallas olímpicas. El último logro trascendente fue la medalla de plata del pesista colombiano Óscar Figueroa en los Juegos Olímpicos de Londres 2012.

“Hoy los mejores en este deporte a nivel panamericano son los colombianos”, asegura Leonardo Viana, Jefe de la Unidad Técnica metodológica del COCH, entrenador que recomendó al Comité Olímpico para que se contratara en 2015 a Panchev. Viana es colombiano y conocía el trabajo que había realizado el búlgaro en su país: “Giorgie llegó a Colombia como ayudante de otro gran entrenador búlgaro, Gantcho Karouskov, y juntos pudieron combinar la metodología  de trabajo de su país, que es una potencia en este deporte, con la idiosincrasia del deportista latinoamericano”, señala Viana. “Entonces, al llegar a Chile en 2015, ya sabe cómo se debe trabajar con los atletas latinos, y si no hubiese tenido esa experiencia previa en Colombia, creo su adaptación habría sido distinta”.

Quienes conocen a Giorgie Panchev señalan que en las competencias tiene un olfato táctico muy bien desarrollado. Así sucedió con la estrategia que utilizó en la final de Arley Méndez con el iraní y vigente campeón mundial Kianoush Rostami. “El iraní es mejor pesista que Arley, pero la táctica en la competencia que desarrolló Panchev, le permitió al chileno ganarle a un atleta de mejor nivel”, señala Leonardo Viana. “A pesar de que el iraní tenía mejores marcas previas, Giorgie ataca con levantamientos de Arley que el iraní no se esperaba, pero él puede hacer esos manejos tácticos porque Arley respondió muy bien con sus primeros movimientos”.

Nicolás González S. EL LIBERO, 09-12-2017

Social

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Asombroso lo que hizo
Intervención Cerro San Cristóbal
Impresionantes Pinturas 3D del Artista Edgar Muller
La risa de Juan Pablo II

Humor

A comienzos de siglo XVIII reinó en Prusia un hombre muy temperamental. Federico Guillermo tenía la costumbre de pasear sin escolta por las calles de Berlín. Cuentan que cuando encontraba alguien que le desagradara, lo que ocurría con frecuencia, no dudaba en golpearlo con su bastón. Por esa razón cuando la gente lo veía a lo lejos, prudentemente huía lo más rápido posible.

En cierta ocasión, como de costumbre, el rey avanzaba golpeando el suelo con su bastón. Un berlinés, tomado por sorpresa, tratando de huir del monarca, se ocultó en un portal. Ahí lo sorprendió Federico Guillermo, y lo increpó de inmediato:

- Eh, tú, ¿A dónde vas?

El pobre hombre, que temblaba de miedo, le indicó con la cabeza una la puerta.

- ¿Vives ahí?, lo interrogó.

El hombre hizo un gesto de negación.

- ¿Es la casa de un amigo tuyo? Volvió a preguntar.

- No, Majestad.

El rey lo miró con sospecha,

-Entonces, ¿por qué entras en ella?

El hombre tuvo miedo de que se le considerara como ladrón, así que confesó:

- Lo hacía para evitar encontrarme con su Majestad. Federico Guillermo lo miró extrañado.

- ¿Y por qué quieres evitarme?

Bajando la vista, decidió decirle la verdad:

- Porque tengo miedo de su Majestad.

Al escuchar esto, Federico Guillermo montó en una de sus famosas rabietas. Agarró al infeliz por el cuello, lo sacudió violentamente, y lo increpó:

- ¿Cómo te atreves a tener miedo de mí? ¡Soy tu rey, así que tienes que amarme! ¡Ámame, desgraciado! ¡Te ordeno que me ames!

----------------------------------------------------------------