Temas & Noticias



Una pintura de hace 150 años parece mostrar a una mujer con un iphone

Una pintura de hace 150 años parece mostrar a una mujer con un iphone

Una pintura de hace 150 años parece mostrar a una mujer con un iphone
noviembre 23

La protagonista del cuadro, que data de 1850-1860, parece no quitar los ojos de un teléfono móvil

Se dice de una obra de arte que es una máquina concebida para producir interpretaciones. Es por eso que un artista no debe proporcionar interpretaciones de su propia obra y dejar que sea el espectador el que la analice y saque sus propias conclusiones.

Se le atribuye la tarea al crítico de interpretar -que no traducir- una obra de arte en palabras para ofrecer una guía que conduzca al espectador a sacar sus propias conclusiones. Sin embargo, siempre es más interesante plantarse delante de un cuadro a observarlo durante varios minutos y tratar de interpretar qué es lo que el autor quiere transmitir.

Se trata de una interpretación de un cuadro del siglo XIX en el contexto tecnológico de dos siglos después

Este ejercicio de interpretación del que hablamos lo puso en práctica el tuitero Peter Russell, de Glasgow, Reino Unido, al compartir en la red social la fotografía del cuadro Die Erwartete (Lo esperado), de Ferdinand Georg Waldmüller, diciendo que le parece que la mujer del cuadro, que data de 1850-1860, sostiene un ‘iPhone’.

A simple vista, podemos pensar que la mujer pasea encorvada y ensimismada sin quitar los ojos de un teléfono móvil. Y, aunque no es correcta, no es una mala interpretación, sino la interpretación de un cuadro del siglo XIX en el contexto tecnológico de dos siglos después.

EUROPA PRESS, 16-11-2017

Social

Para leer en familia



Ver mas artículos

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Psiquiatra Marian Rojas Explica Que Es La Ideología De Genero
LA DEVOCION MARIANA DE UN SANTO
Asombroso lo que hizo
Intervención Cerro San Cristóbal

Humor

Un irlandés entra a un bar en Dublín y pide tres shops de cerveza, se sienta en un rincón y toma un trago de cada shop por turnos.

Cuando pide otros tres shops, el barman le advierte que es mejor que beba de uno solo a la vez, porque la cerveza después de servida pierde su sabor. El irlandés responde:

-Verá, somos 3 hermanos y dos se han ido a Australia. Cuando se fueron, prometimos beber en esta forma para acordarnos de los tiempos en que lo hacíamos juntos.

Esta rutina se repite durante varios meses, hasta que un día el irlandés pide solo 2 shops. Pensado en lo peor, el barman se acerca y le dice:

-No quiero inmiscuirme en su pena, pero quería darle mis condolencias.

El irlandés parece confundido al principio, pero luego replica alegremente:

-¡Ah no! Todos están bien. Lo que pasa es que yo dejé de tomar.

---------------------------------------------------