Temas & Noticias



Se cansó del dinero y las mujeres: Deportista británico pasa del fútbol al sacerdocio

Se cansó del dinero y las mujeres: Deportista británico pasa del fútbol al sacerdocio

Se cansó del dinero y las mujeres: Deportista británico pasa del fútbol al sacerdocio

Philip Mulryne, ex volante de Manchester United, dio a conocer las razones que tuvo para dejar el balón y dedicarse a la fe en Irlanda del Norte.

Para muchos el fútbol se ha transformado en una vía de desarrollo económico, basado en el esfuerzo y la superación deportiva. Las carreras exitosas, que inician a una edad temprana, golpean a los jóvenes que algunas veces no saben qué hacer con el dinero y la fama, cayendo en vicios o bien consiguen llevarlas de buena forma.

Este parecía ser el camino de Philip Mulryne, futbolista británico que debutó en Manchester United, aunque sus mejores actuaciones las hizo de la mano de Norwich. “No me gustaban las trampas de ser futbolista: el dinero, los clubes nocturnos y la atención de las mujeres. Aunque estuvo bien por un tiempo, cuando llegué a los 20 años comencé a sentirme realmente insatisfecho”, contó sobre su experiencia en una entrevista con The Times.

Me encantó el juego, me encantó el entrenamiento. El estilo de vida me brindaba placer pero nada duradero. Estaba comprando tres o cuatro autos al año porque me estaba aburriendo y siempre quería más. Lo mismo ocurrió con la ropa y las casas”, agregó el ex volante.

Tras finalizar su carrera deportiva en 2008, centró sus esfuerzos en el sacerdocio, para volverse diácono en 2016. Hoy, ejerce como sacerdote en Newbridge College, una escuela cercana a Belfast, capital de Irlanda del Norte.

LA TERCERA, 17-11-2017

Social

Para leer en familia



Ver mas artículos

Video de la semana

Video Recomendado




JUAN PABLO II
Párroco: "Tenemos que mirar para adelante, decir que es la parroquia de Karadima es tendencioso"
Reabren la joya barroca de la Ópera del Margrave

Humor

Detrás de esa aura de inviolable dignidad y severidad de la reina Isabel II, se esconde su alma de bromista implacable y desconcertante.

La actriz Sheila Hancock recuerda que cuando fue invitada al Palacio de Buckingham, pisó a uno de los perros de la reina.

-“Me sentí mortificada y le ofrecí disculpas a la reina, pero ella contestó, sin que se le moviera un párpado:

- ‘Es su culpa (de la mascota), por ser del mismo color de la alfombra’

---------------------------

Durante una visita a una exposición de pinturas de Lucien Freud, Isabel se detuvo frente a sus característicos desnudos. El curador de la muestra le preguntó:

- “¿No fue usted pintada por Freud?”

- “Sí, pero no como a ellos”, contestó la Reina, muy seria.

--------------------------------------------------------