Temas & Noticias



Se cansó del dinero y las mujeres: Deportista británico pasa del fútbol al sacerdocio

Se cansó del dinero y las mujeres: Deportista británico pasa del fútbol al sacerdocio

Se cansó del dinero y las mujeres: Deportista británico pasa del fútbol al sacerdocio

Philip Mulryne, ex volante de Manchester United, dio a conocer las razones que tuvo para dejar el balón y dedicarse a la fe en Irlanda del Norte.

Para muchos el fútbol se ha transformado en una vía de desarrollo económico, basado en el esfuerzo y la superación deportiva. Las carreras exitosas, que inician a una edad temprana, golpean a los jóvenes que algunas veces no saben qué hacer con el dinero y la fama, cayendo en vicios o bien consiguen llevarlas de buena forma.

Este parecía ser el camino de Philip Mulryne, futbolista británico que debutó en Manchester United, aunque sus mejores actuaciones las hizo de la mano de Norwich. “No me gustaban las trampas de ser futbolista: el dinero, los clubes nocturnos y la atención de las mujeres. Aunque estuvo bien por un tiempo, cuando llegué a los 20 años comencé a sentirme realmente insatisfecho”, contó sobre su experiencia en una entrevista con The Times.

Me encantó el juego, me encantó el entrenamiento. El estilo de vida me brindaba placer pero nada duradero. Estaba comprando tres o cuatro autos al año porque me estaba aburriendo y siempre quería más. Lo mismo ocurrió con la ropa y las casas”, agregó el ex volante.

Tras finalizar su carrera deportiva en 2008, centró sus esfuerzos en el sacerdocio, para volverse diácono en 2016. Hoy, ejerce como sacerdote en Newbridge College, una escuela cercana a Belfast, capital de Irlanda del Norte.

LA TERCERA, 17-11-2017

Social

Para leer en familia



Ver mas artículos

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Psiquiatra Marian Rojas Explica Que Es La Ideología De Genero
LA DEVOCION MARIANA DE UN SANTO
Asombroso lo que hizo
Intervención Cerro San Cristóbal

Humor

Un irlandés entra a un bar en Dublín y pide tres shops de cerveza, se sienta en un rincón y toma un trago de cada shop por turnos.

Cuando pide otros tres shops, el barman le advierte que es mejor que beba de uno solo a la vez, porque la cerveza después de servida pierde su sabor. El irlandés responde:

-Verá, somos 3 hermanos y dos se han ido a Australia. Cuando se fueron, prometimos beber en esta forma para acordarnos de los tiempos en que lo hacíamos juntos.

Esta rutina se repite durante varios meses, hasta que un día el irlandés pide solo 2 shops. Pensado en lo peor, el barman se acerca y le dice:

-No quiero inmiscuirme en su pena, pero quería darle mis condolencias.

El irlandés parece confundido al principio, pero luego replica alegremente:

-¡Ah no! Todos están bien. Lo que pasa es que yo dejé de tomar.

---------------------------------------------------