Temas & Noticias



Veto a productos catalanes: el 23,2% de los españoles de fuera de Cataluña dice haber dejado de adquirirlos

Veto a productos catalanes: el 23,2% de los españoles de fuera de Cataluña dice haber dejado de adquirirlos

Veto a productos catalanes: el 23,2% de los españoles de fuera de Cataluña dice haber dejado de adquirirlos

A nivel nacional, la percepción de Cataluña como región de negocios ha caído en picado por el desafío independentista. Por el lado contrario, casi la mitad de los catalanes tiene pensado “castigar” a las compañías que han movido su sede social de la región. El ‘procés’ fuerza a las empresas catalanas a definir su posición. Los empresarios reconocen que ya hay “reacciones” contra los productos catalanes

El desafío secesionista que está viviendo Cataluña está polarizando la opinión pública y afectando tanto a la economía de la región como a la de España en general. Esta polarización, unida a la salida en masa de pymes, así como de las sede de gigantes empresariales, está teniendo una importancia creciente tanto en los negocios de las empresas como en su reputación. 

En este sentido, según una encuesta llevada a cabo por Reputation Institute, nada menos que el 77,5% de los españoles aplaude la decisión de las numerosas compañías que han decidido salir de Cataluña. 

No obstante, este dato contrasta enormemente con el obtenido en la región en cuestión, donde el 47,8% de los encuestados no ve con buenos ojos las mudanzas. Así, en Cataluña, la reputación de las compañías que se han marchado baja hasta 8,7 puntos en comparación con el mes de enero, lo cual se traduce en una caída de 9 puntos en la intención de compra de sus productos o servicios. En otras palabras, casi la mitad de los habitantes en Cataluña se plantea ‘castigar’ a estas compañías, ya que en enero la intención de compra de los artículos de estas sociedades era de un 57,1% en contraste con el 48,3% logrado en octubre. 

La encuesta, que trata de analizar el grado de impacto del escenario político catalán en la reputación de las empresas, consta de un total de 1.150 encuestados durante la última semana de octubre sobre un total de 41 empresas, entre las que se encuentran Seat, Freixenet, Abertis, Casa Tarradellas, FC Barcelona o Banco Sabadell. El sondeo muestra la percepción que tienen los usuarios de estas empresas tomando como base parámetros como la innovación, la integridad, el liderazgo o los resultados financieros. 

De acuerdo con Enrique Johnson, director general de Reputation Institute, “la reputación de las empresas está directamente relacionada con los resultados económicos de la misma”. “Esto significa que empeorar, por ejemplo, 5 puntos en reputación significa perder un 5,4% en intención de compra por parte de los consumidores”, ha añadido. 

La situación en el resto de España es, sin embargo, contraria a la planteada en Cataluña, lo que genera un ambiente sofocante y totalmente polarizado en la percepción pública de las compañías. De este modo, disminuye en 3,2 puntos la intención de compra en aquellas empresas que han mantenido su sede en la región entre los entrevistados españoles de fuera de Cataluña. Pero esto no es todo. 

La encuesta revela que más de un 23% de los españoles (sin incluir Cataluña) ha dejado de adquirir productos de origen catalán, y un 20,9% se plantea hacerlo en un futuro, lo que supondría un 44% de pérdida de negocio. 

Además, en un hipotético escenario de independencia absoluta, se multiplicaría por dos la cifra de encuestados que dejaría de consumir radicalmente estos artículos (49,1%). Según Johnson, el ‘castigo’ a los productos catalanes supondría que estas compañías tuviesen un impacto negativo de unos 20.000 millones de euros en sus resultados. 

En términos generales, el sondeo demuestra una situación más negativa en el caso de las empresas “con una mayor vinculación a Cataluña”. Así, el 65% de los entrevistados fuera de este territorio ven necesario que las compañías muden su sede a otra región en caso de independencia absoluta. Otro dato a destacar es el hecho de que nada menos que un 19% de los encuestados catalanes consideran que las empresas que se han marchado del territorio no deberían volver en caso de no producirse la independencia. 

¿Cómo comportarse ante un escenario político incierto?

En líneas generales, la encuesta de Reputation Institute muestra cómo la percepción de Cataluña como territorio clave para el desarrollo de negocios ha caído en picado por el desafío independentista. La intención de compra de productos catalanes en el resto de España ha sido una víctima más de la inestabilidad política y, en caso de independencia, el impacto económico sería aún mayor. 

En este escenario, Enrique Johnson plantea una serie de principios de actuación clave a seguir por “aquellas empresas bajo riesgo reputacional” por la inestable situación política. 

“Nuestra recomendación es hacer algo siempre. No hacer nada al respecto no es una estrategia empresarial”, ha afirmado Johnson. “Las compañías deben, sobre todo, mantenerse al margen de movimientos políticos”, ha subrayado. 

El director general de la consultora ha añadido que, en líneas generales, las empresas deben “tomar decisiones basadas en criterios de negocio” y ser en todo momento “abiertas y transparentes” en sus resoluciones. 

Además, Johnson ha reiterado que la situación política actual es “delicada” para las empresas, y que deben tomar dicha situación como un riesgo a corto, medio y largo plazo para el que se hace necesario llevar a cabo “una estrategia clara” de actuación.

EL MUNDO, España, 08-11-2017

Social

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Asombroso lo que hizo
Intervención Cerro San Cristóbal
Impresionantes Pinturas 3D del Artista Edgar Muller
La risa de Juan Pablo II

Humor

Napoleón Bonaparte, seducido por una roja y brillante manzana, daba saltos para alcanzarla pero no lo lograba por su baja estatura.

- Déjeme ayudarlo, ofreció uno de sus oficiales. Yo soy más grande.

- Más grande no, respondió Napoleón. Más alto.

----------------------------------------------------------------------

Madame de Stäel era bizca y Talleirand cojo. Ambos personajes del París del siglo XVIII se odiaban y siempre que podían se lanzaban palabras venenosas. En cierta ocasión, Madame de Stäel le preguntó:

- ¿Cómo va esa pobrecita pierna?

- Torcida como usted ve, Señora.

-------------------------------------------------------