Temas & Noticias



Nadal, el Rey del Año

Nadal, el Rey del Año

Nadal, el Rey del Año
noviembre 02

Con su triunfo ante el coreano Hyeon Chung, el español se aseguró terminar la temporada como número uno del mundo por cuarta vez en su carrera.

A comienzos de año, pocos apostaban a que Rafael Nadal iba a terminar como número uno del mundo. El español comenzaba la temporada con muchas dudas sobre su condición física, que no le había dejado culminar bien en 2016 y lo habían hecho caer hasta el noveno lugar de la clasificación. Sin embargo, se sobrepuso y ayer se aseguró cerrar este 2017 en lo más alto del ranking.

Con la baja de Roger Federer del Masters 1000 de París-Bercy, el único que podía arrebatarle el máximo lugar, Rafa sólo necesitaba vencer al coreano Hyeon Chung (55º) para lograr su objetivo. Y no le fue fácil, a pesar de que se impuso por 7-5 y 6-3, ya que el asiático fue un rival impetuoso, que a ratos hizo lo hizo ver muy incómodo. No obstante, la experiencia del balear en los momentos clave fue decisiva para quedarse con el duelo y así asegurarse cerrar la temporada como número uno del mundo por cuarta vez en su carrera, luego de conseguirlo en 2008, 2010 y 2013, siendo el jugador de mayor edad (31) en conseguirlo durante la Era Abierta.

Ha sido increíble. Hace un año, seguro que nunca soñé con volver a ser el número uno al final de la temporada. No era un objetivo, era imposible pensar en esto después de un periodo de tiempo con tantas lesiones”, reconoció el mallorquín tras el partido.

Es muy diferente acabar el año como número uno que alcanzarlo durante la temporada. Pero también es muy importante, porque hace 10 años lo hice por primera vez”, recordó.

Al ser consultado en la conferencia de prensa sobre si debe sus éxitos a su mentalidad ganadora, respondió: “Se trata de la pasión por lo que haces, de despertarte cada mañana con la motivación apropiada para salir a la pista y mejorar, más que de mentalidad ganadora. Porque al fin y al cabo todo el mundo quiere ganar”.

En esa línea, Nadal admitió que tuvo que enfrentar una crisis de confianza en los momentos donde las cosas no resultaban. “He ganado casi todo el tiempo en mi carrera, pero también he tenido periodos de lesiones donde no ganaba, y cuando eso sucedía, por supuesto que dudaba de mí. Todo el mundo dice que es importante creer en ti, pero para mí se trata de creer en tu trabajo”.

Ahora, buscará quedarse por primera vez con el título en el último Masters 1000 del año, una de las pocas coronas que le ha sido esquiva en su brillante trayectoria. De conseguirla, superará a Novak Djokovic, con quien está igualado en cantidad de títulos de la serie Masters.

En tercera ronda enfrentará al uruguayo Pablo Cuevas (36º), quien superó por 6-7 (5), 7-6 (1) y 6-2 al español Albert Ramos (24º). “El número uno es algo que significa mucho para mí, pero la temporada no ha terminado”, declaró Rafa.

En otros resultados de la jornada, Juan Martín del Potro venció por un doble 6-2 al portugués Joao Sousa, mientras que en dobles Julio Peralta y el mexicano Santiago González cayeron por 7-5, 3-6 y 10-3 ante el holandés Jean-Julien Roger y el rumano Horia Tecau, sextos sembrados.

LA TERCERA, 02-11-2017

Social

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Impresionantes Pinturas 3D del Artista Edgar Muller
La risa de Juan Pablo II
Lo que está detrás de la ideología de género (Benigno Blanco)
Loving Vincent - Trailer 2016 (web)

Humor

Hacia 1770, la moda de las pelucas empolvadas de la aristocracia francesa e inglesa habían alcanzado tal magnitud, que las pelucas podían alcanzar 1,2 metros de alto, y se decoraban hasta con pájaros embalsamados, réplicas de jardines, platos de fruta o barcos a escala.

La falta de higiene (no se las quitaban por semanas o meses) y el volumen de estas pelucas ocasionaba que no sólo piojos y pulgas las infestaran, sino que hasta pequeños ratones hicieran de ellas su hogar.

----------------------------------------------------

Cuando los conquistadores ingleses llegaron a Australia se asombraron al ver unos extraños animales que daban saltos increíbles.

Inmediatamente llamaron a uno nativos e intentaron preguntarles mediante señas qué era eso.

Al notar que siempre decían “Kan Ghu Ru” adoptaron el vocablo inglés “kangaroo” (canguro). Los lingüistas determinaron tiempo después que los indígenas querían decir “No le entiendo”.

----------------------------------------------------