Temas & Noticias



Rajoy intenta calmar ánimos en Cataluña y avanza que el uso del artículo 155 podría durar «poco»

Rajoy intenta calmar ánimos en Cataluña y avanza que el uso del artículo 155 podría durar «poco»

Rajoy intenta calmar ánimos en Cataluña y avanza que el uso del artículo 155 podría durar «poco»

Portavoz del ERC, Joan Tardà amenaza al jefe del Gobierno con movilizar de nuevo al independentismo en las calles de Cataluña

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha intentado calmar los ánimos en Cataluña ante la inminente aplicación del artículo 155 anticipando una breve duración. «Queremos que dure poco», ha contestado ante las preguntas del portavoz de ERC, Joan Tardà. Rajoy ha subrayado también que el uso de este precepto tiene un carácter «excepcional» y que su aprobación ha sido la «única (decisión) posible» que le ha quedado al Gobierno ante el desafío lanzado por la Generalitat.

«Cumplo con mi obligación ante el desprecio a nuestras leyes, a la Constitución y al Estatut de Cataluña», ha argumentado el jefe del Ejecutivo, recordando que el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, solo ha querido negociar sobre los términos y los plazos de la independencia. «No quiso hablar de nada más ni de financiación autonómica ni fue a la conferencia de presidentes ni ha querido venir al Congreso de los Diputados», ha recordado. «En España llevamos 40 años dialogando, donde no se puede dialogar es en el Parlamento de Cataluña que lo han cerrado y la mayoría no puede ejercer la oposición», ha denunciado.

El portavoz de ERC, por su parte, ha amenazado con volver a movilizar al independentismo en las calles, igual que sucedió el 1 de octubre. «Si persiste en la represión, la misma gente que salió pacíficamente a defender las urnas saldrá a la calle a defender al gobierno legítimo y a las instituciones de autogobierno. La historia de Cataluña avala estas palabras», ha avisado. Y equiparando el independentismo con el movimiento indio de Ghandi ha advertido que «nunca hay cárceles para tantos demócratas». Ha cerrado su intervención pidiendo la retirada del artículo 155 y el inicio de diálogo e intermediación.

Tardà también ha acusado a Rajoy de usar el artículo 155 para liquidar el autogobierno catalán, equiparando esta decisión con el centralismo de Felipe V o Franco. Y le ha acusado de buscar una convocatoria de elecciones en Cataluña cuando más le interese. Una idea que el jefe del Ejecutivo ha rechazado asegurando que los comicios se convocarán cuando «se puedan celebrar con normalidad». Sobre este asunto ha querido preguntar el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, pidiendo a Rajoy que desvele qué medidas va a adoptar para que las próximas elecciones autonómicas catalanas «sean libres, seguras y no haya coacciones ni pucherazos».

«¿Va a ser el comité de sedición de Puigdemont el encargado de gestionar las elecciones?» se ha preguntado. A continuación ha advertido que el resultado de esas elecciones «tiene que ser homologable al de cualquier electoral» y ha exigido que el Estado garantice la legalidad del resultado. Rajoy no ha querido concretar ninguna actuación, más allá del artículo 155, pero sí ha demostrado su intención de que la convocatoria se realice a la máxima celeridad posible. Un punto con el que ha coincidido Rivera.

Por primera vez en una sesión de control, la portavoz del PSOE, Margarita Robles, ha querido referirse a la crisis catalana en su pregunta a Rajoy. Ha reclamado al jefe del Ejecutivo que «ponga orden» en las distintas posiciones públicas que mantienen la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, y varios ministros sobre Cataluña, y que desvele cuáles son sus planes para la reforma constitucional y los próximos presupuestos del Estado. Todo un «collage» en el que ha avanzado el «no» del PSOE a las nuevas cuentas por falta de gasto social, aun sin conocerlas, y ha subrayado el respaldo de su partido a la reforma constitucional que ha partido, precisamente, de Ferraz.

Rajoy, sin embargo, no ha contestado a ninguna de estas cuestiones. Ha aprovechado que la pregunta que Robles había registrado inicialmente se refería únicamente a las prioridades de la acción de Gobierno, y el jefe del Ejecutivo se ha atenido básicamente a leer la respuesta que tenía preparada. Robles lo ha tomado como un desaire y le ha lanzado una ácida píldora. «Si no leyera los datos que le preparan, contestaría a las preguntas que se le formulan», le ha espetado. El jefe de Gobierno le ha contestado con otra píldora aún más ácida. «Le recomiendo que lea los datos de sus colaboradores para evitar que haga intervenciones como la de hoy».

La sesión ha seguido subiendo de tono en el turno de preguntas a la vicepresidenta del Gobierno a la que el diputado de En Comù Podem, Josep Vendrell, ha llegado a pedir el cese. Le ha acusado de liquidar el autogobierno de Cataluña y fracasar «estrepitosamente» como responsable de gestionar la crisis catalana. «Va de error en error, no es la solución es el problema, por eso le exigimos que dimita», le ha espetado. La número dos del Gobierno le ha despachado fácilmente defendiendo que el artículo 155 busca precisamente restaurar la democracia en Cataluña y le ha recriminado su posición proindependentista. «No hay nada más contrario a la igualdad de los españoles que permitir que unos decidan y que los demás acaten», le ha recriminado poniendo en duda, una vez más, las lealtades de Podemos. «Espero que ustedes no sirvan también al independentismo», ha remachado, provocando los aplausos y ovaciones de la bancada popular.

ABC, España, 25-10-2017

Social

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Impresionantes Pinturas 3D del Artista Edgar Muller
La risa de Juan Pablo II
Lo que está detrás de la ideología de género (Benigno Blanco)
Loving Vincent - Trailer 2016 (web)

Humor

Hacia 1770, la moda de las pelucas empolvadas de la aristocracia francesa e inglesa habían alcanzado tal magnitud, que las pelucas podían alcanzar 1,2 metros de alto, y se decoraban hasta con pájaros embalsamados, réplicas de jardines, platos de fruta o barcos a escala.

La falta de higiene (no se las quitaban por semanas o meses) y el volumen de estas pelucas ocasionaba que no sólo piojos y pulgas las infestaran, sino que hasta pequeños ratones hicieran de ellas su hogar.

----------------------------------------------------

Cuando los conquistadores ingleses llegaron a Australia se asombraron al ver unos extraños animales que daban saltos increíbles.

Inmediatamente llamaron a uno nativos e intentaron preguntarles mediante señas qué era eso.

Al notar que siempre decían “Kan Ghu Ru” adoptaron el vocablo inglés “kangaroo” (canguro). Los lingüistas determinaron tiempo después que los indígenas querían decir “No le entiendo”.

----------------------------------------------------