Temas & Noticias



Mauricio Macri, el dueño de una enorme victoria

Mauricio Macri, el dueño de una enorme victoria

Mauricio Macri, el dueño de una enorme victoria

Un foso quedó expuesto el domingo entre las discusiones del micromundo político porteño y las motivaciones del país real. Un presidente que 24 horas antes parecía acorralado por el debate sobre el caso Maldonado, se convirtió poco después en el dueño de una enorme victoria electoral.

La historia de Macri es así: nunca las conquistas políticas le fueron fáciles. ¿Qué sucedió en el país y, sobre todo, en su sociedad? Tal vez más allá de su propia persona, Mauricio Macri expresa el cambio y la fatiga de los argentinos. Macri, el primer presidente en 70 años que no es ni peronista, ni radical, ni militar, ganó la segunda elección nacional consecutiva y batió a Cristina Kirchner en territorio bonaerense. Cuatro puntos constituyen una diferencia significativa en el único distrito del país que era kirchnerista. Ya no se trata de Daniel Scioli. Cristina es la jefa política de su oposición más acérrima y cerril. Pero la ex presidenta es, le guste o no, un exponente cabal de la vieja aristocracia política. Y la fatiga social es con un sistema político que gobernó desde 1983 y que dejó al país con más problemas que soluciones. La ineptitud y la impotencia, la corrupción y la indiferencia hicieron de la Argentina un país más pobre, más inseguro, más injusto. Cada experiencia política de estos 25 años de democracia, sistema que felizmente sobrevivió a sus dirigentes, terminó con una crisis, manifiesta u oculta. Quizá Macri es el resultado auténtico de la monumental crisis de 2001. Todo lo que sucedió entre aquel colapso y ahora se parece más a la continuidad del viejo statu quo, aunque debidamente maquillado con un discurso renovador.

La dirigencia política y social debería preguntarse quién elabora la agenda de sus discusiones. Macri, que consiguió ayer el poder real de la Argentina (en 2015 sólo logró los atributos del poder), claramente no es el arquitecto de ese temario. Hay todavía en el escenario público una importante preeminencia de voces que provienen del kirchnerismo o del filokirchnerismo encargadas de elaborar una agenda a la que se someten casi todos los sectores políticos y sociales. El relato no ha concluido, aunque en el poder ya no están los relatores. Un ejemplo: es probable que la sobreactuación del kirchnerismo en el caso de la dolorosa tragedia de Santiago Maldonado, convertido en una dura bandera antimacri, haya terminado por abroquelar al antikirchnerismo en cualquiera de sus formas e intensidades. O el caso no tuvo en la sociedad, desgraciadamente, la repercusión que la dirigencia política y social le dieron. La desaparición de una persona es un hecho grave en cualquier circunstancia, pero el caso se politizó a tal extremo que terminó basculando entre el fanatismo y la indiferencia. Para el kirchnerismo fue un crimen de Macri; para el antikirchnerismo fue un problema de los kirchneristas. Hay también un sector de la política argentina (el cristinismo y la izquierda son su mejor expresión) al que le gusta ignorar los hechos. Otra vez el ejemplo del caso Maldonado: seguían culpando a Macri después de que la unanimidad de los médicos forenses concluyera que el artesano se ahogó. O el discurso de Cristina sobre la insensibilidad de Macri cuando el 80 por ciento del gasto primario del presupuesto está dedicado a cuestiones sociales.

Cristina Kirchner ha perdido. Es la primera derrota de su vida como candidata y la tercera como jefa política. Perdió en las legislativas de 2013, en la segunda vuelta de 2015 y ayer. Nunca antes, en cambio, había sido derrotada con su nombre en las boletas de un domingo electoral. La conclusión obvia es que se trata de una mala jefa política. Las elecciones de 2011 se hicieron en circunstancias excepcionales: su marido había muerto justo cuando la economía empezaba a repuntar. Sin embargo, todas las decisiones que tomó luego Cristina en su condición de jefa que reemplazó a Néstor Kirchner fueron un error sin paliativos. ¿Se ha terminado Cristina? Ella es beneficiaria de la bancarrota que asoló ayer a casi todos los dirigentes peronistas de renombre. El peronismo fue otra vez decapitado (la primera vez fue en las primarias de agosto). Sólo se salvaron los Rodríguez Saá, que siempre pueden hacer un milagro en un día de elecciones, y el pampeano Carlos Verna, que ganó por unas décimas. Ambas dinastías provinciales no significan nada para el peronismo; son especies de Corea del Norte dentro de la Argentina. Nadie puede entrar a sus provincias, pero tampoco ellos pueden salir. Los pocos peronistas que han ganado, como el sanjuanino Sergio Uñac, tienen por delante la titánica misión de instalarse en el escenario nacional. Han derrapado los peronistas Juan Manuel Urtubey, Sergio Massa y los cordobeses Juan Schiaretti y Juan Manuel de la Sota.

El joven gobernador salteño, que se preparaba para competir contra Macri en las presidenciales de 2019 y para liderar la renovación peronista, perdió por nueve puntos en su provincia. La diferencia es grande, aunque él asegura que ese fracaso no lo amedrentará. La pregunta que nadie responde es una sola: ¿perdonará el peronismo una derrota? Nunca lo ha hecho hasta ahora, pero es cierto también que nunca antes estuvo tan carenciado de liderazgo político. Esas son las cosas que le permitirán a Cristina decir que, entre tantos peronistas vencidos, ella es la que tuvo más cantidad de votos.

Pero hay que mirarla también desde otro mirador: el judicial. Cristina Kirchner está más cerca de la cárcel que del Senado. En los próximos días, Julio De Vido, que fue el ministro que administró la mayor cantidad de dinero del presupuesto durante los 12 años kirchneristas, acomodará sus huesos en una celda. Después de él, ya sólo está Cristina en la culpa del masivo robo de dinero del Estado. Ella tiene, además, otras causas, tal vez peores: la denuncia del fiscal muerto Alberto Nisman por el acuerdo con Irán. O el lavado de dinero en sus hoteles y edificios con la complicidad de Lázaro Báez y Cristóbal López. En esos expedientes están ella y su familia. Nadie más. Ningún ex funcionario. El lavado de dinero es un delito autónomo. No es necesario probar el origen espurio del dinero para que el lavado sea un delito. Lo es con su sola consumación. Los jueces, sobre todo los federales, son eficaces lectores de los mensajes políticos y sociales. Han percibido las lecciones que dejaron ayer las urnas. La ruina política de Cristina sólo ha comenzado.

La tragedia judicial del kirchnerismo (y de Cristina en especial) tuvo ayer un correlato casi irónico. La dirigente que más denunció por corrupción a esa fracción política durante sus años de esplendor, Elisa Carrió, hizo la elección más notable que se haya registrado en la Capital. En ninguna elección legislativa anterior un candidato había cosechado el 51 por ciento de los votos. Uno de cada dos porteños votó por Carrió. Es la misma dirigente que sacó apenas el 1,8 por ciento de los votos nacionales en las presidenciales de 2011. La votación de ayer conlleva de alguna manera una autocrítica social.

La sociedad reforzó el liderazgo de Macri como presidente y su condición de jefe político de una coalición novedosa. Los problemas no han desaparecido. La solución de ellos requiere de más protagonistas que el oficialismo. El oficialismo tuvo más votos que legisladores. Será la primera minoría del Congreso, pero minoría al fin. El proyecto de un amplio e “histórico” acuerdo político no debería esfumarse. Macri encontrará al peronismo y a los sindicatos más dispuestos a acordar que a confrontar. No hay nada que el peronismo respete más que el poder electoral. Y Macri le ha demostrado que es un líder capaz de arrasar en elecciones nacionales y hasta compitiendo con la dirigente más carismática del peronismo, Cristina.

El Presidente se aferró ayer al poder real y concreto, como no lo pudo hacer hasta ahora. Pero nada indica todavía que haya podido deshilvanar al poder oscuro que cada tanto lo acorrala. Es un poder formado por las viejas cloacas de los servicios de inteligencia, por los policías corruptos, por la política embustera y por el narcotráfico que penetró en el Estado y en la política. Terminar con ese Estado dentro del Estado, y fuera de él, es ahora el trazo de historia que al Presidente le falta escribir.

Columna de Joaquín Morales Solá. LA NACIÓN, Buenos Aires, 23-10-2017

Social

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Impresionantes Pinturas 3D del Artista Edgar Muller
La risa de Juan Pablo II
Lo que está detrás de la ideología de género (Benigno Blanco)
Loving Vincent - Trailer 2016 (web)

Humor

En el 449, el emperador Valentín III, enemigo acérrimo de Atila, condenó al exilio a su propia hermana, Honoria. Ésta, en venganza, entregó su anillo a un oficial de los hunos para que se lo mostrara a su jefe como prueba de que ella era hermana de su enemigo. Atila entendió que la joya era una oferta de matrimonio y, desgraciadamente para Honoria, dijo “sí quiero”.
------------------------------------------------------

Hessy Taft, una guagua de padres judíos, apareció en las portadas de las revistas nazis y en los afiches del Tercer Reich al ganar el concurso “Modelo de raza Aria”.

Todo sucedió porque el fotógrafo, sin la autorización de los padres, envió la foto al concurso pensando que sería una buena lección que lo ganara una niña judía como modelo del ario perfecto. --------------------------------------------------------