Temas & Noticias



Guerra y Paz

Guerra y Paz

Guerra y Paz
octubre 26

Serie. Año: 2016.Países: EE.UU., Reino Unido.Dirección: Tom Harper Intérpretes: Paul Dano, Lily James, James Norton, Olivia Ross, Aneurin Barnard, Rory Keenan, Adrian Edmondson, Aisling Loftus, Greta Scacchi, Jessie Buckley, Jack Lowden, Tuppence Middleton, Tom Burke, Jim Broadbent, Callum Turner, Rebecca Front, Stephen Rea, Chloe Pirrie, Mathieu Kassovitz, Gillian Anderson, Brian Cox, Ben Lloyd-Hughes.Argumento: Leo Tolstoy (novela).Guión: Andrew Davies.Música: Martin Phipps.Fotografía: George Steel

Sinopsis oficial

Guerra y paz

La historia, ambientada en Rusia durante el reinado de Alejandro I, gira en torno a varias familias y el triángulo amoroso entre Natasha Rostova, Pierre Bezukhov y Andrei Bolkonsky.

Pequeños y grandes sucesos de la Historia

Miniserie de lujo de la BBC británica, que adapta la inmortal obra de Lev Tolstoi “Guerra y paz”, repetidamente tentada por el cine y la televisión, con versiones como la de King Vidor y Sergei Bondarchuk. La acción transcurre en la época de las guerras napoleónicas, cuando el emperador pretende conquistar Rusia y convertirse en el amo del mundo. En tal tesitura seguimos principalmente las tribulaciones de Pierre Bezukhov, bastardo de un conde que ha heredado inesperadamente ese título, idealista pero eternamente inadaptado, dulce e incapaz de hacer valer su voluntad; de la encantadora Natascha, bondadosa pero ingenua, con poca experiencia del mundo e integrante de la aristocrática familia Rostov, que conocerá importantes dificultades económicas por culpa de la imprudencia de su hermano Nikolai; y de Andrei Bolkonsky, hijo de un príncipe, muy determinado y presto para acudir a la guerra. Las trepidaciones de la historia afectarán de modo decisivo a estos personajes y a los que les rodean, ya nunca serán los mismos ante las pruebas que deben atravesar, y quizá del dolor y el sufrimiento extraigan valiosas lecciones.

Tom Harper, hombre de la casa –para BBC dirigió varios episodios de la serie Peaky Blinders– demuestra que puede manejarse en un proyecto de gran envergadura, la producción es ambiciosa, e incluye bastantes escenas de batallas, de bailes y otras reuniones sociales, que resuelve bien. Y la adaptación corre a cargo de Andrew Davies, también con amplia experiencia televisiva para la BBC, él es el creador de The House of Cards, y se las ha visto antes con desafíos literarios debidos a Charles Dickens (La pequeña Dorrit), Jane Austen (Orgullo y prejuicio), Boris Pasternak (Dr. Zhivago) y Evelyn Waugh (Retorno a Brideshead). Quizá con ésta última su Guerra y paz comparte cierta simplificación del complejo original, aquí también toma una estructura básica –lo que sería un triángulo amoroso, el amor no confesado de Pierre a Natascha, quien prefiere a Andrei–, las concesiones a los desnudos, bastante ridículas y superfluas, y las cuestiones filosóficas y morales de fondo quedan un poquito diluidas (por fortuna, a pesar de todo, prevalecen, al fin y al cabo, Tolstoi es mucho Tolstoi).

Con un reparto maravilloso, donde destacan sobre todo Paul Dano y Lily James, aunque todos están formidables, hasta los de menor presencia, se compone un cuadro grandioso acerca de la naturaleza humana, con sus virtudes y defectos, los deseos de hacer el bien y la búsqueda egoísta y rastrera del propio interés en pugna, y siempre la capacidad del perdón, pedido o concedido, que mejora a los que lo ponen por obra.

DECINE21.COM

Video de la semana

KATICA ILLÉNYI theremin - O sole mio

Video Recomendado





JUAN PABLO II
Párroco: "Tenemos que mirar para adelante, decir que es la parroquia de Karadima es tendencioso"

Humor

Cuando notificaron a Luis XIV la muerte del cardenal Mazarino, sucesor de Richelieu en el gobierno de Francia, le dijeron:

- Majestad, el cardenal ha entregado su alma a Dios. Y el rey, que no sentía demasiada simpatía por el cardenal, respondió:

- ¿Estáis seguro de que Dios la ha aceptado?

----------------------------------------------------

En una ocasión Luis XIV mostró a Nicolás Boileau unos versos que acababa de escribir. El ensayista, tratando de no mentir y al mismo tiempo de no ofender al Rey, le dijo:

- Nada hay imposible para vuestra majestad. Habéis querido hacer unos malos versos y ¡con qué facilidad lo habéis logrado!

----------------------------------------------------------------------