Temas & Noticias



El aeropuerto “más inútil del mundo” recibirá por fin su primer vuelo comercial

El aeropuerto “más inútil del mundo” recibirá por fin su primer vuelo comercial

El aeropuerto “más inútil del mundo” recibirá por fin su primer vuelo comercial
octubre 19

El aeropuerto “más inútil del mundo” recibirá por fin su primer vuelo comercial

La remota isla de Santa Elena, situada en el Atlántico sur y conocida por ser el lugar donde murió Napoleón, ya está conectada por aire

El bautizado como “aeropuerto más inútil del mundo” por la prensa británica por haber tenido un coste de 320 millones de euros recibirá su primer vuelo comercial por fin, lo que se supondrá que se estrene realmente –oficialmente se inauguró en junio de 2016– después de una prolongada inactividad.

Los motivos parecen evidentes. El aeropuerto se sitúa en Santa Elena, una de las islas más inaccesibles y aisladas del planeta, ubicada en el Atlántico Sur, territorio de ultramar del Reino Unido, y que muchos conocen por haber sido el lugar en el que Napoleón Bonaparte fue desterrado y murió. 

Poco a poco

Habrá un vuelo semanal desde Johannesburgo y Ciudad del Cabo, con escala en Windhoek (Namibia), con precios que oscilarán entre los 904 y los 1.783 euros

La aerolínea que ha dado el arriesgado paso ha sido la surafricana Airlink. Según anunció la compañía en un comunicado, habrá un vuelo semanal, cada sábado, desde Johannesburgo y Ciudad del Cabo, con escala en Windhoek (Namibia), con precios que oscilarán entre los 904 y los 1.783 euros. Cada vuelo podrá acoger hasta 68 pasajeros.

En su página web, Airlink asegura que Santa Elena es un destino ideal por su “abundancia de flora y fauna”, y destaca la “oportunidad de nadar con tiburones ballena” y la posibilidad de inmersión “en el capítulo final de Napoleón que ofrece este paraíso subtropical”. La compañía promociona la isla como “uno de los lugares más extraordinarios del mundo”.

aeropuerto

Aeropuerto de Santa Elena (Royal Navy)

Santa Elena se sitúa en medio del océano Atlántico, a unos 1.800 kilómetros de la costa de Angola y 4.000 de Río de Janeiro. Hasta la noticia, la pequeña isla de 4.500 habitantes estaba comunicada por un buque que la visitaba una vez cada tres semanas.

La historia de este raro aeropuerto se remonta a 2005, cuando el gobierno británico anunció por primera vez sus planes para construirlo. Sin embargo, los problemas en encontrar una financiación y las dificultades técnicas que significaba su construcción retrasaron el inicio de las obras hasta 2011.

Dificultades

El proyecto se remonta a 2005 pero el aeropuerto se inauguró oficialmente en junio del año pasado, y con una fuerte limitación: los aviones más grandes no pueden aterrizar por los fuertes vientos

El aeropuerto se inauguró oficialmente en junio de 2016, pero con una estricta limitación: los aviones más grandes no pueden aterrizar allí por los fuertes vientos de la zona. El 18 de abril de 2016, en un vuelo de prueba, un Boeing 737-800 necesitó tres intentos para aterrizar con éxito, con lo que solo se autorizó en ese momento el aterrizaje de aviones privados.

El de Airlink no será el primero de esta compañía que llegará al lejano aeropuerto. El pasado mayo, la compañía sudafricana ya aterrizó con más de 60 pasajeros en un primer vuelo de prueba que solo se fletó porque el barco que cubría ese trayecto estaba en siendo reparado. 

El caso del aeropuerto de Santa Elena ha sido objeto de críticas e incluso bromas por parte de la prensa británica. Las autoridades estimaron en 2015 que unas 30.000 personas al año podrían visitar la isla de Napoleón una vez se estableciera el primer vuelo comercial, una previsión que por el momento parece muy optimista. Los vuelos surafricanos dictarán sentencia. 

aeropuerto

LA VANGUARDIA, Barcelona, 14-10-2017

Social

Para leer en familia



Ver mas artículos

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Psiquiatra Marian Rojas Explica Que Es La Ideología De Genero
LA DEVOCION MARIANA DE UN SANTO
Asombroso lo que hizo
Intervención Cerro San Cristóbal

Humor

Un irlandés entra a un bar en Dublín y pide tres shops de cerveza, se sienta en un rincón y toma un trago de cada shop por turnos.

Cuando pide otros tres shops, el barman le advierte que es mejor que beba de uno solo a la vez, porque la cerveza después de servida pierde su sabor. El irlandés responde:

-Verá, somos 3 hermanos y dos se han ido a Australia. Cuando se fueron, prometimos beber en esta forma para acordarnos de los tiempos en que lo hacíamos juntos.

Esta rutina se repite durante varios meses, hasta que un día el irlandés pide solo 2 shops. Pensado en lo peor, el barman se acerca y le dice:

-No quiero inmiscuirme en su pena, pero quería darle mis condolencias.

El irlandés parece confundido al principio, pero luego replica alegremente:

-¡Ah no! Todos están bien. Lo que pasa es que yo dejé de tomar.

---------------------------------------------------