Temas & Noticias



¿Es mejor que los bebés coman con las manos en lugar de papillas?

¿Es mejor que los bebés coman con las manos en lugar de papillas?

¿Es mejor que los bebés coman con las manos en lugar de papillas?

Qué dice la ciencia sobre la alimentación complementaria a la leche dirigida por el bebé

 

“Libérese de los triturados”. Es el consejo que emitió en 1999 el pediatra Carlos González en su libro Mi niño no me come, en el que mencionó el concepto Baby-led weaning (destete dirigido por el bebé, en inglés). Pocos nutricionistas fuimos conscientes entonces del impacto que dicho anglicismo acabaría teniendo en la alimentación infantil. Hoy por hoy, el término inunda internet, aparece en decenas de libros y da nombre a redes sociales. Pero, sobre todo, genera acalorados debates entre científicos y profesionales sanitarios responsables de la nutrición pediátrica. Una de las revisiones más recientes sobre esta cuestión, la de la doctora Amy Brown y sus colaboradores, indica que “en los últimos 10-15 años, un enfoque alternativo denominado Baby-led weaning ha crecido en popularidad” (estudio).

¿Qué es ‘Baby-led weaning’?

El concepto hace referencia al proceso de alimentación de bebés sin la presencia prioritaria de papillas o triturados. Una traducción literal sería algo así como “bebé al que se permite comer por sí mismo en el período de alimentación complementaria”. Quizá porque dicha traducción no da para grandes titulares, se ha traducido al español de diferentes maneras, tales como “alimentación complementaria autorregulada”, “alimentación complementaria autodirigida”, “alimentación complementaria dirigida por el bebé”, “alimentación complementaria a demanda” o incluso “método ACS, Aprendo a Comer Solo”. En el libro Se me hace bola incluí una definición algo atrevida pero bastante clarificadora: “Es la antítesis de alimentar a nuestro hijo con una cuchara y haciendo el avión”.

Alimentación complementaria

Esto nos lleva a definir un concepto más: alimentación complementaria. Se trata del periodo en el que los bebés empiezan a probar alimentos diferentes a la leche materna (o, en su defecto, leche artificial para bebés). El periodo comienza aproximadamente a los seis meses de edad (algunos un poco antes, algunos bastante después), que es cuando empiezan a mostrar interés por la comida, a tener habilidad para llevársela a la boca con sus propias manos y a tragársela sin problema. No consiste en destetar al niño, sino en ofrecerle, mejor después de las tomas de leche materna o artificial, alimentos saludables.

El objetivo fundamental de esta etapa no es tanto nutricional sino educacional: que el niño aprenda a disfrutar de las texturas, sabores y aromas

Muchas personas creen, equivocadamente, que tales alimentos deben desplazar el consumo de leche. Es un error, sobre todo, porque la leche materna no solo nutre al bebé mucho más que cualquier otro alimento, sino que además le protege de numerosas enfermedades, tales como patologías gastrointestinales o respiratorias, incluso pasado el año de edad. Pero también es un error porque el objetivo fundamental de esta etapa no es tanto nutricional sino educacional: que el niño aprenda a disfrutar de las texturas, sabores y aromas de los alimentos saludables que forman parte de la dieta habitual de sus padres. De hecho, el propio concepto “alimentación complementaria” ya nos da una pista importante de su significado, porque si el objetivo fuera sustituir el consumo de leche, se denominaría “alimentación sustitutoria”. Se profundiza en esta cuestión en el texto La alimentación complementaria en bebés y la diferencia entre ropa y complementos.

Postura de las entidades de referencia

La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA, en sus siglas en inglés) señala que los alimentos complementarios pueden ser alimentos triturados (“alimentos a consumir con cuchara”) o bebidas. De tales bebidas, la prioritaria es el agua, siempre en función de la sed del bebé. Tanto las infusiones como los zumos, aunque sean caseros, son desaconsejables. Pero, y este dato es importante, la EFSA también reconoce que podemos alimentar a nuestros bebés con alimentos que puedan coger con sus propios dedos. Opinan algo similar la Academia Americana de Pediatría (apartado “foster-Self-feeding”), la Agència de Salut Pública de Catalunya y la Asociación Española de Pediatría, que manifiesta que “los bebés son capaces de alimentarse por sí mismos, probando alimentos adecuados y nutritivos que tengan a su alcance”.

¿Qué dice la ciencia?

Si revisamos los artículos científicos que hayan evaluado esta cuestión no tardaremos en encontrarnos con la revisión de la doctora Amy Brown, Sara Wyn Jones y Hannah Rowan, citada más arriba. Tras evaluar todas las pruebas empíricas disponibles que hubieran examinado este método de alimentación, las investigadoras no solo no encuentran motivos para desaconsejarlo sino que concluyen que puede fomentar el desarrollo de un comportamiento alimentario positivo y prevenir el exceso de peso. En todo caso, reconocen que es necesario disponer de más investigaciones a gran escala “para entender esta observación”.

Poco después ha llegado una nueva investigación sobre el tema a las revistas científicas. No es “a gran escala”, como pedían la doctora Brown y su equipo, pero sí se trata de un trabajo científico bien diseñado. Lo han publicado en septiembre de 2017 la doctora Rachael Taylor y sus colaboradores en la revista JAMA Pediatrics. ¿Su conclusión? Que los bebés alimentados mediante el método baby-led weaning no presentaron diferencias, con respecto al resto de bebés, en marcadores como el riesgo de anemia, la tasa de crecimiento o el peso corporal (ni por defecto ni por exceso). Tampoco presentaron más riesgo de ahogamiento. De ahí que un análisis del estudio, publicado en la misma revista por Lakshman y colaboradores, añada que estamos ante un método “seguro y efectivo”.

Aunque no podemos afirmar que prevenga de forma efectiva la obesidad, sí sabemos que no parece arriesgado y que promueve el normal crecimiento del bebé quien, además, disfruta más del momento de la comida y presenta menos aversiones dietéticas. Y es que si queremos que nuestros hijos disfruten comiendo comida y no papillas, parece más lógico que le ofrezcamos los alimentos en su formato original, que es el que más le interesa, y no en trituradas versiones que quizá retrasen su proceso de aprendizaje.

¿Riesgo de ahogo?

Es momento de hablar de una de las principales preocupaciones de los padres: el riesgo de que el bebé se ahogue. Tanto en un estudio publicado este mismo año (estudio) como en una investigación aparecida el año pasado (estudio) no se constató un mayor riesgo de ahogo en bebés alimentados mediante el enfoque baby-led weaning.

Promueve el normal crecimiento del bebé quien, además, disfruta más del momento de la comida y presenta menos aversiones dietéticas

En cualquier caso, todos los padres, alimenten como alimenten a su hijo, deben ser conscientes de que puede asfixiarse con un cuerpo extraño. De hecho, puede hacerlo tanto con alimentos como con muchos otros objetos, tales como juguetes, pelotas pequeñas, canicas, monedas, piedras, botones, tornillos, fichas, globos, guantes de látex o bolsas. Una norma de oro es vigilar siempre al niño (los accidentes evitables son la primera causa de mortalidad en sus primeros años de vida), lo que incluye el momento de la comida.

Otros consejos a recordar son asegurarnos de que el bebé siempre esté sentado erguido cuando está comiendo (nunca inclinándose hacia atrás), permitir que coma a su propio ritmo y bajo su propio control, y evitar que consuma, en los primeros meses, alimentos que formen migas en la boca (como polvorones), frutos secos enteros, uvas enteras, palomitas de maíz, salchichas enteras, caramelos, frutas con semillas (a menos que las hayamos retirado) o cualquier alimento duro (como zanahorias o manzanas) sobre todo si está cortado en forma de monedas (existe más información en este artículo). Es necesario saber reconocer cuándo un bebé se está ahogando y saber cómo reaccionar, algo que se amplía en la Serie de primeros auxilios en caso de ahogamiento en bebés menores de un año que ofrece el portal MedlinePlus.

Julio Basualto Marcet. EL PAÍS, España, 10-10-2017

Social

Para leer en familia



Ver mas artículos

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Impresionantes Pinturas 3D del Artista Edgar Muller
La risa de Juan Pablo II
Lo que está detrás de la ideología de género (Benigno Blanco)
Loving Vincent - Trailer 2016 (web)

Humor

Archibald Leach, un joven inglés aspirante a actor, fue rechazado en numerosas ocasiones por ser demasiado delgado. Años después fue contratado por 450 dólares semanales y se le cambió el nombre por el de Cary Grant.

------------------------------------------------

En siglos pasados, el oro se recetaba como medicina. Las personas pudientes masticaban láminas de oro o lo espolvoreaban sobre las comidas como condimento. Los médicos del rey de Francia Luis XII (1601-1643) le hacían beber grandes cantidades de oro líquido para mejorar su maltrecha salud. A juzgar por la muerte relativamente temprana del rey, el remedio no surtió el efecto esperado.

----------------------------------------------------