Temas & Noticias



Informe de Comisión Valech: Disputa insólita

Informe de Comisión Valech: Disputa insólita

Informe de Comisión Valech: Disputa insólita

Miguel Luis Amunátegui Mönckeberg: “Frente a estas actitudes irresponsables parece entonces necesario conocer las causas y condiciones de la tarea encargada por el ex Presidente Lagos a la Comisión…”.

 

No es primera vez que el diputado Gutiérrez formula imputaciones falsas a terceros. Esta vez, la víctima ha sido nada menos que el ex Presidente Ricardo Lagos, a quien, por ignorancia o mala fe, le ha imputado “que lo que buscó era dar impunidad a los violadores de DD.HH.”, aludiendo con ello a la reserva legal otorgada a los testimonios y antecedentes recibidos por la Comisión Valech.

A ello se sumó, también, el hoy diputado Guillermo Teillier, el mismo que dispuso y lideró la tentativa de asesinato del ex Presidente Pinochet, al sostener que “no sé si habrá sido la intención de Lagos, pero se parece a pactos de silencio”, y que “ello ha ayudado a la impunidad”.

Frente a estas actitudes irresponsables parece entonces necesario conocer las causas y condiciones de la tarea encargada por el ex Presidente Lagos a la Comisión.

Desde luego, el más destacado dirigente de la defensa de los Derechos Humanos, como es el profesor José Zalaquett, ha declarado en estos días que, y veremos por qué, “no corresponde levantar ahora el secreto del Informe Valech. Las personas que declararon son libres para contar su caso. El secreto se estableció para ellas. Muchas personas, cuando declararon, lo que querían era que sus familias, sus nietos, no supieran que fueron violadas”. Y yo agrego, como miembro de la dicha Comisión, que me consta que tampoco querían que se supiera que bajo tortura se vieron forzados a incurrir en delaciones.

Desde luego, cabe advertir que la iniciativa del ex Presidente Lagos de nombrar a esta Comisión fue tomada en el año 2003, época en la que solo se hablaba de personas que habían sido muertas o estaban desaparecidas, y por ello la primera iniciativa adoptada en el año 1990 fue la creación de la Comisión Rettig durante el gobierno del Presidente Aylwin. Luego que se concentró en la dificultad de identificar y encontrar a los desaparecidos, el esfuerzo durante el gobierno del Presidente Frei fue el intento por aproximarse a la ubicación de estos, para lo cual se hizo el esfuerzo de constituir la Comisión.

Y como habían transcurrido ya casi treinta años, y no se había tomado conciencia del desamparo en el que se encontraban aquellos que sin morir o haber desaparecido habían sido perseguidos, encarcelados y eventualmente torturados sin verdadero amparo del Poder Judicial, y que se trataba de miles de personas que de algún modo vieron tronchadas sus vidas y que habiendo recurrido ante las dirigencias de sus diversos partidos, la verdad es que no encontraron eco de sus penurias, fue este el momento en el que el Presidente Lagos asumió que el país debía escuchar y reconocer a quienes, sin perder la vida, habían sufrido persecución.

Y fue bajo estas condiciones, y ante el manifiesto temor que los interesados aún tenían de clandestinos órganos persecutores, el Decreto Supremo Nº 1040 que creó la Comisión estipuló en su art. 3 que como limitación de sus atribuciones la Comisión no podría asumir funciones de carácter jurisdiccional, por lo que “no podrá pronunciarse sobre la responsabilidad que con arreglo a la ley pudiere caber a personas individuales por hechos de que haya tomado conocimiento”.

Por su parte, el Informe de la Comisión consignó en su página 41 que “el concepto de Reserva fue central en el trabajo general de la Comisión y, por tanto, de la entrevista con los declarantes”. El artículo 5 inc. 4 del D.S. 1040 establece que “todas las actuaciones que realice la Comisión, así como todos los antecedentes que esta reciba, tendrán el carácter de reservados, para todos los efectos legales”. La regla general, entonces, era que cualquier tipo de información relacionada con casos y situaciones de detención o tortura por razones políticas era confidencial, con prohibición estricta de su divulgación parcial o total entre personas, grupos de personas o instituciones ajenas a la comisión. Por tal razón, en la estructura del informe no habrá una exposición que vincula de manera específica a una víctima con el método de tortura a que fue expuesta. En anexo independiente se describirán los diversos tipos de torturas guardándose la confidencialidad respecto de las víctimas.

Es por ello que el Presidente Lagos en la página 10 del informe expresa: “Quiero agradecer finalmente a todos los chilenos y chilenas que prestaron testimonio y estuvieron dispuestos a revivir su sufrimiento por el bien de Chile. Tal como ellos lo pidieron, sus testimonios serán confidenciales y, por tanto, nadie tendrá acceso a ellos durante los próximos 50 años”. Ellos tenían por objeto poder permitir a la Comisión calificar si efectivamente habían sido alguna vez detenidos sin motivo justificado, maltratados o torturados o sometidos a vejaciones indignas para que el Estado pudiera reconocer y establecer el hecho.

Puedo confirmar cómo efectivamente este era el predicamento de las personas, que la Comisión ha recibido peticiones formales en medio de este debate por las que “confirman su voluntad expresa de mantener reserva respecto de sus antecedentes personales y especialmente, relatos y declaraciones que conforman la carpeta, del listado oficial sobre prisión política y tortura que el INDH custodia por mandato de la ley 20.405, que los contienen y que no autoriza entregarlos a sus descendientes mientras esté con vida y después de fallecida, aunque autoriza a dar conocimiento de ellos únicamente con el fin de contribuir a la investigación de causas judiciales sustanciadas ante la justicia ordinaria”.

Por todo ello, estoy de acuerdo con el ex Presidente Ricardo Lagos, el profesor José Zalaquett y miembros de la Comisión de Prisión Política y Tortura, con que el compromiso legal debe ser cumplido y que él no implica en absoluto intento alguno de impunidad, sino una solución a un problema social que un espíritu visionario advirtió oportunamente, el ex Presidente Ricardo Lagos.

Columna de Miguel Luis Amunátegui Mönckeberg

Ex miembro de la Comisión de Prisión Política y Tortura y miembro del Consejo del Instituto de Derechos Humanos de Chile

EL MERCURIO, 23-09-2017

Social

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Impresionantes Pinturas 3D del Artista Edgar Muller
La risa de Juan Pablo II
Lo que está detrás de la ideología de género (Benigno Blanco)
Loving Vincent - Trailer 2016 (web)

Humor

Hacia 1770, la moda de las pelucas empolvadas de la aristocracia francesa e inglesa habían alcanzado tal magnitud, que las pelucas podían alcanzar 1,2 metros de alto, y se decoraban hasta con pájaros embalsamados, réplicas de jardines, platos de fruta o barcos a escala.

La falta de higiene (no se las quitaban por semanas o meses) y el volumen de estas pelucas ocasionaba que no sólo piojos y pulgas las infestaran, sino que hasta pequeños ratones hicieran de ellas su hogar.

----------------------------------------------------

Cuando los conquistadores ingleses llegaron a Australia se asombraron al ver unos extraños animales que daban saltos increíbles.

Inmediatamente llamaron a uno nativos e intentaron preguntarles mediante señas qué era eso.

Al notar que siempre decían “Kan Ghu Ru” adoptaron el vocablo inglés “kangaroo” (canguro). Los lingüistas determinaron tiempo después que los indígenas querían decir “No le entiendo”.

----------------------------------------------------