Temas & Noticias



¿Por qué Israel es el único estado que apoya la secesión de los kurdos iraquíes?

¿Por qué Israel es el único estado que apoya la secesión de los kurdos iraquíes?

¿Por qué Israel es el único estado que apoya la secesión de los kurdos iraquíes?

El presidente de la entidad kurdo-iraquí, Barzani, en un mitin en favor del referéndum secesionista – REUTERS

 

El nuevo territorio independiente serviría de muro de contención frente a los países musulmanes más hostiles hacia la nación

 

No hay garantías respecto al censo electoral del Kurdistán iraquí ­-ni siquiera es fácil saber con precisión qué población tiene la entidad federal-, pero la prohibición tajante del Gobierno y del Parlamento de Bagdad no van a frenar al Gobierno autónomo de Erbil: este lunes 25 de septiembre habrá referéndum de secesión. Nadie duda de que el «sí» a la creación de un nuevo Estado en Oriente Próximo contará además con un masivo respaldo.

Tanto el referéndum como la secesión han sido rechazados por todos los países vecinos. La resistencia en Occidente está por su parte encabezada por Estados Unidos, que ha pedido a sus aliados kurdos en la lucha contra Daesh que se abstengan de veleidades independentistas, más aún cuando aún se mantiene en pie, aunque bamboleante, el «califato yihadista» en Siria e Irak. El Kurdistán iraquí disfruta ya de una autonomía prácticamente plena -con policía y ejército propio, los «peshmerga»- , dentro del régimen federal consagrado por la Constitución iraquí de 2005; y además mantiene una disputa con el Gobierno central en torno a la administración de la ciudad de Kirkuk. ¿Para qué complicar más el pulso con Bagdad con una declaración de independencia?

Norteamericanos y europeos creen, con razón, que la creación de un Estado kurdo en el corazón de Oriente Próximo solo serviría para volver a agitar otros conflictos de baja intensidad. El Kurdistán iraquí -que cuenta con una población aproximada de 6 millones de ciudadanos y unos 45.000 kilómetros cuadrados- es la primera y más madura de las cuatro entidades de etnia y lengua kurda de la región. Las otras tres, que forman el imaginario del Gran Kurdistán, están en Siria, Irán y Turquía.

Solo Israel respalda el referéndum y la eventual creación del Estado de Kurdistán en el norte de Irak. Las razones políticas son evidentes. El nuevo territorio soberano serviría de muro de contención frente a los países musulmanes más hostiles hacia Israel, en particular Irán. El expresidente iraquí Al Maliki lo dijo sin tapujos hace días: «No permitiremos la creación de un segundo Israel en el norte de nuestro territorio».

La mayoría de la población kurda es de religión musulmana. Su islam es moderado, y respeta otras minorías como la cristiana o la yazidí. El común denominador de los kurdos es el nacionalismo, en el marco de un Estado secular. Este es un punto en común con el Estado de Israel, que tradicionalmente ha mantenido una fuerte colaboración con las comunidades kurdas en todo Oriente Próximo.

A esa empatía natural se unen razones de geoestrategia. Como apunta el diario israelí «Haaretz», al pronunciarse en favor de un Estado kurdo independiente el primer ministro Netanyahu está pagando con la misma moneda a la Turquía de Erdogan, que apoya a los grupos islamistas en los territorios ocupados de Gaza y Cisjordania.

Francisco de Andrés. ABC, España, 20-09-2017

Social

Para leer en familia



Ver mas artículos

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Reabren la joya barroca de la Ópera del Margrave
Psiquiatra Marian Rojas Explica Que Es La Ideología De Genero
LA DEVOCION MARIANA DE UN SANTO
Asombroso lo que hizo

Humor

Un conocido en apuros económicos acudió en busca de consejo a John D. Rockefeller sénior. Su problema era que un individuo que le debía cincuenta mil dólares se había ido a Constantinopla, y él no tenía ningún comprobante o reconocimiento de deuda que le permitiera exigir su pago. Rockefeller le aconsejó:

—Escríbale una carta reclamándole los cien mil dólares que le debe. Seguro que él le contestará diciéndole que está en un error, que no son cien mil, que sólo son cincuenta mil. Y así ya tendrá usted su reconocimiento de deuda.

-----------------------------------------------

Cuando Jean-Baptiste Colbert (1619-1683) se hizo cargo de las finanzas de Francia, hizo llamar a los principales hombres de negocios del reino. A fin de congraciarse con ellos y para ganar su confianza, les preguntó:

—Caballeros, que puedo hacer por ustedes.

—Le rogamos, señor —le contestaron todos a una—, que no haga nada. Déjenos que lo hagamos nosotros.

------------------------------------------------------------