Temas & Noticias



IT

IT

IT
septiembre 14

Dirección: Andy Muschietti. Intérpretes: Jaeden Lieberher, Sophia Lillis, Jeremy Ray Taylor, Finn Wolfhard, Wyatt Oleff, Bill Skarsgård, Jack Dylan Grazer, Chosen Jacobs, Nicholas Hamilton, Owen Teague, Jackson Robert Scott, Logan Thompson, Jake Sim, Steven Williams, Javier Botet, Megan Charpentier, Stuart Hughes.Argumento: Stephen King (novela).Guión: Gary Dauberman, Chase Palmer, Cary Fukunaga.Música: Benjamin Wallfisch.Fotografía: Chung Chung-hoon .Distribuye en cine: Warner

Sinopsis oficial

Cuando empiezan a desparecer niños en el pueblo de Derry, Maine, un grupo de niños lidia con sus mayores miedos al enfrentarse a un malvado payaso llamado Pennywise, cuya historia de asesinatos y violencia data de siglos.

Crítica. El payaso bailarín

Derry, un pueblecito de Maine. Bill, joven adolescente, intenta superar la misteriosa desaparición de su hermano pequeño, Georgie, unos meses atrás. Pero es difícil. No es la primera desaparición en el pueblo, la muerte acecha. Además Bill y su pandilla son objetivo de los abusones de la zona, deben andarse con ojo. Sin embargo, lo peor son las extrañas y horribles experiencias que sufren paulatinamente los siete miembros de la pandilla. Un ser maligno con apariencia de payaso –“Eso”, lo llaman– es la causa.

Adaptación de la terrorífica novela de Stephen King, ya llevada a la pantalla en forma de miniserie en 1990. En esta ocasión tras las cámaras se sitúa el argentino Andy Muschietti, que repite género tras Mamá. Ambientada en los años 80 en el típico pueblo idílico de los Estados Unidos, el trío de guionistas –que incluye algún peso pesado como Cary Fukunaga– ha tenido muy presente el precedente cinematográfico, también con los correspondientes guiños a la época, de modo que calcan algunas escenas célebres, como la de la alcantarilla –poderoso y estremecedor arranque– o la del cuarto de baño sangriento. Por contra, toda una parte de la historia –con los niños ya adultos– queda pendiente para una anunciada segunda parte. Pero sobre todo logra una buena definición de personajes, jovenzuelos adolescentes con traumáticas vivencias y situaciones personales nada reconfortantes. En este sentido llama la atención la ausencia de modelos adultos; apenas aparecen los padres y cuando lo hacen no son precisamente ejemplos de equilibrio y sana madurez, por decirlo suavemente.

Visualmente el film es notable y efectivo. Muschietti moderniza además la trama original con algunos añadidos sabiamente concebidos –como la aterradora pintura “modiglianesca”– y ofrece escenas bien resueltas, aunque también es un poco agotador que las apariciones fantasmales siempre vengan acompañadas de sonidos exagerados, volumen a tope, con el objetivo de generar los sustos convenientes. Y ni que decir tiene que la irrupción de seres imaginarios en una dimensión real da lugar a todo tipo de licencias que no son precisamente coherentes. Pero ése es el juego. Sí se consigue convincentemente el difícil equilibrio entre el puro terror de los primeros compases y el film de aventuras juveniles al estilo Los Goonies hacia el que va derivando el conjunto. También es inevitable encontrar numerosas similitudes con la serie Stranger Things, acentuadas también por la presencia entre los actores de Finn Wolfhard, el chaval protagonista de la serie de Netflix. El resto del juvenil reparto está a la altura pero hay que mencionar especialmente a Sophia Lillis –la única chica del grupo– y a Jeremy Ray Taylor, sin olvidar al encargado de dar vida al diabólico payaso Pennywise, Bill Skarsgård.

Pablo De Santiago. DeCine21

Social

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Asombroso lo que hizo
Intervención Cerro San Cristóbal
Impresionantes Pinturas 3D del Artista Edgar Muller
La risa de Juan Pablo II

Humor

A comienzos de siglo XVIII reinó en Prusia un hombre muy temperamental. Federico Guillermo tenía la costumbre de pasear sin escolta por las calles de Berlín. Cuentan que cuando encontraba alguien que le desagradara, lo que ocurría con frecuencia, no dudaba en golpearlo con su bastón. Por esa razón cuando la gente lo veía a lo lejos, prudentemente huía lo más rápido posible.

En cierta ocasión, como de costumbre, el rey avanzaba golpeando el suelo con su bastón. Un berlinés, tomado por sorpresa, tratando de huir del monarca, se ocultó en un portal. Ahí lo sorprendió Federico Guillermo, y lo increpó de inmediato:

- Eh, tú, ¿A dónde vas?

El pobre hombre, que temblaba de miedo, le indicó con la cabeza una la puerta.

- ¿Vives ahí?, lo interrogó.

El hombre hizo un gesto de negación.

- ¿Es la casa de un amigo tuyo? Volvió a preguntar.

- No, Majestad.

El rey lo miró con sospecha,

-Entonces, ¿por qué entras en ella?

El hombre tuvo miedo de que se le considerara como ladrón, así que confesó:

- Lo hacía para evitar encontrarme con su Majestad. Federico Guillermo lo miró extrañado.

- ¿Y por qué quieres evitarme?

Bajando la vista, decidió decirle la verdad:

- Porque tengo miedo de su Majestad.

Al escuchar esto, Federico Guillermo montó en una de sus famosas rabietas. Agarró al infeliz por el cuello, lo sacudió violentamente, y lo increpó:

- ¿Cómo te atreves a tener miedo de mí? ¡Soy tu rey, así que tienes que amarme! ¡Ámame, desgraciado! ¡Te ordeno que me ames!

----------------------------------------------------------------