Temas & Noticias



Así alertó la Inteligencia de EEUU a los Mossos de un posible atentado en La Rambla

Así alertó la Inteligencia de EEUU a los Mossos de un posible atentado en La Rambla

Así alertó la Inteligencia de EEUU a los Mossos de un posible atentado en La Rambla

La Policía trasladó a los Mossos (policía catalana) la amenaza contra La Rambla la semana del 25 de mayo. Los Mossos admiten haber recibido la alerta pero no le otorgaron “credibilidad”. El Gobierno emplaza a Puigdemont a explicar por qué negó el aviso de la CIA a los Mossos

 

El president de la Generalitat, Carles Puigdemont, ocultó la verdad cuando aseguró que su Gobierno o los Mossos d’Esquadra no habían recibido por parte de la CIA -tal como informó El Periódico de Cataluña- o del Ejecutivo de Madrid una advertencia sobre la posibilidad de que pudiera producirse un atentado en Barcelona este verano. El hecho es que, al menos, la Policía Nacional avisó a principios del verano a los Mossos d’Esquadra de que había una amenaza sobre La Rambla.

Según fuentes de la lucha antiterrorista, el pasado 25 de mayo el NCTC -National Counterterrorism Center, formado por una veintena de agencias entre las que se encuentra la CIA- remitió a la Guardia Civil, a la Policía Nacional, al CNI y al Citco (Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado) un texto encriptado en el que se avisaba de que este verano podría producirse un atentado contra intereses turísticos de Barcelona, «concretamente en Las Ramblas».

En esa misma semana, un alto mando de la Jefatura Superior de Policía Nacional en Barcelona se puso en contacto con el jefe de la Brigada de Información de los Mossos d’Esquadra, Manel Castellví, para informarle de la existencia de la alerta. Lo hizo de forma verbal.

Días después, el 1 de junio, se abordó la cuestión en una de las reuniones semanales que el Citco convoca para realizar valoraciones respecto al nivel de amenaza terrorista sobre el territorio español. Todos los presentes admitieron haber recibido la nota encriptada. El representante del CNI explicó que la información había sido remitida por la CIA y el de la Policía Nacional precisó que los datos obtenidos a su vez por la CIA procedían de una fuente no contrastada. A pesar de ello, en esa reunión del 1 de junio no se rechazó la amenaza por no haber sido argumentada por parte de los servicios de inteligencia americanos de un modo más preciso sino que se optó por dejar constancia de que «la fiabilidad de la información está siendo valorada».

En aquella reunión del 1 de junio no estuvieron presentes los Mossos d’Esquadra que, de todos modos, ya habían sido avisados por la Policía Nacional, que es el cuerpo policial encargado de transmitir este tipo de informaciones a las policías autonómicas. Los Mossos suelen asistir a la mayor parte de las convocatorias del Citco si bien, hasta ahora, lo han hecho en calidad de invitados.

Según fuentes de Interior, durante aquellos días, la NCTC se puso en contacto con los máximos responsables del Ministerio para informarles de que iban a hacer llegar la alarma a los Mossos d’Esquadra y para preguntar si podía existir algún tipo de inconveniente. Según las mismas fuentes se dio vía libre a la comunicación aunque no se tiene constancia de que esta se produjese o no.

Lo que sí se produjo en el mes de junio fue una cita en Cataluña de una subcomisión en la que estuvieron presentes agentes de la Guardia Civil, de la Policía Nacional y de los Mossos de Esquadra en la que éstos admitieron haber recibido la alerta sobre la amenaza de atentado «concretamente en Las Ramblas» y aseguraron que lo estaban investigando.

La polémica no se ha desatado exactamente por la verosimilitud o no de la amenaza. Expertos de la lucha antiterrorista y responsables policiales señalan que, en muchas ocasiones, este tipo de agencias extranjeras envían alertas poco fundamentadas que no se concretan y que implican que decenas de agentes sean destinados a presuntos objetivos en el desarrollo de una inevitable labor preventiva.

Sin ir más lejos, el atentado que finalmente se produjo en La Rambla, inicialmente estaba concebido para otro objetivo, según las investigaciones preliminares y las declaraciones prestadas por los terroristas en sede judicial.

El problema se plantea porque las autoridades catalanas han venido negando u ocultando que hubiesen recibido un aviso de amenaza. Lo hizo el president de la Generalitat, Carles Puigdemont, en una entrevista concedida en La Sexta. Cuando se le preguntó: «¿Ustedes no tenían esa información, no se la habían hecho llegar directamente ni tampoco a través del Gobierno central?». El president respondió eludiendo la pregunta: «No existe una relación entre agencias de inteligencia de países extranjeros y Mossos… Las policías se relacionan con otras policías y los servicios de inteligencia con otras agencias de inteligencia. A una policía como los Mossos ya nos gustaría tener relación directa con la CIA, pero evidentemente eso no ha ocurrido».

Finalmente, ayer, el consejero de Interior, Joaquim Forn, y el mayor de los Mossos, Josep Lluís Trapero, admitieron que la policía de la Generalitat recibió el 25 de mayo la información sobre un eventual atentado en La Rambla. Aunque siguieron desmintiendo de forma categórica que ésta procediera de la CIA o del NCTC. El mayor rechazó también revelar la fuente que les proporcionó la alerta alegando la importancia de mantenerla en secreto para el trabajo policial.

El contenido del aviso, no obstante, no provocó ningún movimiento policial por parte de los Mossos porque, tras analizarlo, consideraron que se trataba de datos «de baja credibilidad». Trapero sostuvo que la falta de fiabilidad de la información no fue determinada únicamente por la unidad de Información de la policía de la Generalitat. Dijo que también lo hicieron la Policía Nacional y la Guardia Civil, además de representantes del Estado, aseguró. Los máximos responsables de los Mossos situaron el aviso entre «las decenas» de informaciones que desde hace meses reciben sus investigadores.

Ninguna, incluida la del 25 de mayo, «tenía relación» con los atentados del 17 de agosto y la célula de 12 miembros desarticulada, insistió Trapero. Una conclusión a la que, según su versión, también llegaron Policía y Guardia Civil y que les fue transmitida de forma verbal desde el Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado (Citco).

Forn y Trapero se esforzaron ayer por explicar la cadena de transmisión de información, previa y posterior a los atentados de Barcelona y Cambrils, para combatir lo que consideran una «campaña de desprestigio» contra los Mossos. Una cadena que incluyó comunicaciones directas con el resto de fuerzas de Seguridad del Estado, también en el caso de la alerta del 25 de mayo. Forn aseguró que, tras recibirla, se la trasladaron al Gobierno. Entre ambas administraciones, sin embargo, acordaron que se trataba de datos sin «veracidad». Por esa razón no se habló de esos datos en la Mesa de Evaluación de la Amenaza Terrorista en la que los Mossos sí estuvieron presentes, el 25 de mayo y el 8 de junio.

Los Mossos aseguran también que ninguna de las advertencias recibidas antes de los atentados guardaban, de hecho, relación con los ataques que han costado la vida a 16 personas y han causado heridas a más de 120. Una valoración que el Citco, siempre según los Mossos, les trasladó por escrito y que los responsables del Citco niegan haberles transmitido.

Una cadena de mentiras

La Sexta (20 de agosto)

Ana Pastor: «¿Ustedes no tenían esa información, no se la habían hecho llegar directamente, ni tampoco a través del Gobierno central?». Carles Puigdemont: «Es que la Policía se relaciona con otros cuerpos policiales. No existe una relación entre agencias de inteligencia de países extranjeros y los Mossos» […] «Las policías se relacionan con otras policías y los servicios de inteligencia con otras agencias de inteligencia. A una policía como los Mossos ya nos gustaría poder tener relación directa con la CIA, pero evidentemente eso no ha ocurrido».

Rac1 (22 agosto).

Nacho Martín Blanco: «Sobre el aviso de CIA, ¿hubo un aviso expreso a los Mossos sobre esta cuestión?». Joaquim Forn: «Sobre el aviso de la CIA, nosotros no tenemos relación con la CIA, nos encantaría. Por lo tanto, si no hay relación no podemos haber recibido una información directa de la CIA. Nos gustaría haber podido tenerlo. Nos gustaría mucho poder intercambiar información con la CIA. Pero, desgraciadamente, eso no se ha producido».

Catalunya Ràdio (28 agosto).

Mònica Terribas: «¿Es mentira?». Josep Lluís Trapero: «Sí. Los servicios de Inteligencia se relacionan con los servicios de inteligencia, no con servicios policiales. No es una competencia propia de los cuerpos policiales relacionarse con los servicios de Inteligencia».

Ángeles Escrivá, Madrid y Javier Oms, Barcelona

EL MUNDO, España, 01-09-2017

Social

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Impresionantes Pinturas 3D del Artista Edgar Muller
La risa de Juan Pablo II
Lo que está detrás de la ideología de género (Benigno Blanco)
Loving Vincent - Trailer 2016 (web)

Humor

En el 449, el emperador Valentín III, enemigo acérrimo de Atila, condenó al exilio a su propia hermana, Honoria. Ésta, en venganza, entregó su anillo a un oficial de los hunos para que se lo mostrara a su jefe como prueba de que ella era hermana de su enemigo. Atila entendió que la joya era una oferta de matrimonio y, desgraciadamente para Honoria, dijo “sí quiero”.
------------------------------------------------------

Hessy Taft, una guagua de padres judíos, apareció en las portadas de las revistas nazis y en los afiches del Tercer Reich al ganar el concurso “Modelo de raza Aria”.

Todo sucedió porque el fotógrafo, sin la autorización de los padres, envió la foto al concurso pensando que sería una buena lección que lo ganara una niña judía como modelo del ario perfecto. --------------------------------------------------------