Temas & Noticias



Ex fiscal de la Araucanía revela las razones de la impunidad frente a tentados del sur

Ex fiscal de la Araucanía revela las razones de la impunidad frente a tentados del sur

Ex fiscal de la Araucanía revela  las razones de la impunidad frente a tentados del sur

Francisco Ljubetic, quien lideró el Ministerio Público en la región entre 2005 y 2013, cuestiona que no exista una política de Estado para enfrentar la violencia, tal como se aplica en otros delitos como el narcotráfico. “Las policías siempre han tenido información, y lo digo responsablemente, respecto de personas que han estado vinculados a hechos de violencia, que son sospechosos. Pero el paso de sospechoso a imputado es bien profundo”, plantea.

Más de 200 camiones de carga quemados desde 2014,  casi 50 de ellos en la última semana, es la compleja realidad que enfrenta el gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet luego de que este domingo un grupo de desconocidos incendiara 29 camiones en la localidad costera de San José de Mariquina, en la Región de Los Ríos, localidad que nunca había sufrido tal violencia, con lo que extendió más al sur el conflicto que estaba focalizado en la Araucanía, principalmente.

En el lugar se encontraron panfletos reivindicatorios del grupo Weichan Auka Mapu (“Lucha del territorio rebelde”, en español), tal como ocurrió también en otro ataque en la salida norte de Temuco de hace una semana, y en otras decenas de hechos violentos. “Fuego y sabotaje al negocio forestal, libertad a todos los P.P. (presos políticos) por nuestros weichafes caídos Marileo y Gonzalez”, rezaba un papel semiquemado encontrado.

De los casi 300 camiones quemados desde 2008, apenas ocho comuneros han sido llevados a juicio, luego de que en 2016 atacaran el fundo Cuyinpalihue, en el Biobío, donde quemaron tres máquinas forestales y una camioneta.

Pero, si hay un grupo que reconoce los atentados, ¿por qué no se han podido detener a los integrantes?

Es la incógnita que responde, entre otras, a este diario el ex fiscal regional de la Araucanía, Francisco Ljubetic, quien lideró el caso que terminó en una condena de 18 años para Celestino Córdova por el crimen del matrimonio Luchsinger Mackay.

Ljubetic trabajó en el Ministerio Público entre 2000 y 2013, siendo primero fiscal de Villarrica entre 2000 y 2005 y fiscal regional entre ese año y 2013, cuando se retiró tras cumplir su período legal de ocho años y  asumir como vicedecano de Derecho de la U. Autónoma de Temuco.

-En términos generales ¿cómo ve el fenómeno de la violencia en el sur?

-Es un fenómeno de violencia en espiral, porque tiene un contrasentido desde el punto de vista histórico, que este año se celebran 20 años del primer atentado. O sea, que se celebre una situación de violencia que se ha instalado por 20 años da para pensar que efectivamente hubo tiempo para adoptar las medidas necesarias y sin embargo todos los esfuerzos han resultado insuficientes, por la falta de persistencias, rigurosidad y minimizar los acontecimientos. La violencia se ha transformado como en el pan de cada semana o quincena, y mucha gente vive en esa lógica.

– ¿Qué soluciones se vislumbran?

-No se vislumbran soluciones concretas, reales. Por el contrario, si no se toman medidas drásticas y severas de control del orden público, evidentemente nos encontraremos con un crecimiento de la violencia, porque quienes la realizan necesitan mantener sus reclamos y arengas en el tiempo. Los grupos violentistas pretenden estar al margen de la institucionalización del dialogo y prefieren estar en la orilla contestataria que le provoca mejores réditos, sobre todo en apoyos internacionales, sobre la base de constituirse en voceros de un pueblo oprimido por el Estado y legitiman esta forma de reclamación. Creo que esto está absolutamente lejano de la realidad, porque cualquier reclamo es legítimo dentro de los marcos establecidos.

-¿Y cómo evalúa el rol de las instituciones?

-Las instituciones estatales que se han creado para tener esos caminos de encuentros no siempre han sido adecuados. La lógica nuestra es que ha habido un acostumbramiento. Lo asimilo a la urgencia de un hospital. Los que atienden pueden no sentirse espantados porque lo han visto todo. Acá ocurre algo similar, ha habido quemas, muertes, enfrentamientos armados, guerrilla rural. Me pregunto qué falta para que se produzca el impacto en las autoridades y tomen decisiones de mayor intensidad.

-¿Por qué cree que hay tan fuerte aumento en la quema de camiones?

-Porque si uno lo visualiza de los propósitos de los grupos violentistas, buscan mantener y aumentar la violencia y el temor. Quemar un camión en un camino rural no impacta a nadie. Después evolucionó a los atentados en la ruta 5, que tiene un eco mayor. Hoy se han escogido blancos específicos. El quemar un camión parece que no produce efecto, y ahora queman grupos de camiones. Es un efecto multiplicador más eficaz. Está planificado así. Son distintas acciones orientadas a un mismo fin. No hay que extrañar que volvamos a la quema de alguna casa patronal, etc.

-¿Por qué no detienen a los integrantes del grupo Weichan Auka Mapu que reconoce los atentados?

-Si uno lo examina solo en relación al número de personas detenidas y llevadas a juicio el resultado es paupérrimo. Hay mérito de parte de los atacantes, que son de temer. Estudian, planifican, tienen recursos, utilizan la nocturnidad, factores de audacia y buena organización, que los llevan a cumplir con el objetivo y resulta perfecta la acción en la medida que no sean detenidos. También existen pactos muy intensos de silencio en estos grupos, si alguno es detenido no va a entregar antecedentes, no va a colaborar como sí hacen quienes cometen robos o tráfico de drogas. Diría que son virtudes de los atacantes que los han mantenido en esta impunidad.

-¿Cómo evalúa el trabajo de las policías?

– Existen algunas flaquezas del actuar policial y que se reflejan en dos o tres elementos. Por ejemplo, cuando los equipos policiales logran realizar un trabajo analítico, reflexivo, con inteligencia basada en información que capturan, no se mantienen en el tiempo y son trasladados a otras regiones. Además, las mismas autoridades no condenan de manera radical sino que se minimizan los hechos, como si fuera normal. Diferente a cuando comenzaron los robos a los cajeros, y la autoridad atacó la causa, inyectó recursos y hubo una política de persecución estatal. En el narcotráfico igual. Cuál es la política del Estado para atacar lo que ocurre en la Araucanía. Eso claramente pasa por estos discursos ambivalentes de las autoridades. Este último fue condenado en general pero hubo voces tenues, y cómo puede ser así en un hecho tan grave. No hay que tener temor a decirlo. Lo contrario es dejar espacio para que sigan ocurriendo.

-¿Qué sabe Ud. del grupo Weichan Auka Mapu que reconoce la autoría del atentado?

-Ellos se autodenominan ORT (organizaciones de resistencia territorial). Es probable que personas vinculadas a la coordinadora Arauco Malleco, junto a gente más joven que están en estos ORT, se hayan unido por el interés común de dejar el discurso e irse a los hechos, dejar de hablar y parlamentar para recuperar las tierras de un modo violento. La violencia es lo que legitima su actuar, para ellos es normal. Además, hay un agravante, que son los cuadros de reemplazo. Para graficarlo, si un equipo de fútbol tiene un equipo titular y divisiones interiores, estos grupos tienen gente más joven que se está formando y criando al alero de la violencia, y las posibilidades de que reemplacen y ocupen el lugar o engrosen a estas unidades violentistas es muy concreta. Un trabajo que ha durado 20 años no tengo dudas que ha tenido cuadros de reemplazo, lo ha dicho uno de sus portavoces.

-¿Por qué no se detienen a los integrantes del grupo?

-Ahí está el punto delicado. Las policías siempre han tenido información, y lo digo responsablemente, respecto de personas que han estado vinculados a hechos de violencia, que son sospechosos. Pero el paso de sospechoso a imputado es bien profundo, porque el sistema se topa con las exigencias judiciales. El estándar es mayor. Lo que le ocurre a la policía es que teniendo la información, a los sospechosos y reuniendo uno a uno pequeños e importantes antecedentes, no necesariamente resultan suficientes para judicializar una causa. Se encuentran con una pared que impone el sistema procesal penal. Se torna en una valla infranqueable, porque los elementos de juicio elevan la exigencia de los antecedentes y las policías se desmotivan, aunque todo indicaría que son responsables.

-¿Qué diferencias observa en los procedimientos policiales con atentados en otros países?

-Si uno hace el parangón con lo sucedido en Barcelona, la policía europea tenía antecedentes del grupo pero no podía detenerlos porque esperaba elementos adicionales para actuar. Pero después de lo ocurrido, desplegaron sus esfuerzos amparados por la justicia y detuvieron a 10-12 personas, incautaron material, allanaron domicilios, etc. Eso acá es muy difícil que ocurra, porque existen las garantías y derechos y no necesariamente está la disposición a permitir trabajos de esta envergadura porque se exige un estándar mayor. Lo que sucede en la Araucanía hay que darle el mismo tratamiento que le da el Estado a las políticas sobre narcotráfico, en que la policía tiene sospechosos, delatores que entregan información, recibe denuncias,  acumula antecedentes y cuando existe el hilo conductor ponen en marcha todo lo recopilado.

-¿La policía sabe quiénes integran el grupo Weichan Auka Mapu?

-Así es. Falta el eslabón que permite unir. En un atentado en Temuco los atacantes huyeron por los potreros, en sectores que han sido investigados por la policía. Corresponde revisar domicilios en el sector aledaño. No es como huir en la ciudad en auto, ya que huyen a pie a campo traviesa y tienen que tener destino donde se reúnen. La única manera de averiguarlo es hacerle rastrillo de búsqueda. Eso significa tener personal preparado, contar con las órdenes judiciales y definir una acción verdadera. El fiscal que investiga el atentado de San José de Mariquina dijo que no había ningún antecedente, cámaras ni testigos. Frente a esa realidad, ¿qué futuro puede tener esa investigación? Ninguno. Las policías están con ataduras.

-¿Ha habido voluntad política del Gobierno para enfrentar los atentados?

-Me parece que no. Es cosa de ver las declaraciones que minimizan, omiten y dicen que son actos aislados, de pequeños grupos. La voluntad  política sería tener equipos de trabajo permanente, especializarlos, sensibilizar a la población y  al Poder Judicial de que es un flagelo que se debe atacar, no permitir que usen la violencia para defender derechos. Pero se acepta que se use la violencia para reclamar derechos. Hay comunidades que tienen tierras que han sido entregadas por actos de violencia. Nadie puede negar que la violencia si ha servido a ciertos grupos para conseguir ciertos derechos y patrimonio.

Uziel Gómez Padrón. EL LIBERO, 30-08-2017

Social

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Impresionantes Pinturas 3D del Artista Edgar Muller
La risa de Juan Pablo II
Lo que está detrás de la ideología de género (Benigno Blanco)
Loving Vincent - Trailer 2016 (web)

Humor

Hacia 1770, la moda de las pelucas empolvadas de la aristocracia francesa e inglesa habían alcanzado tal magnitud, que las pelucas podían alcanzar 1,2 metros de alto, y se decoraban hasta con pájaros embalsamados, réplicas de jardines, platos de fruta o barcos a escala.

La falta de higiene (no se las quitaban por semanas o meses) y el volumen de estas pelucas ocasionaba que no sólo piojos y pulgas las infestaran, sino que hasta pequeños ratones hicieran de ellas su hogar.

----------------------------------------------------

Cuando los conquistadores ingleses llegaron a Australia se asombraron al ver unos extraños animales que daban saltos increíbles.

Inmediatamente llamaron a uno nativos e intentaron preguntarles mediante señas qué era eso.

Al notar que siempre decían “Kan Ghu Ru” adoptaron el vocablo inglés “kangaroo” (canguro). Los lingüistas determinaron tiempo después que los indígenas querían decir “No le entiendo”.

----------------------------------------------------