Temas & Noticias



El Tribunal Supremo indio declara inconstitucional el divorcio verbal

El Tribunal Supremo indio declara inconstitucional el divorcio verbal

El Tribunal Supremo indio declara inconstitucional el divorcio verbal

El Tribunal Supremo de la India ha declarado inconstitucional una ley islámica que facultaba a los hombres casados a romper con sus cónyuges mediante una fórmula expedita: decirles tres veces talaq-e-biddat (“me divorcio de ti”), un exceso que dio pie a situaciones tan grotescas como los divorcios a partir de mensajes de WhatsApp, según señala la cadena de  noticias alemana Deutsche Welle.

Un panel de cinco jueces del máximo tribunal, uno por cada una de las religiones con mayor presencia en el país (hinduismo, islamismo, sijismo, cristianismo y zoroastrismo) examinó el caso. Tres de los cinco magistrados resolvieron que la práctica del triple talaq no casaba con los credos religiosos y violaba la “moralidad constitucional”.

En la sentencia, el juez Joseph Kurien, representante de la comunidad cristiana, expresó que “lo que el Sagrado Corán afirma que es malo, no puede ser bueno en la sharia (la ley islámica) y, en tal sentido, lo que es malo en teología es asimismo malo en la ley”. Como él, los magistrados a favor de abrogar la práctica discriminatoria señalaron que “autorizar a un hombre a romper caprichosamente un matrimonio” es “manifiestamente arbitrario”.

Las mujeres musulmanas indias llevaban mucho tiempo haciendo saber su inconformidad con esa ley. “Hoy finalmente me siento libre. Tengo la sentencia que liberará a muchas musulmanas”, dijo Shayara Bano, quien durante su matrimonio sufrió hasta 12 abortos forzosos y a la que, al ser repudiada por su marido, le fueron arrebatados sus dos hijos. Bano es una de las mujeres que pidieron la abolición de esa norma, a las que el propio primer ministro indio, Narendra Modi, de religión hindú, llegó a apoyar, al afirmar públicamente que la práctica era discriminatoria.

Unos 20 países islámicos, entre ellos los vecinos Pakistán y Bangladesh, ya han abolido el triple talaq. En la India, sin embargo, se mantenía, al amparo de las leyes que permiten a las comunidades religiosas seguir sus propios estándares en materia de divorcio, matrimonio y herencias.

Según The Guardian, un sondeo nacional efectuado en 2015 reveló que una de cada 11 mujeres musulmanas había sufrido un divorcio por el mecanismo ahora declarado inconstitucional, y que la vasta mayoría de ellas no recibía ningún tipo de compensación económica por parte de sus exmaridos. La misma encuesta arrojó que el 92% de las musulmanas entrevistadas abogaba por la eliminación de esa práctica.

ACEPRENSA

 

 

Social

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Asombroso lo que hizo
Intervención Cerro San Cristóbal
Impresionantes Pinturas 3D del Artista Edgar Muller
La risa de Juan Pablo II

Humor

A comienzos de siglo XVIII reinó en Prusia un hombre muy temperamental. Federico Guillermo tenía la costumbre de pasear sin escolta por las calles de Berlín. Cuentan que cuando encontraba alguien que le desagradara, lo que ocurría con frecuencia, no dudaba en golpearlo con su bastón. Por esa razón cuando la gente lo veía a lo lejos, prudentemente huía lo más rápido posible.

En cierta ocasión, como de costumbre, el rey avanzaba golpeando el suelo con su bastón. Un berlinés, tomado por sorpresa, tratando de huir del monarca, se ocultó en un portal. Ahí lo sorprendió Federico Guillermo, y lo increpó de inmediato:

- Eh, tú, ¿A dónde vas?

El pobre hombre, que temblaba de miedo, le indicó con la cabeza una la puerta.

- ¿Vives ahí?, lo interrogó.

El hombre hizo un gesto de negación.

- ¿Es la casa de un amigo tuyo? Volvió a preguntar.

- No, Majestad.

El rey lo miró con sospecha,

-Entonces, ¿por qué entras en ella?

El hombre tuvo miedo de que se le considerara como ladrón, así que confesó:

- Lo hacía para evitar encontrarme con su Majestad. Federico Guillermo lo miró extrañado.

- ¿Y por qué quieres evitarme?

Bajando la vista, decidió decirle la verdad:

- Porque tengo miedo de su Majestad.

Al escuchar esto, Federico Guillermo montó en una de sus famosas rabietas. Agarró al infeliz por el cuello, lo sacudió violentamente, y lo increpó:

- ¿Cómo te atreves a tener miedo de mí? ¡Soy tu rey, así que tienes que amarme! ¡Ámame, desgraciado! ¡Te ordeno que me ames!

----------------------------------------------------------------