Temas & Noticias



El hígado graso puede causar daños a otros órganos

El hígado graso puede causar daños a otros órganos

El hígado graso puede causar daños a otros órganos

Investigadores de la Universidad de Tübingen (Alemania) han descubierto que la enfermedad del hígado graso no alcohólico, esteatosis hepática, puede causar daños a otros órganos. 

 

El hígado de los pacientes con esteatosis hepática produce cada vez más glucosa, grasas y proteínas desfavorables como la hepatokine fetuin-A. Estas se liberan en el torrente sanguíneo y las sustancias que secreta el hígado provocan reacciones. Hasta ahora, no se sabía qué efectos tiene esta “diafonía de órganos”, y cuál eran los órganos más afectados y el “daño” que causaba la hepatokina fetuína-A.

Aproximadamente un tercio del tejido adiposo pancreático se compone de células precursoras adiposas (un tipo de células madre) además de las células adiposas maduras. Los investigadores analizaron histológicamente muestras de tejido de 90 pacientes y encontraron que la proporción de la grasa pancreática variaba enormemente. De hecho, el número de células de defensa del sistema inmunológico (monocitos/macrófagos) se incrementó significativamente en áreas donde se habían acumulado muchas células adiposas.

“El factor que conduce a cambios patológicos es la fetuina-A, que es producida por el hígado graso. Como resultado, en lugar de proteger el tejido como antes, el tejido adiposo ahora provoca procesos inflamatorios, lo que conduce a una restricción de la función renal”, han explicado los expertos.

CATALUNYA PRESS,  22-08-2017

Social

Para leer en familia



Ver mas artículos

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Lo que está detrás de la ideología de género (Benigno Blanco)
Loving Vincent - Trailer 2016 (web)
¿Qué es la felicidad?

Humor

Cuando el Presidente Ramón Barros Luco removió a un gobernador provincial por no cumplir cabalmente con sus deberes, el funcionario le envió un telegrama diciendo:

-Las sociedades obreras y las personas más importantes me piden que me quede

A lo que el presidente contesto con un simple:

-No les haga caso.

---------------------------------------------------------------------

En una de sus tantas correrías nocturnas, Manuel Rodríguez Erdoíza era perseguido por un piquete de Talaveras de la Reina, lo que le obligó a refugiarse en una iglesia. Cuando el capitán de los Talaveras llamó a la puerta del templo, un fraile franciscano le abrió la puerta y lo recibió con mucha amabilidad.

Después de la búsqueda, los soldados se retiraron previa bendición del fraile... que no era otro que el mismísimo Manuel Rodríguez.

---------------------------------------------------------------------