Temas & Noticias



La desconocida dieta de Audrey Hepburn: ¿Por qué jamás renunció a los carbohidratos?

La desconocida dieta de Audrey Hepburn: ¿Por qué jamás renunció a los carbohidratos?

La desconocida dieta de Audrey Hepburn: ¿Por qué jamás renunció a los carbohidratos?
agosto 24

Los secretos alimenticios de la actriz siguen revelándose a través de libros y declaraciones de su hijo, quien incluso confesó que la estrella era adicta a la pasta.

 

Tenía una cintura tan de avispa que, cuando subastaron sus vestidos, la casa Christie’s debió mandar a hacer maniquíes a medida.

Es que la figura de Audrey Hepburn siempre fue estilizada y fina, por lo que las mujeres de todos los tiempos siempre han querido saber cuáles eran sus secretos.

Por eso, hace dos años ya se filtró uno de sus primeros tips de dieta, gracias a un libro donde su hijo menor, Luca Dotti, señaló que su progenitora era adicta a los espaguetis.

“Mi madre tenía una seria adicción a la pasta, no podía pasar sin ella”, confesó en el texto Audrey at Home, consignado en el sitio Glamour.es.

Sin embargo, ahora la Revista People revela nuevos detalles del “régimen Audrey”, indicando las razones del por qué la estrella jamás se privó de los carbos y mantuvo su cuerpo perfecto: la delgadez de Hepburn era consecuencia de lo mal que lo pasó durante la II Guerra Mundial.

“La actriz, nacida en Bélgica en 1929, vivió en primera persona las carencias de la contienda que asoló el centro de Europa. Y, sí, pasó hambre”, comentan en la web de Glamour citando el reportaje, agregando que “al final de la guerra estaba muy enferma, sobrevivía a base de ortigas y bulbos de tulipán y bebía agua para llenar su estómago. Pesaba poco más de 40 kilos”.

Estos nuevos secretos sacados a la luz dejan entrever que “quizá las penurias pasadas durante aquellos años podrían ser la causa de la delgadez que la acompañó el resto de su vida. Y le permitió no hacer dieta jamás. Sí, de bastantes cosas se había privado durante la contienda”, dicen en People.

Pese a esto, igual tenía rutinas de vida sana dignas de imitar: caminaba mucho, comía variado y se permitía caprichos como el chocolate. “Pero no era una persona de excesos”, concluyen en la misma revista.

LA TERCERA, 20-08-2017

 

Video de la semana

KATICA ILLÉNYI theremin - O sole mio

Video Recomendado





JUAN PABLO II
Párroco: "Tenemos que mirar para adelante, decir que es la parroquia de Karadima es tendencioso"

Humor

Durante el mandato de Napoleón Bonaparte se pintó un banco de los jardines del Palacio de las Tullerías (por aquel entonces residencia imperial). Para evitar que alguna de las damas de la corte manchara su vestido al sentarse, ordenó colocar a un soldado de guardia con el propósito de avisar que la pintura todavía estaba fresca.

Cuando la emperatriz Eugenia, esposa de Napoleón III se instaló en el Palacio de las Tullerías se percató que había un soldado de guardia frente a un banco del jardín.

Tras observar varios días seguidos que dicho asiento siempre estaba vigilado por alguno de los soldados del palacio, se interesó por el asunto y descubrió que aquella orden dada por Napoleón I cuarenta años atrás ¡nadie se había ocupado de anularla!

------------------------------------------------------