Temas & Noticias



El origen del mal

El origen del mal

El origen del mal

Controlada la conmoción, habrá que trabajar en el origen del mal, ya que este terrorismo crece y nutre su barbarie en las zonas periféricas y deprimidas de las capitales, donde buen número de chavales se van autoexcluyendo de la sociedad que los acogió.

El atentado de Barcelona no difiere demasiado de los perpetrados en otras ciudades de Europa. Sus autores, jóvenes fanáticos, no se antojan sofisticados guerrilleros del yihadismo. La mayoría eran muchachos aparentemente normales, captados mediante métodos que conoce bien la Policía y usados según patrones no muy alejados de las sectas de otro tipo. Por tanto, controlada la conmoción, habrá que trabajar en el origen del mal, ya que este terrorismo crece y nutre su barbarie en las zonas periféricas y deprimidas de las capitales, donde buen número de chavales se van autoexcluyendo de la sociedad que los acogió. Las fuentes del mal pueden estar en el país de procedencia de sus progenitores o en el incalificable Daesh, pero la eficacia preventiva de las Fuerzas del orden debe centrarse en esos líderes radicalizados que se aprovechan de la debilidad de jóvenes criados en ambientes marginales y en el resentimiento a Occidente. Para propagar el terror y la crueldad no hace falta mucho. El problema lo tenemos los Estados libres, ricos y civilizados, cuyas normas hacen que luchar contra el yihadismo resulte cada vez más complicado.

Bieito Rubido. ABC, España, 23-08-2017

Social

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Psiquiatra Marian Rojas Explica Que Es La Ideología De Genero
LA DEVOCION MARIANA DE UN SANTO
Asombroso lo que hizo
Intervención Cerro San Cristóbal

Humor

Cuando en 1865 se realizó la autopsia al doctor James Barry, cirujano del ejército británico en la batalla de Waterloo, se descubrió que era ¡mujer! El estudio de la Medicina estaba prohibido para las mujeres en esa época.

-------------------------------------------

En 1898, catorce años antes de que el Titanic zarpara, el marino norteamericano Norman Robertson escribió una novela llamada Futilidad, sobre un lujoso barco que se hunde en su viaje inaugural al chocar con un iceberg en el Atlántico. La nave era la más grande del mundo, con un casco triple, imposible de hundir. Sus pasajeros eran la flor y nata de la aristocracia y no había suficientes botes salvavidas. ¿El nombre del barco imaginario? Titan.

-------------------------------------------------------