Temas & Noticias



¿Cuántos eclipses se pueden ver cada año?

¿Cuántos eclipses se pueden ver cada año?

¿Cuántos eclipses se pueden ver cada año?

Los eclipses lunares son menos frecuentes que los solares. Sin embargo, estos son más difíciles de ver, mientras que los de luna se pueden ver desde cualquier punto del planeta

 

A pesar de que los eclipses lunares son menos frecuentes que los eclipses solares, los de luna se pueden ver casi desde cualquier punto del planeta. Al contrario, los eclipses solares se pueden ver desde un mismo punto una vez cada 375 años, y tan sólo durante unos minutos.

Dado que la luna orbita la Tierra, cabría pensar que todos los meses se podría interponer y, por tanto, provocar un eclipse. No obstante, la trayectoria de la Tierra tiene cierta inclinación en comparación con la órbita de la Tierra alrededor del sol, por eso este fenómeno no ocurre tan a menudo. Según indica la NASA, desde cualquier punto de la tierra se pueden llegar a ver hasta tres eclipses lunares cada año, aunque hay veces que los 365 días pasan y durante ninguno de ellos se dan las circunstancias para que tenga lugar un eclipse lunar.

Los totales son más fácilmente observables, ya que la Luna adquiere un carácter rojizo apreciable

Los eclipses de Luna pueden ser totales, también denominado en umbra, o parciales, en penumbra. Los totales son más fácilmente observables desde la Tierra, ya que la Luna adquiere un carácter rojizo apreciable, mientras que los penumbrales son difíciles de apreciar debido a que la Luna no sufre ningún cambio más que un leve descenso de su luminosidad.

El color que adopta la luna durante esta fase responde a que la atmósfera terrestre absorbe los demás colores mientras se dobla parte de luz solar hacia la luna, tal y como ocurre con los atardeceres. El eclipse lunar del 7 de agosto fue la antesala del  gran y ‘raro’ eclipse solar que tuvo lugar el 21 de agosto, y que Estados Unidos pudo ver a lo largo de una franja de más de 110 kilómetros de ancho que atravesó el país de oeste a este. Al contrario de lo que ocurre con los eclipses solares, los lunares pueden verse directamente sin que estos supongan daños a la vista.

EL CONFIDENCIAL, España

 

Social

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Asombroso lo que hizo
Intervención Cerro San Cristóbal
Impresionantes Pinturas 3D del Artista Edgar Muller
La risa de Juan Pablo II

Humor

A comienzos de siglo XVIII reinó en Prusia un hombre muy temperamental. Federico Guillermo tenía la costumbre de pasear sin escolta por las calles de Berlín. Cuentan que cuando encontraba alguien que le desagradara, lo que ocurría con frecuencia, no dudaba en golpearlo con su bastón. Por esa razón cuando la gente lo veía a lo lejos, prudentemente huía lo más rápido posible.

En cierta ocasión, como de costumbre, el rey avanzaba golpeando el suelo con su bastón. Un berlinés, tomado por sorpresa, tratando de huir del monarca, se ocultó en un portal. Ahí lo sorprendió Federico Guillermo, y lo increpó de inmediato:

- Eh, tú, ¿A dónde vas?

El pobre hombre, que temblaba de miedo, le indicó con la cabeza una la puerta.

- ¿Vives ahí?, lo interrogó.

El hombre hizo un gesto de negación.

- ¿Es la casa de un amigo tuyo? Volvió a preguntar.

- No, Majestad.

El rey lo miró con sospecha,

-Entonces, ¿por qué entras en ella?

El hombre tuvo miedo de que se le considerara como ladrón, así que confesó:

- Lo hacía para evitar encontrarme con su Majestad. Federico Guillermo lo miró extrañado.

- ¿Y por qué quieres evitarme?

Bajando la vista, decidió decirle la verdad:

- Porque tengo miedo de su Majestad.

Al escuchar esto, Federico Guillermo montó en una de sus famosas rabietas. Agarró al infeliz por el cuello, lo sacudió violentamente, y lo increpó:

- ¿Cómo te atreves a tener miedo de mí? ¡Soy tu rey, así que tienes que amarme! ¡Ámame, desgraciado! ¡Te ordeno que me ames!

----------------------------------------------------------------