Temas & Noticias



Las vacaciones de Francisco: Descansa en el Vaticano y prepara las próximas grandes citas

Las vacaciones de Francisco: Descansa en el Vaticano y prepara las próximas grandes citas

Las vacaciones de Francisco: Descansa en el Vaticano y prepara las próximas grandes citas

De nuevo Francisco pasa el verano sin salir del Vaticano. No viajará a Castel Gandolfo para descansar unos días como hicieron sus predecesores.

 

Durante el mes de julio sus actividades se han reducido al mínimo. Ni encuentros oficiales ni catequesis públicas semanales. Su única aparición pública se limita a los domingos a las 12.00, para rezar el ángelus con los peregrinos.

Francisco disminuye, por tanto, el frenético ritmo de encuentros oficiales aunque no deja de trabajar. En septiembre le espera un largo viaje a Colombia que debe preparar. El país está inmerso en un discutido proceso de paz que pretende poner fin a la guerra contra el narcotráfico. En los últimos 30 años se ha cobrado más de 20.000 vidas. Por eso todos sus gestos y palabras serán mirados con lupa.

Por eso aunque el Papa disminuya su actividad exterior en este período el pontífice aprovecha para trabajar de puertas para adentro, con tranquilidad

ROME REPORTS

Social

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Asombroso lo que hizo
Intervención Cerro San Cristóbal
Impresionantes Pinturas 3D del Artista Edgar Muller
La risa de Juan Pablo II

Humor

A comienzos de siglo XVIII reinó en Prusia un hombre muy temperamental. Federico Guillermo tenía la costumbre de pasear sin escolta por las calles de Berlín. Cuentan que cuando encontraba alguien que le desagradara, lo que ocurría con frecuencia, no dudaba en golpearlo con su bastón. Por esa razón cuando la gente lo veía a lo lejos, prudentemente huía lo más rápido posible.

En cierta ocasión, como de costumbre, el rey avanzaba golpeando el suelo con su bastón. Un berlinés, tomado por sorpresa, tratando de huir del monarca, se ocultó en un portal. Ahí lo sorprendió Federico Guillermo, y lo increpó de inmediato:

- Eh, tú, ¿A dónde vas?

El pobre hombre, que temblaba de miedo, le indicó con la cabeza una la puerta.

- ¿Vives ahí?, lo interrogó.

El hombre hizo un gesto de negación.

- ¿Es la casa de un amigo tuyo? Volvió a preguntar.

- No, Majestad.

El rey lo miró con sospecha,

-Entonces, ¿por qué entras en ella?

El hombre tuvo miedo de que se le considerara como ladrón, así que confesó:

- Lo hacía para evitar encontrarme con su Majestad. Federico Guillermo lo miró extrañado.

- ¿Y por qué quieres evitarme?

Bajando la vista, decidió decirle la verdad:

- Porque tengo miedo de su Majestad.

Al escuchar esto, Federico Guillermo montó en una de sus famosas rabietas. Agarró al infeliz por el cuello, lo sacudió violentamente, y lo increpó:

- ¿Cómo te atreves a tener miedo de mí? ¡Soy tu rey, así que tienes que amarme! ¡Ámame, desgraciado! ¡Te ordeno que me ames!

----------------------------------------------------------------