Temas & Noticias



¡Guau! Los beneficios de tener perro

¡Guau! Los beneficios de tener perro

¡Guau! Los beneficios de tener perro

¿Qué tan bueno para ti es pasear a tu perro? Los dueños de edad avanzada que sacan a pasear a sus perros al menos una vez al día obtuvieron un 20 por ciento más actividad física que la gente sin perros, según descubrió un estudio británico reciente; además, pasaron en promedio 30 minutos menos al día de sedentarismo.

El ejercicio regular tiene beneficios bien conocidos para conservar la salud y vivir por más tiempo.

Para este estudio, publicado en la revista especializada Journal of Epidemiology and Community Health, los investigadores utilizaron datos de 3.123 hombres y mujeres, con una edad promedio de 70 años, residentes de Norfolk y que aceptaron llevar un monitor de actividad durante siete días. Los datos obtenidos se cruzaron con información sobre el clima.

Todos los participantes tendían a estar menos activos durante los días cortos de invierno, cuando el clima era frío y húmedo. Sin embargo, aquellos que paseaban a sus perros con regularidad experimentaron una reducción menor en su actividad física y lograron hacer más ejercicio durante los días de mal clima del que realizaron los que no tenían perro durante los días más cálidos del año.

“Puede haber una relación de doble causalidad, en la que la gente que quiere estar activa físicamente se consigue un perro”, dijo Andy Jones, profesor de Salud Pública en la Universidad de East Anglia y autor principal del estudio. “Sin embargo, los estudios cualitativos nos muestran que tener perro te da un incentivo para salir, incluso cuando la opción más sencilla es quedarse dentro de casa”.

Roni Caryn Rabi. THE NEW YORK TIMES

 

Social

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Intervención Cerro San Cristóbal
Impresionantes Pinturas 3D del Artista Edgar Muller
La risa de Juan Pablo II
Lo que está detrás de la ideología de género (Benigno Blanco)

Humor

Vicente Pérez Rosales cuenta en su libro de relatos personales Recuerdos del pasado (1814-1860) que acudió en 1830 a una oficina de entrega de pasaportes en París, Francia. Él relata que "Chile era tan poco conocido en Europa en 1830, como lo es para los chilenos en el día, la geografía de los compartimientos lunares".

Al llegar, fue consultado por el oficinista:

- ¿De qué país es usted caballero?

- De la república chilena.

- ¿Cómo dice usted?

- De Chile, señor.

- ¿Qué está usted diciendo?… Chile, ¡vaya un nombre!

- Sí, señor. - respondió Pérez- De Chile, república americana. ¿Qué tiene de extraño este nombre?

- ¡Ah, ah!, ¿de l’«Amérique», eh?… Chili… Chile, aguarde usted… Chile. Dígame usted más bien, caballero, ¿De qué pueblo es usted?, porque del tal Chili no hago memoria.

- De la ciudad de Santiago, señor.

- ¡Anda diablo! - exclamo entonces el sabio oficinista- ¡acabará usted de explicarse! – Y volviéndose a su escribiente le dictó estas palabras:

"V. Pérez Rosales, natural de Santiago de México.” Al oír semejante atrocidad, Pérez Rosales exclamó exasperado:

-¡De Chile! Que no de México

-Pues, mándeseme mudar de aquí - respondió el geógrafo - y no me vuelva a entrar en mi oficina antes de averiguar mejor cuál es su patria.

-----------------------------------------------