Temas & Noticias



Escaramuza: Trump frente a Putin y a Maduro

Escaramuza: Trump frente a Putin y a Maduro

Escaramuza: Trump frente a Putin y a Maduro

O Scaramucci sería mejor decirlo cuando hemos visto como un sujeto tan incompetente y tan frívolo como Anthony Scaramucci ha sido corrido como vocero, portavoz dicen en la Península, de otro frívolo de mente amplia como Trump. Recalco lo de “de mente”, desde luego.

La escaramuza por Scaramucci –con ella se consigue la marca mundial del portavoz más breve de la Casa Blanca, que en la frivolidad yanqui ya pueden ir inscribiéndola en el Guinness– solo es una anécdota y considero que los medios internacionales están poniendo demasiada atención a sandeces y trivialidades de muy corta trascendencia para el mundo, que a lo más asiste a presenciar que la Casa Blanca tal y como en la era Reagan, parece que solo sabe dar noticias burdas al planeta, que solo sabe dar circo y uno que otro sobresalto. No merece la pena tanta atención a lo que allí dentro sucede. Si algo merecen los Estados Unidos muchas veces y bien ganado, es la indiferencia mundial.

Como sea, si la idiotez de Sean Spicer parecía insuperable, llegó Scaramucci…y espérese usted más de lo mismo con el sucesor.

Y tan poco interesante ha resultado todo esto como el jaloneo con Putin. No queda claro para qué quería Putin intervenir en las elecciones estadounidenses. ¿Para mangonear a Trump? Ya se ve que no puede. ¿Para quitarlo cuando le conviene un zonzo y no un halcón como Hilaria? Pues no está claro que eso haya querido. Tampoco. A mí los nexos rusos con esos comicios ya me despiertan un bostezo profundo y no obedece al verano. El hastío de los dimes y diretes en torno al tema solo han permitido postergar que midan fuerzas Putin y Trump, aunque Putin ya ha advertido que no tolerará más groserías de Estados Unidos, que derivan de ese asunto y de las bravatas de Trump. La expulsión de 755 diplomáticos estadounidenses respondiendo a las sanciones de Washington, es de tomarse en cuenta. Echarlos es un desdén entre potencias que engrosa su historia diplomática alusiva. Y siempre acidita.

Sí, desde luego que solo son gruñidos, pero dejan entrever la fuerza de cada cual. Así sea que a la otra parte se le responda. En todo caso, Putin toma las iniciativas y de Trump desconocemos a ciencia cierta qué piensa de su más próximo rival. Como todo, una incógnita con el señor Trump.

Lo de Maduro tiene su aquel. Un estercolero de tamaña magnitud donde no le ha gustado un parlamento opositor –pues le encantaría uno chavista a despecho de los electores opositores, mayoría que lo ha conformado– y hacerse con la fiscalía para desde allí hacer su “justicia necesaria”, solo redunda en la pifia. Qué extraviado y qué bruto. Claro, el inmaduro de Maduro no es Chávez y jamás lo será. Su constituyente para perpetuarse (como Chávez, y en eso van paridos por la misma madre) es una burla tal, que si le acomoda a los venezolanos, ni hablar. Patético el sujeto. Desde afuera de Venezuela lo digo: al menos no convoca al continente. Lo siguen los mandatarios de la época chavista. Los que han ido llegando lo han dejado solo. Eso es positivo.

Y a pontificar desde sus simpatizantes. Lo mismo Pablo Iglesias clama por una constituyente para España, que Evo Morales se la receta a México, país que le ha marcado a Maduro sus desatinos, en un proceder no exento de torpeza peñanietista. Yo solo puedo decir: “deme dos para llevar y una constituyente me la llevo puesta”. Como están en boga….

Considero que desde México bastaba haberlo mandado al diablo como mandó al injerencista Chávez. La injerencia mexicana reciente solo es producto de la torpeza de Peña Nieto y en el peor de los casos de hacerle el juego a Estados Unidos. Y todo para que Trump le diga a Peña Nieto en su vil jeta que levantará el muro y lo pagará México. O sea, que si México ha ido a lidiar con Venezuela a cambio de un supuesto “apoyo” yanqui, pierde su tiempo.

El inmaduro de Maduro está loco de atar y deseoso de perpetuarse se pasa por el arco del triunfo lo que haga falta. Ya sea el congreso opositor, las leyes o la fiscalía que no le secunda. El desbarajuste interno venezolano se ha salido de cauce. Maduro no es Chávez y lo ha demostrado para mal y encima se empeña en hundir a su país.

Algo es verdad: hoy muchos se conduelen de que se intervenga en Venezuela. ¿Y cuándo Chávez se metía en todos los países a pagar las campañas de los presidenciables de izquierda? lo tengo dicho: no hay injerencia buena o mala. Toda es injerencia y lo de Chávez es absolutamente igual de reprobable. Lo notable es cómo en tan poco tiempo a Maduro se le fue el país de las manos. Allí tampoco dejaron todo “atado y bien atado”…. Parece que solo en Cuba y eso, a saber….

Marcos Marín Amezcua. EL IMPARCIAL, España, 03-08-2017

Social

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Intervención Cerro San Cristóbal
Impresionantes Pinturas 3D del Artista Edgar Muller
La risa de Juan Pablo II
Lo que está detrás de la ideología de género (Benigno Blanco)

Humor

Vicente Pérez Rosales cuenta en su libro de relatos personales Recuerdos del pasado (1814-1860) que acudió en 1830 a una oficina de entrega de pasaportes en París, Francia. Él relata que "Chile era tan poco conocido en Europa en 1830, como lo es para los chilenos en el día, la geografía de los compartimientos lunares".

Al llegar, fue consultado por el oficinista:

- ¿De qué país es usted caballero?

- De la república chilena.

- ¿Cómo dice usted?

- De Chile, señor.

- ¿Qué está usted diciendo?… Chile, ¡vaya un nombre!

- Sí, señor. - respondió Pérez- De Chile, república americana. ¿Qué tiene de extraño este nombre?

- ¡Ah, ah!, ¿de l’«Amérique», eh?… Chili… Chile, aguarde usted… Chile. Dígame usted más bien, caballero, ¿De qué pueblo es usted?, porque del tal Chili no hago memoria.

- De la ciudad de Santiago, señor.

- ¡Anda diablo! - exclamo entonces el sabio oficinista- ¡acabará usted de explicarse! – Y volviéndose a su escribiente le dictó estas palabras:

"V. Pérez Rosales, natural de Santiago de México.” Al oír semejante atrocidad, Pérez Rosales exclamó exasperado:

-¡De Chile! Que no de México

-Pues, mándeseme mudar de aquí - respondió el geógrafo - y no me vuelva a entrar en mi oficina antes de averiguar mejor cuál es su patria.

-----------------------------------------------